Yo lo tengo clarísimo, la cerveza es la mejor forma de tomar fibra que hay. No hay que abusar, pero la cerveza es buena hasta para el rejuvenecimiento de la piel, gracias a la lecitina.

Comparativa de cervezas

Antes de nada, os aconsejo, como dicen los anuncios, el consumo responsable, pero pensar que estas son algunas de las mejores cervezas del mercado, y que al tener más graduación acohólica que las normales, se puede subir a la cabeza.

También encontraréis cervezas más normales y baratas para el día a día, que tampoco están nada mal cuando se beben frías.

Las  mejores cervezas

Alhambra 1925

alhambra 1925

Qué sorpresa el viernes al ir a tomar mi cervecita diaria. Pido una Mahou me dicen que no tienen (que decepción) pero me recomiendan una llamada Alhambra Reserva 1925 que es fuerte y está buena.

La presentación: sorprendente, sin etiqueta. La marca, los ingredientes, la graduación, etc. viene resaltado en la botella.

  • Marca: Alhambra Reserva 1925 – Grupo Cervezas Alhambra.
  • Botella: 33 cl, color verde oscuro parecida a la de Benjamín aunque mas alta.
  • Olor: Fuerte y ácido.
  • Textura: Suave con cuerpo.
  • Ingredientes: Agua, malta, maíz, lúpulo y levadura.
  • Graduación: 6,4%.
  • Sabor: Medio un poco ácido.

Esta cerveza es muy conocida en Andalucía y en concreto en Granada, es de la preferidas de la población.

Normalmente cuando vas a los bares aqui en Granada no sueles pedir una cerveza especial, porque quizás vas más en busca de la tapa para cenar porque ese suele ser el ritual de la mayoría de los jóvenes que salimos los fines de semana.

Sin embargo cuando sales un día por el placer de pasar un rato con los amigos, o en ocasiones especiales como las cruces, ves más gente que pide tercios. Mis amigos y yo lo primero que pedimos es una Alhambra 1925, que es la mejor cerveza que tiene esta marca, ta presente en nuestra vida cotidiana ya que es una marca granadina.

Es una cerveza tipo pilsen pero más suave de lo habitual, pero no tanto como cervezas como la Coronita que para mi gusto es más un caldo que una cerveza, aunque de vez en cuando con una rodajita de limón no está mal.

La Alhambra 1925 es una cerveza que sienta fenomenal, de hecho entre nosotros tiene la fama probada de que es lo mejor que puedes tomar para sobrellevar un día de resaca. No os miento en absoluto, en los días de feria o Cruces, cuando la juerga de un día se acopla con el siguiente, lo mejor para recomponer el estómago es una 1925, aparte del hecho que te da un puntillo bastante gracioso, aunque no quiero hacer apología del alcoholismo, hay que controlar.

También os diré, que aunque es una de las mejores del mercado, es una cerveza que si pensáis alternar con ella, no sirve, debido a que como tiene una alta graduación en alcohol, significa que con dos cervezas, ya se nota en la cabeza y en la lengua, ahora, eso sí, para tomarla, simplemente porque nos gusta la cerveza y más de dos o tres no nos vamos a tomar, sí la aconsejo.

Otra de sus ventajas es que no es una cerveza cara, de hecho variará con un tubo normal de cerveza de barril en unos 30 céntimos, que tampoco es un precio abismal, aunque por supuesto siempre la encontraras al mejor precio en cualquier supermercado.

