iMac

Incluso los más detractores de Apple (cada vez son menos) no pondrían en duda el diseño extraordinario de sus productos. El iMac tiene una pantalla panorámica que contiene todo el hardware en su interior. Detrás de la pantalla tiene los puertos USB, lector de tarjetas, conectores varios y botón de encendido. Alguien se quejará que al no ser visibles desde delante, es a veces algo incómodo tener que ponerse detrás de la pantalla para hacer uso de las ranuras, pero tratándose de una pantalla poco pesada y muy transportable, esta aparente incomodidad os resultará poco importante.

Ofertas en iMac

Si quieres comprar un iMac barato, a continuación tienes las 6 mejores ofertas para hacerte con uno:

Unboxing del iMac

imac

Puede que llame la atención que ponga este apartado; pero es que os aseguro que abrir un ordenador
apple no es como abrir un ordenador normal y corriente. Para empezar, la caja es mucha más bonita; no es de la típicas de cartón marrones; esta es blanca, y en un parte sale el imac de frente y en la otra un lateral… la más interesante es que las fotos son del ordenador a tamaño real.

Al abrir la caja nos encontramos dos cosas: una cajita con el mensaje «Designed by Apple in California» y un olor maravilloso; parece broma, pero huele super bien, algo parecido a los coches nuevos…. al abrir la cajita nos encontramos el ratón, el teclado, y las instrucciones. Lo que más sorprende es lo bien envuelto que está todo… después nos encontramos con el teclado, también perfectamente envuelto…. tras esto ya viene la bueno, quitamos un corcho y ahí está; mi nuevo iMac de 27″ 5K; también envuelto en una fundita blanca y la base de metal con unos plásticos protectores.

El ordenador es sencillamente impresionante (no quiero ni pensar cómo será el de 24″). Tiene un diseño excepcional y unos acabados perfectos, no se parece en nada al típico PC…

En la parte de delante, nos encontramos con la fantástica pantalla de 27 pulgadas y con iSight (la cámara integrada). En la parte trasera tenemos los puertos que lleva el ordenador: 3 puertos USB (tal vez alguno más vendría bien); Ethernet, entrada y salida de audio.

En la parte inferior se encuentran los altavoces integrados (que suenan bastante bien) y la puertecita para cambiar la RAM (en las instrucciones se explica como se hace, ojo, esto sólo podrás hacerlo en el modelo de 27 pulgadas ya que en el dee 21,5 pulgadas no se puede cambiar la RAM, toca abrir el ordenador).

imac de perfil

En el lateral derecho ya no está la superdrive (grabadora de dvd) porque es tan fino que no hay hueco para ella.

La pantalla de 27 pulgadas panorámica y una resolución de 5120×2880 también es digna de mención. Se ve perfectamente y es una gozada poder tener office e internet abiertos a la vez, uno al lado del otro viéndose muy bien. Además tiene 0 píxels muertos….

Aparte de los puertos antes mencionados; el ordenador posee conectividad Bluetooth y Wifi.

El Bluetooth funciona muy bien, va muy rápido y en Mac OS es muy fácil de utilizar; el teclado y el ratón se enlazan sólos perfectamente.

En cuanto al Wifi, Apple parece que se guarda un as en la manga, ya que incorpora el nuevo chip Broadcom con Wifi N.

El ratón y el teclado fueron «ampliados» a Bluetooth de fábrica, ya que así me evitaba tener cables por ahí sueltos.

El teclado es un 10; sin duda. La calidad de las teclas es que la mejor que he visto en mi vida (y eso que estoy acostumbrado a usar buenos teclados, pero la suavidad de éste, no la tiene ninguno.

Del Magic Mouse tenía mis dudas, pues había leído gente que no le gustaba… pues a mi sí que me gusta, no tengo ningún problema con él. Es muy bonito, ergonómicamente regular y la zona táctil está muy bien, te acostumbras enseguida. Además se puede usar perfectamente en windows.