En fin, os la recomiendo, ya me contareis, yo creo que es una buena inversión. Gracias por leerme, hasta pronto

AK Damm

ak damm

Vamos a ver… ¿Cómo que nadie ha probado todavía la AK Damm? Por lo menos no veo yo ninguna opinión por aquí!! Pues encantada de dártela a conocer como primera opinión del productito en cuestión ;P

Me gusta la cervecita… Lo reconozco… No la bebo a diario, pero sí de vez en cuando, con mis amigas!! Eso sí, con moderación que si no, luego vienen los disgustos, cariñetes!! O_O Aunque estoy leyendo por ahí ultimamente, que dicen que la cerveza es buena tomarla de vez en cuando, acompañada de las comiditas… eso sí, el hinchazón de barriga que tanto nos afea, no nos lo quita nadie… ¡¡Abdominales!! jeje 😛

Mi marca preferida es la Damm y el otro día, en el bar al que mis amigas y yo vamos casi siempre, un viernes por la noche antes de ir a la discoteca, pedí una cerveza. El camarero, que nos conoce de sobras y sabe que nos encanta probar cosas nuevas, nos preguntó si queríamos AK Damm, una nueva cerveza de la dicha casa. ¡Cómo no! Trae aquí que me la bebo!!

Y tengo muy buena información, si no te conformas con mi experiencia personal, aquí tienes cosillas que pone en la propaganda que nos dio el camarero para que mirarámos las diferentes cervezas… ¡¡Hay que hacer un curso para conocerlas!! jeje

La presentación de esta cerveza es en una botella alta y fina de 33 cl. El diseño de la etiqueta da una «garantía» artesanal, mostrando la elaboración original. Indudablemente se ha hecho un hueco en el mercado tan competitivo de las cervezas de importación.

Es suavecita, elaborada en pequeñas cantidades siguiendo el método de elaboración artesanal, AK Damm representa el más puro y suave carácter alsaciano. Una cervecita singular cuyo gran éxito ha originado un segmento propio dentro del mercado de la cerveza.

Ahora viene lo que opino yo tras haberla probado. Suave sí que es, con un sabor que supera con creces a la Damm normal, aunque claro que esta es mucho más cara… O_O Si no me equivoco, me costó aproximadamente 3 €, aunque seguro que por 2 € y pico se puede encontrar también. Mínimo, 2 € que es lo normal.

¿Cómo definir con exactitud su sabor?… Estás sedient@, muert@ de calor con todo este agobiante sol que inunca toda España… ¿Una cervecita? Pues prueba AK Damm, con un sabor muy personal, suave, refrescante… ideal para empezar una noche de fiestaaa!! ^____-^

Esta cerveza, con el título A.K. Damm, se ha creado por el 125 aniversario de Damm, recuperando de esta manera la «receta original Alsaciana» que es traída de Barcelona por el fundador de la marca, llamado August Kuentzmann Damm, en el año 1876.

Se recomienda servirla entre 5 y 7º en vaso alto y estilizado para que así potencie la suavidad y ligereza de esta especial cerveza. Ya sabes, de esas copitas tan monas que a veces incluso Damm te dá si mandas no sé cuantas etiquetas de la cerveza. ¡¡Tengo unas cuantas en casa!! Y son una monería, la última que conseguí, pone lo siguiente: <Y ahí te se encontraba, sin saber dónde ni por qué. Entonces lo vio claro, le gustaba lo que veía. Dio otro sorbo y esperó. Todo siguió igual. Lo demás ya no importaba> Que poético ¿no? Pues sí, bebiendo en este tipo de copas tan atractivas hasta sienta mucho mejor 😉

Muy indicada para consumidores con experiencia que buscan cervezas suaves y de prestigio.

Vamos a ver………… no es que yo tenga 40 años de experiencia con la cerveza ni que haya probado cientos, pero se nota cuando una es de calidad y esta te aseguro que lo es!! En resumen… Para los más exigentes… ¿Es tu caso? 😉

Ahora se vé que cada cerveza Damm (puro márketing) está indicada para una ocasión al día. Por ejemplo, la Negra Munich (Bock Damm), está recomendada como copa de noche o de media tarde. La Doble Malta (la Voll-Damm «normal») para media tarde y noche también. La clara siempre perfecta, «Damm Lemon», como aperitivo y para apagar la sed a cualquier hora del día, la genuina cerveza americana «Budweiser» como bebida de noche exclusivamente.