Personalmente, pienso que es el ordenador perfecto. Con el nuevo Intel Core i9 es rapidísimo; tarda en arrancar menos de 10 segundos y abre multitud de programas en un pis pas (y eso que de momento lleva 16gb de ram; con 32GB deber ser la leche). Además, es un ordenador muy silencioso; no hace nada de ruido y los ventiladores creo que no los he oído nunca (y el ordenador no se calienta nada; suele estar a unos 42 grados el procesador…).

Historia de mi cambio a un iMac

«Cuando te compras un Mac, no vuelves a usar un PC».
«En comparación con los Mac, los PC son tecnología de ayer al precio de mañana».

Estas y muchas más frases que alimentan el ego de Apple son deliciosos cebos para los que hemos sufrido la ovejil elección de Windows desde nuestro inicio en la informática. Pero, un día, esos ordenadores que sólo veías en las películas de Hollywood y en el dormitorio de Carrie Bradshaw, comienzan a llamarte especialmente la atención.

Y así es como comienza una historia común de un «switcher» (persona que se cambia a Macintosh), dándote un garbeo cada día o semana por la sección Apple de Fnac o El Corte Inglés, mirándolos de cerca como si fuesen importados del planeta Krypton. Según tu perfil, experto o novato, buscarás información del aparato de una forma u otra. Los ratones de la red recorremos página a página en busca de cualquier dato del ordenador; los más clásicos o desentendidos de Internet, prefieren darle la murga al dependiente de Fnac, ese de la chaqueta verdiamarilla que ha respondido centenares de veces la pregunta «¿son compatibles con…?».

Y después de meditar, echar cuentas, pensar, enfrentarte a la imperiosa necesidad de no sobresalir del montón y ser un mortal más, das el paso.

En mi caso fue una visita fallida a Fnac, ya que fue en mayo del año pasado (hace un año) cuando sólo quedaban modelos con procesador Intel Core i7.

Así que me tocó remover los almacenes del país hasta dar con uno de los dos que se encontraban en Fnac en Zaragoza, uno devuelto y otro de exposición, así que elegí el devuelto y lo exportaron a la tienda de Alicante, donde lo compré.

Sales del local con una sonrisa de tonto de oreja a oreja, no dejas que nadie coja la caja salvo tú, has preparado tu cuarto y tu mesa con sus mejores galas y tu PC ha sido desterrado a la penumbra más cruel. Cuando llegas a casa, al abrir la caja, te inunda el olor a plástico, aluminio y papel impreso, que aspiras como incienso.

Cómo funciona un iMac:

  • sacarlo de la caja;
  • conectarle al puerto USB el ratón y el teclado;
  • enchufarlo a la corriente;
  • encenderlo.

Como habréis leído en el resto de opiniones y artículos del ordenador, todo está preinstalado, cualquier periférico relativamente reciente será bien recibido por el ordenador y todo será de color de rosa desde el momento en que lo enciendes.

Trae preinstalado el sistema operativo, el considerado como el sistema operativo más avanzado del mundo y, para mí, el más sencillo de utilizar. Aunque la opinión es sobre el ordenador, no puedo obviar que es un conjunto de ordenador y sistema operativo.

El sistema operativo MacOS

escritorio con imac

Mucha gente se niega a tener un Mac por temor a acomodarse a un sistema operativo diferente a Windows: este temor es totalmente infundado y se desvanece cuando el usuario se detiene a observar su funcionamiento y sus peculiaridades. Cualquier persona con experiencia en Windows y MacOs sabe que la esencia de los dos sistemas es la misma y su uso se basa en la intuición de los comandos: un sistema intuitivo mucho más desarrollado y lógico en los Macs (que Windows no ha dejado de copiar durante su historia). Como decía, tras unas sesiones, desaparecerán esos temores a las diferencias entre Windows y MacOs, miedos pérfidamente divulgados por los detractores de Mac como (malísima) estrategia comercial.