En el caso de la A.K. Damm, se recomienda que se tome previa a las comidas y en ocasiones especiales. ¡¡Nuestra noche era especial!! ;P Te garantizo que una vez la pruebes, buscarás cualquier momentito especial para tomarla… yo estoy esperando a que lleguen las 12 de la noche para pedirle al camarero una ;P

La cerveza suave es ideal como aperitivo, porque su ligereza ayuda a aclarar el paladar y evita llenarse antes de empezar a comer. También hay que decir que su suavidad combina con ensaladas, verduras y pescado azul, ¡¡con la mejor alimentación para mantener tu línea!! Es una cerveza que increiblemente no te llena demasiado el estómago, ligera como te digo… ¡perfecta! Para ti, para mi… ¡para tod@s!

Tiene un color dorado con una tonalidad cobriza, y con una espuma más o menos densa cuando se vierte el contenido de la botella en la copa.

El paladar desde luego agradece este sabor 100% malta, sin que se hayan utilizado otros productos en el proceso de fermentación (como por ejemplo arroz, trigo). Levemente se nota el amargor del lúpulo, y existe una suavidad aromas que dan un valor adicional a las propiedades organolépticas de esta cerveza. Creo que no debemos haber comido copiosamente para degustar esta cerveza, porque ya que te da una sensación de lleno, una tapita ligera quizá, o por ejemplo me encanta degustarla con un platito de pulpo a la gallega o unos calamarcitos, o sepia a la plancha.

Por lo que me he informado, y así te puedo completar bastante bien la información sobre esta exquisita cervecita (y lo dicho, ¡para los más exigentes!). Ha sido elaborada con maltas y lúpulos seleccionados con la ya comentada recetita original Alsaciana. O sea… 100% malta.

Esta cerveza, a parte de ser ligera (entra muy bien), suave (¡¡como refresca!!) no tiene aditivos y su elaboración se basa en la selección de ingredientes de calidad con una maduración muy lenta en bodega, por eso está tan rica!

Ahora imagina por un momento… «tu» AK Damm frente a ti… ¡¡que apetitosa!! Además su envase es elegante, atractivo e inconfundible, con las letras AK DAMM marcadas en color dorado. La viertes en la copa y ves una espuma muy densa, blanquita… Su color inconfundiblemente dorado con tonalidades cobrizas auténticas. Un aroma muy fresquito, ideal para tomar en una terracita una noche de verano. Intensidad media, unas notitas de hierba fresca y… ¡¡adentro!! ¡Glups! O_O Aaaaaaaaaaish… ¡que bien te ha sentado! 😉

Lo que sí tengo que decir, es que es un poquito amarga y puede incluso resultar pastosa pero está excelente a pesar de eso.

Unos Datos más y acabamos con esta opinión cervecera……………..

  • Marca: A.K. DAMM (¿Lo dudabas? jeje)
  • Elaborador: Cervezas Damm
  • Tipo: Lager clásica
  • País: España
  • Precio 33 centilitros: En bares a 2 € normalmente aunque te la puedes encontrar a 3 € como me pasó a mi. Supongo que en super mercados puede costar ochenta y pico céntimos tal y como he visto por ahí.
  • Graduación: 4,8 % volúmen.

¡¡Y esta noche… fiestaaaaaaaaa!! Espero que te vaya muy bien el fin de semana y ya sabes, solo en caso de que te guste la cerveza, ¡esta es la tuya! Prueba A.K. DAMM y ya me contarás… espero que te guste y que la disfrutes en un sitio muy especial… con una persona muy especial… y en un momento y bajo una conversación muy especial… 😉

AK Damm
2 Opiniones

Cerveza Antares

cervezas antares

Cerveza Antares es una cerveza artesanal, originaria de la ciudad de Mar del Plata, aunque por su gran distribución dentro de la Argentina, puede competir tranquilamente con algunas de las variedades industriales. En lo que sí se diferencia de aquellas, para alegría de «amigos de la cerveza» es en su sabor y calidad. Si te gusta de verdad la buena cerveza, encontrarás un placer único en las siete (aunque yo tercamente prefiero considerarlas ocho) variedades de esta cerveza única y exquisita.