Citaré a continuación algunas de las muchas ventajas del sistema MacOs sobre Windows, a sabiendas que me dejo muchas que descubriréis vosotros mismos:

  • MacOs no tiene virus ni los puede padecer: adiós a los dichosos antivirus, firewall… Esto se dice rápido, pero es la gran ventaja de tener un Mac y algo que os hará echar muy poco de menos un pc.
  • Instalación y desinstalación de programas: se acabaron los programas difíciles de desinstalar, basta con echarlos a la papelera. La desinstalación no deja restos ni residuos como sucede en los pcs y que acaban haciendo lento el conjunto del sistema.
  • Arranque y apagado: el arranque en los Mac es tan rápido que comparado con un pc, es algo así como comparar a un elefante con una gacela… Esto es especialmente cierto cuando haya pasado un año desde que comprasteis el ordenador, puesto que mientras que un pc va volviéndose lento con los años, el Mac sigue iniciando con la misma rapidez. Otro detalle que os gustará es que una vez sale la imagen del escritorio el arranque está completado, no como en el pc que pese a que ya veáis vuestro escritorio, debéis esperar a que se carguen los molestísimos programas que se cargan con el arranque de Windows. Con el apagado pasa lo mismo: cuestión de segundos.
  • Extracción de dispositivos externos (USB, tarjetas, cds): basta con echarlos a la papelera y ya los podéis quitar… Esto parece una tontería pero no lo es: Windows resulta cargante cuando cada vez que extraemos un lápiz de memoria tenemos que hacer clic derecho abajo, luego confirmar, esperar al mensaje «extracción con seguridad» y por fin (uf) retirar el dispositivo. En Mac es cuestión de un solo paso, así de simple.
  • Los programas: un Mac viene «con todo», reproductor de música, vídeos, fotos, editor de textos, páginas web, y un montón de pequeñas utilidades muy buenas. Es cierto que hay programas que echaréis en falta, pero el usuario medio se encontrará bien servido con el software de fábrica.
  • Velocidad del procesador: probad a abrir hasta 10 ventanas de vídeo con un Mac y luego haced lo mismo en un Windows… Si queréis, hacedlo con el Sony Vaio más caro y potente junto a un iMac de procesador más bajo: la comparación es tan odiosa que acabaréis viendo al pc como si fuera un verdadero cacharro.
  • Estabilidad: Mac no es infalible, a veces también se le cuelgan los programas (especialmente iPhoto y iMovie), pero esto interfiere poco con el sistema y el trabajo realizado se suele guardar de forma automática con lo que en cuestión de segundos se resuelve un posible cuelgue sin que la cosa tenga mayores consecuencias.
  • Resolución de pantalla: si alguna vez creísteis ver una imagen nítida y clara en un pc, tenéis que visualizar la misma imagen en Mac; después de hacer esto os parecerá que la resolución en pc es francamente mejorable sino bastante mala. Un usuario de iMac que se pasa a un pc, ve como una especie de «neblina» en los pcs, puesto que la nitidez y visión del colorido del Mac es lo más parecido a la realidad. Haced la prueba: os impresionará.

Algo más sobre software

Otro de los clásicos temores hacia Mac es la compatibilidad de los programas. Mac siempre ha intentado ser compatible con Windows; hoy en día es rarísimo que un archivo no pueda ser abierto en un Mac y de hecho la gran mayoría de los programas que usamos en pc tienen versión para Mac (al revés no siempre es así).

Para los que no podáis vivir sin algún otro programilla único de Windows (cada vez son menos), podéis instalar Parallels (de pago) o VirtualBox (gratuito): estos dos programas os permiten ejecutar Windows en Mac. No es mala solución, pero si lo hacéis por el Microsoft MSN no vale la pena y al final, tampoco es compatible con la cam si queréis hacer videollamada. Os recomiendo siempre que uséis Skype, que suple -con creces- esta función entre usuarios de Mac y pc.

Cabe decir que con el «boom» de ventas de los Mac cada vez hay más disponibilidad de programas para el sistema MacOs, así que ya no hay motivo para temer a no usar ciertos programas en Mac.

Windows en un Mac

Con el cambio de Power PC a Inel, Apple ha tomado una decisión importante: ahora podemos tener windows en nuestro Mac de manera oficial. Para ello tenemos dos posibilidades:

  • Boot Camp: es el programa oficial de apple. Con él instalamos windows 10 de manera nativa en el ordenador. Se hace una partición y se instala. Ya lo he probado y es sencillísimo y el Windows funciona como si estuviéramos en un PC normal. Es el más recomendable para aplicaciones que necesitan mucho ordenador, como los juegos.
  • Parallels: no lo he podido probar todavía, pero es muy interesante, ya que podemos abrir windows estando dentro de macintosh. Se trata de una especie de emulador de windows y que funciona perfectamente para aplicaciones menos exigente con el ordenador. Cuando la pruebe ya comentaré algo, pero en internet hay vídeos muy interesantes de ello.