Cada una de las variedades posee un sabor único, que cualquiera que las haya probado más de una vez puede identificar en el acto, aún sin saber de antemano cuál está probando.

Aunque no aparezcan diferenciadas de antemano, me tomaré la libertad de separarlas en dos categorías. Por un lado están las clásicas cervezas rubia, roja y negra. Por otro, las especiales: dos negras, una roja de altísima graduación alcohólica y una cerveza de miel. Si las cervezas tradicionales son una exquisitez, las especiales son sencillamente impresionantes. Si uno se toma la molestia de degustarlas lentamente, permitiendo que las papilas gustativas absorban los sabores, notará al finalizar cada trago, que el «gustito» específico de cada variedad permanece durante unos instantes en su boca, creando una sensación de lo más agradable. Pero dejémonos de vueltas y vamos a lo importante:

Variedades:

– Kölsch
Ni más ni menos que la clásica cerveza rubia alemana. Además de su color dorado vivo, se caracteriza por ser especialmente suave y refrescante. Tiene la graduación alcohólica más baja de la gama, con un 5%, por lo que suele ser muy apreciada por las mujeres – al menos es la favorita de mi madre y mi novia. Su sabor y su aroma son tenuemente frutales, y el acabado seco del lúpulo final le da ese gustito apenas amargo que caracteriza a las buenas cervezas rubias.

– Scotch
La variedad clásica roja de Antares. La cerveza roja tiene su origen en Escocia, donde el clima es benigno con el cultivo de cebada y no así con el lúpulo. La principal característica de esta cerveza color rubí, posiblemente resida en su aroma, deliciosamente frutal. Es la más «fuerte» de las tradicionales (6% de alcohol).

– Porter
Clásica cerveza negra de estilo inglés. La Antares Porter permite degustar notas de malta tostada y chocolate que no se perciben habitualmente en las cervezas negras de producción industrial. Su color es oscuro pero cristalino – no opaco – y su consistencia es bastante menos espesa que las otras variedades de cerveza negra que entrega la marca. Alcohol: 5,5%.ESPECIALES:

– Cream Stout
Es una cerveza Negra de origen irlandés. Tiene un sabor suave que, lejos de ser amarga como la mayoría de la cervezas negras, resulta un tanto dulzón. Según la página Web de la empresa, el sabor que sentimos es a chocolate y nueces, aunque en la práctica resulta mucho menos identificable, aunque sí delicioso. Es muy corpulenta – de consistencia espesa – de espuma cremosa e increíblemente fácil de tomar debido a que posee menos gas carbónico que las cervezas tradicionales. Graduación alcohólica: 7%

– Honey Beer
Es una de las preferidas por el público – me incluyo – por su sabor único y refrescante. El toque inconfundible de la miel se percibe no sólo en el sabor inicial, sino también en el aroma y post-gusto. Si bien está catalogada oficialmente como cerveza rubia, en la práctica su tonalidad es más rojiza, acercándola a las variedades de ese color. La cerveza de miel tiene una historia peculiar e interesante, que destacan en la Web de la empresa (www.cervezaantares.com), y aquí reproduzco: «Hace 4000 años era costumbre en Babilonia, durante un mes después de una boda, que el padre de la novia proveyera a su yerno con toda la cerveza de miel que pudiese tomar. Como el calendario babilonio era basado en las fases lunares, este período fue llamado «luna de miel». Graduación alcohólica: 7%

– Barley Wine
Para quienes disfrutan de las bebidas más fuertes, existe esta refrescante variedad de cerveza roja. Entra dentro de las que se denominan «vino de cebada», por su graduación alcohólica más propia del vino que de la cerveza. Posee un sabor levemente frutado, donde se destaca, por supuesto, el aroma inconfundible de la uva. Hasta su tonalidad roja intensa la asemeja al vino tinto. Su graduación alcohólica del 11% la convierte por lejos en la más fuerte de la marca.