¿Es caro un iMac?

Soy consciente de ser un usuario muy satisfecho de la inversión en un ordenador Apple y a veces resulta verdaderamente increíble que alguien diga que un Mac, en este caso un iMac, resulta caro. Si hay un dicho que viene al caso, es aquel de «lo barato resulta caro» y es que si comparamos lo que ofrece iMac con un pc, especialmente en lo que concierne a la estabilidad y vida útil del producto, la diferencia de precio os parecerá absolutamente ridícula.

No hay nada mejor que probar y ver y os garantizo que tras un año como usuarios de Mac, os preguntaréis mil veces por qué tuvisteis tanto miedo a dar el paso; por qué sufristeis tan dolorosamente a Windows en clamoroso silencio.

Conclusión

La conclusión más clara que puedo sacar es que el iMac es el ordenador personal perfecto. ¿Por qué? Porque tenemos la comodidad de que en la pantalla está todo el ordenador; tenemos una pantalla de 27″ 5K, el mejor sistema operativo que existe y la posibilidad de instalar los demás, diseño brillante y potencia a raudales con los nuevos Core i9… ¿qué más se le puede pedir a este ordenador?

Eso si, no dejéis de comprar un mac por el miedo de no saber usarlo, eso es algo tonto, es como si a vuestro hijo de ocho años que no sabe utilizar el windows no se lo compráis por que el pobre no sabe usarlo. A todo hay que aprender en la vida, a cuestión de poner pegas para mi gusto prefiero que la gente ponga pegas más razonables.

iMac de segunda mano

A continuación tienes algunos modelos de iMac que ya no se comercializan por lo que puedes encontrarlos en el mercado de segunda mano muy baratos.

iMac 27 pulgadas no retina

imac 27 con superdrive

Estéticamente es un ordenador precioso (como cualquier iMac que haya salido al mercado), yo diría que imponente debido a su tamaño. Está realizado en toda una pieza de aluminio con un cristal en la parte delantera. Los acabados son perfectos.

Características técnicas:

  • Pantalla de 27 pulgadas, 2.560 X 1.440 píxeles retroiluminada por LED.
  • Procesador Intel Core i5 de cuatro núcleos a 2,66 GHz con 8 MB de caché de nivel 3 compartida. Rendimiento dinámico TurboBoost de hasta 3,2 GHz
  • 4 GB (dos SO-DIMM de 2 GB) de SDRAM DDR3 a 1.066 MHz; cuatro ranuras SO-DIMM que admiten hasta 16 GB
  • Disco duro Serial ATA de 1 TB a 7.200 rpm
  • Procesador gráfico Radeon HD 4850 de ATI con 512 MB de memoria GDDR3
  • SuperDrive de carga por ranura a 8x (DVD±R DL, DVD±RW y CD-RW)
  • 1 FW 800, 4 USB 2.0 y ranura SD
  • Wifi 802.11N, BT 2.1+EDR
  • Altavoces estéreo, micrófono, webcam, salida y entrada óptica de audio digital

La ubicación de los puertos es como suele ser en los iMac: en el lateral derecho está la Superdrive y el lector de SD, en la parte trasera el resto de puertos (USB; Firewire, sonido, Ethernet, minidisplayport, etc…) y en la parte inferior se encuentran los altavoces y la “puerta” para ampliar la RAM del equipo.

Aunque en un principio el tamaño del equipo pueda asustar, la cierto es que uno se acostumbra en pocos minutos a lo bueno. Si podéis ir al de 27, a mi al principio me daba miedo e iba a por el de 21, pero vale la pena, es una pasada.

El funcionamiento del ordenador es sencillamente exquisito. Mueve todo con una fluidez y rapidez importante y no se atraganta con nada. En el Geekbench de 64 bits da una puntuación de más de 7000 puntos y en el de 32 bits de unos 6.500.

Evidentemente, el arranque y apagado del equipo es muy rápido. El procesador que lleva es el i5-750, del que podemos ver todos sus datos aquí: http://ark.intel.com/Product.aspx?id=42915

También se trata de un ordenador muy silencioso, más que mi anterior iMac C2D 20” blanquito. El disco duro no se oye casi nada y los ventiladores siempre suelen estar en torno a 1.000rpm, que es una velocidad en la que no se escuchan. Todavía no he visto que éstos suban de 1.200rpm aunque ya lleve un buen rato usando el ordenador.

En cuanto a las temperaturas, el procesador suele estar entre 35-50 grados en uso medio y el disco duro sobre 45 grados aproximadamente. Me llama la atención que suele estar más frío el procesador que el disco duro generalmente.

Los altavoces tienen una calidad de sonido muy buena. Tanto que hasta he decidido quitar mis Harman Kardon Sound Sticks II. De momento tanto el Wifi, como el BT, la webcam, micrófono, etc… funcionan a la perfección.

Es interesante recordar que el puerto minidisplayport que tiene el iMac sirve para conectar otros ordenadores y usarlo como pantalla. Yo no lo he podido probar porque ahora no tengo ningún portátil con esa conexión. También han sacado adaptadores para poder conectar la Xbox360 y la PS3 al iMac (Dr. Bott Digital Video Link).

El teclado que lleva de serie es el típico que lleva Apple vendiendo durante un par de años. Es el pequeño sin parte numérica y que funciona por Bluetooth. Si lo queremos con cable y con parte numérica, se puede pedir sin sobreprecio en la web de Apple. A mi me parece un teclado muy cómodo y que funciona realmente bien.

El ratón sí que es una novedad importante, ya que incorpora el Magic Mouse. Su principal característica es que la superficie superior es táctil y podemos realizar diversos gestos multitáctiles. El funcionamiento de esta parte es perfecto, reconoce siempre los gestos y funciona realmente bien. Como punto negativo, de momento Apple ofrece pocos gestos (ampliar, pasar de imagen…) y es recomendable instalar aplicaciones como Magic Prefs para añadir nuevos gestos con los que abrir aplicaciones, etc…

La forma del ratón resulta un poco extraña al principio, siendo demasiado plano y resultando en ocasiones incómodo; aunque tras unas horas de uso la mano de acostumbra a la forma y personalmente ya me resulta cómodo y sencillamente me encanta.

El sensor láser funciona muy bien y los acabados del ratón son fantásticos (toda la parte inferior de aluminio). Sí que es un defecto importante que es bastante tragón con las pilas, en un par de semanas ha gastado entorno al 25-30% de las mismas.

Como puntos mejorables, el cristal de la pantalla puede resultar molesto por sus reflejos en diversas situaciones y para usarlo de pantalla muchas veces tenemos que recurrir a conectores externos que son caros.

iMac 24 pulgadas Core 2 Duo

imac 24 pulgadas

El ordenador venía con el sistema Tiger, pero iba incluido el nuevo sistema Leopard, que es el tengo instalado.

Una vez que abres las caja, que hasta la caja es bonita, ves una caja pequeña y alargada donde está todo lo que no es el ordenador colocado ordenadísimo y perfectamente empaquetado. Son los siguientes componentes:

  • el teclado: ahora es planísimo y metalizado y es rapidísimo acostumbrarse a él y se ensucia mucho menos y se limpia mucho mejor que otro teclados de Apple que he usado. Ahora hay nada menos que 19 teclas de función. Y han ampliado las operaciones que se pueden hacer desde el teclado, a las habituales de expulsar DVD, manejo del volumen, ahora se suman el brillo, el dashboard (donde se pueden ver multitud de aplicaciones, desde el tiempo a noticias, notas, y todas las que quieras bajar), el exposé sin tener que cambiarlo en preferencias y avanzar y parar en el itunes.
    Medidas del teclado: 43 x 11,5 cm y una altura máxima de 1, 2 cm, sí, es planísimo.
    Tiene dos entradas de USB, la que se suele usar para el ratón y una que viene de maravilla para conectar memorias USD o el Ipod sin tener que ir detrás de la pantalla.
  • Los DVD de instalación del sistema (ya viene instalado, así que es enchufar y empezar a disfrutarlo), pero si alguna vez se quiere borrar, formatear o reparar algo es necesario el DVD original para cada ordenador. También incluía el DVD del sistema Leopard, supongo que los nuevos ya vendrán con el Leopard instalado por defecto.
  • Un pequeño telemando desde el que se puede manejar el Itunes y se ve todo a pantalla completa, y es bastante chulo verlo así.
  • Una gamuza para limpiar el ordenador.
  • Y para el final dejo al precioso Mighty Mouse, que ya lo usaba en el trabajo y al que echaba de menos cuando trabajaba en casa. Porque no tiene precio poder moverse con la bolita tanto vertical como horizontalmente. A simple vista parece que no tiene botones, pero tiene el botón normal, el derecho para menús contextuales, uno que sale presionando hacia abajo la bolita y otro presionado a ambos lados del ratón. El ratón que sale es óptico y con cable, aunque también los hay sin cables. Va muy bien, y lo dice alguien que trabaja mucho con photoshop y dibuja a menudo.

Una vez que se saca esta caja, aparece el Imac cubierto por una funda, que le sigo poniendo para que no se ensucie. Es un ordenador ligero y con un diseño muy bonito que no desentona en ningún sitio.

Medidas que ocupa: 48,5 de ancho x 47 cm de alto, la profundidad del ordenador es de 4 cm como mucho y le pie de uso 17 cm de profundidad. La pantalla visible es de 43 x 27 cm.

Parece increíble que haya un ordenador en tan poco espacio. Yo he ganado muchísimo con este cambio de no tener torre. La del MacPro del trabajo, en cambio, es una torre enorme que en mi casa no habría podido meter. Al principio pensé en comprar el de 24 pulgadas, pero lo veo muy grande y es más caro, claro. Éste es más que suficiente para una casa y la pantalla se ve de maravilla y con un brillo espectacular.

A la derecha está la ranura para la grabadora de DVD, de doble capa. Y el botón de encendido, detrás a la izquierda.

Detrás a la derecha tiene las siguientes entradas:

  • 3 entradas de USB 2.0.
  • Dos puertos FireWire: un FireWire 400 y otro FireWire 800.
  • Entrada de Audio y red.

Encima de la pantalla hay un pequeño punto que es la webcam. Hasta viene un programa llamado Photobooth que sirve para hacerte fotos.

Viene el paquete ilife 08 instalado, el Safari (aunque yo he instalado el Firefox que es más completo), el ichat, itunes, quicktime, ical, mail, iphoto, etc. Todo se puede actualizar, cuando salen nuevas versiones el sistema te avisa. Como algo nuevo viene la Time Machine, programa para hacer backups que tiene una gran potencia, aunque aún no lo he podido probar.

Aunque el sistema Leopard es bastante reciente, yo he podido instalar sin problemas programas como QuarkXpress, Creative Suite CS3, Azureus, Office, etc.

También incorpora Bluetooth, disco duro de 320 GB, ampliable hasta 750 GB. Va rapidísimo y no hace nada de ruido. Además lo tengo conectado en red con un PC, así que tengo lo mejor de cada casa.

La opinión de un diseñador

Cuando entré en el mundillo del diseño gráfico, me preguntaba el porqué el 90% de los profesionales en este área utilizaban un Mac en vez de un PC. Acostumbrado como estaba al entorno «Bill Gates», y a sus ventajas y sus inconvenientes, no entendía el porqué utilizar un sistema para el cual el software es limitado (o eso creía) y que aparentemente no había nada que me demostrara que eran mejores que los que yo conocía. Craso error.

Cuando comencé a currar en la imprenta, de esto hace un par de años, sólo había un viejo G4, con programas que se iban quedando obsoletos, y con poco atractivo visualmente para mí. Eso sí, me hice con el entorno en pocas horas de uso. Pero claro, ahora éramos dos los que íbamos a desarrollar el mismo trabajo, por lo que imperaba la compra de un nuevo ordenador. La frase preferida de mi jere es..»los PC? una p… mierda», así que se decidió por lo último en Mac en ese momento :un G5, con sistema operativo Mac OS, con 160 Gb de disco duro y unas prestaciones impresionantes.

Lo primero que llama la atención es su diseño:francamente espectacular. Os cuento: pantalla panorámica de 27 pulgadas, que parecen 200 dada la amplitud a lo ancho de la misma, teclado blanco impoluto, ratón inalámbrico…sin botones! solo con la presión se maneja (joder lo que me costó cojerle el truquillo), y una CPU metálica, preciosa…y con un único botón a la vista, el de encendido!! Viene un montón de software básico muy apañadito.

Pero si exteriormente llama la atención, no os quiero ni contar cuando te pones a usarlo. Está cuidado hasta el más mínimo detalle estético. Hace chorradas como cuando cierras una carpeta, o la minimizas, ésta se contrae y hace un efecto visual como si se recogiera ella solita en su lugar en el escritorio. La barra de herramientas oculta es otra de las alucinaciones de sus diseñadores, con unos efectos entre asombrosos y divertidos cuando pasas el ratón por ella. Además, podemos configurar la pantalla para que, por ejemplo, cuando acerquemos el ratón a una de las 4 esquinas de la pantalla, haga algo diferente, como por ejemplo que al pasar por una de ellas nos muestre, perfectamente en la pantalla, todos los programas que tenemos activos, dividiendo la misma, u otra cantidad de cosas que voy probando poco a poco.

En cuanto a mi trabajo, hay que decir que es una herramienta estupenda para todo lo relacionado con el diseño gráfico, además de la comodidad de cambiar de un programa a otro, lo raro que es que se te cuelgue en un momento dado. Son contadísimas las veces que nos ha pasado. Aquí, eso de las «pantallas azules» es historia. Además, su velocidad, su gran memoria RAM, su fiabilidad y sus prestaciones, hacen que me plantee el comprarme un Mac para casa.

No tengo problemas con el software, ya que todos los programas importantes para mí (Freehand, Quark, Photoshop…incluso Word o Excel) tienen sus versiones para el SO de la manzanita. en cuanto a internet, usamos el navegador por defecto, llamado «Safari», realmente bueno. Y lo mejor de todo:me permito el lujo de abrir cualquier correo, por mucha amenaza de virus que tenga, ya que son contadísimos los virus creados para Mac, y los de PC no les afectan.

Claro que ahora diréis…es carísimo, seguro. Nada de eso. Ví la factura, y el precio era de unos 1200 euros, poquito más que un PC en condiciones. Y es que creo que Apple va un paso por delante de Windows desde siempre, y tecnológicamente hablando siempre o casi siempre son pioneros. No puedo dejar de contaros cómo aluciné con un cliente que nos trae sus trabajos en un Mac portátil, cuando me lo enseñó, y descubrí esa maravilla que me dejó alucinado. Me mostró su webcam incorporada, apensa un ojito de un par de milímetros encima de la pantalla, y flipé con la calidad de la imagen…os juro que parecía televisión!!! Y el colmo vino cuando lo dejó sobre una mesa y me pidió que lo cogiera en mis manos:empezó a sonar un pitido insoportable, en plan alarma anticacos, que no paró hasta que él la desactivo…con su mando a distancia! Y lo mejor no es eso, sino que me dice…»mira la pantalla». Joder!!! Allí estaba yo, con cara de tonto, con el ordenador en la mano…me había sacado una foto intentando cogerlo!!! Y no sólo eso, sino que esa foto se envió automáticamente a su correo electrónico. en pocas palabras…la leche!!

¿Qué quiero decir con todo esto? Que estamos habituados a los PC, pero tenéis que saber que están un escalón por debajo de los Mac, siempre, y en todos los sentidos. Apenas son un 10% de la cuota de mercado, pero no tengáis ninguna duda que ese porcentaje de gente es feliz con su adquisición. Lástima que poca gente se preocupe de crear programas para este sistema. No sabéis lo que os perdéis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.