– Stout Imperial
Es una cerveza muy oscura, opaca, y con un intenso sabor torrado. Las maltas utilizadas son horneadas hasta una oscuridad que asemeja a la de tostadas quemadas, cacao o café. Es la más fuerte de las variedades de cerveza negra, no sólo por su graduación alcohólica del 8,5%, sino por su intenso sabor, en el que se perciben notas de tabaco y pasas de uva. Su post-gusto es inconfundible.

Hasta aquí las siete variedades de cerveza Antares que pueden encontrarse al día de hoy. Pero, como dije al principio, yo prefiero caprichosamente considerarlas ocho, en honor a una variedad que no producen desde hace un año más o menos, pero que espero volver a saborear algún día. Se trata de la Indian Pale Ale, una cerveza negra de aromas y sabores intensos y elevada graduación alcohólica (9,5%). Similar y diferente a un tiempo de la Imperial Stout, creo que si la probara hoy – a más de un año de la última vez – la reconocería al instante. Según mi novia, la sacaron de mercado para no tener que escucharme cantar. Esto es porque, la última vez que la tomamos, la pedimos al final, luego de probar todas las otras variedades. Yo estaba más que alegre a esa altura, y me puse a cantar a grito pelado – como si estuviera en la cancha – «Indian Palé Alé Alé, Indian Palé Alé Alé» provocando la hilaridad de nuestros vecinos de mesa, y quizás la vergüenza de mi novia, si no hubiera estado ella tan achispada como yo. Anécdotas al margen, era una gran cerveza, y es una pena que ya no se encuentre disponible.

Dónde y cómo consumirla

Por lo pronto, en la Argentina, y principalmente dentro de la provincia de Buenos Aires, puede encontrarse principalmente en botella en muchas de las más importantes cervecerías. Su valor suele ser elevado si se la compara con las marcas comerciales, pero créanme que la inversión vale la pena. También en algunos lugares la ofrecen en chopp, aunque esto es más raro.

La mejor opción para pasar una noche única degustando la mejor cerveza en compañía de tu pareja o amigos es dirigirse a alguno de los dos Brewpubs que tiene la empresa, en Mar del Plata y La Plata respectivamente.

El «brewpub» de La Plata no lo conozco, así que me limitaré a comentar el marplatense, del que sí soy asiduo concurrente durante mis vacaciones de verano y que recomiendo como lugar de paso obligado para todo aquel que visite la «Ciudad Feliz». De todas formas, por cuanto se trata de franquicias de la compañía, lo normal sería que no hubiera grandes diferencias entre uno y otro.

El lugar, decorado al estilo alemán, permite degustar todas las variedades de ceveza Antares, incluso aquellas que no siempre se encuentran en otros lugares. Pero, aún las que sí se consiguen fuera, tiene un sabor distinto en el «brewpub». No me pregunten por qué, pero juro que es cierto. Los precios son moderadamente accesibles: el vaso chico sale entre $3,75 y $4,25, según sean cervezas clásicas o especiales, mientras para el vaso grande los valores son de $5,50 y $6,25 respectivamente. Para que me entiendan los amigos españoles, estamos hablando de 1 euro el vaso chico y 1,50 el grande, más o menos. Es cierto que las cervezas industriales, como la Quilmes, que pueden ser mucho más baratas. Pero si la probamos, veremos que se trata de algo totalmente distinto.

En lo que hace a comidas, pueden encontrarse excelentes picadas, comida internacional (sobre todo unos platos alemanes que son para chuparse los dedos) y las especialidades de pollo, cerdo y lomo «a la cerveza», verdaderamente apetitosas y que son el sello del lugar. En total una cena para dos personas, tomando cerveza hasta el cansancio, puede promediar entre $35 y $60, según lo que se elija comer. Bastante poco, para una de las mejores experiencias gastronómicas que ofrece «la Feliz».

Personalmente, recomiendo al que vaya, que intente probar la mayor cantidad posible de variedades. Recuerden que cada una es especial, y ofrece una experiencia distinta para los sentidos. Únicamente tengan cuidado si no están demasiado acostumbrados a beber; recuerden que es más fuerte y te «pega» más que casi todas las cervezas de fabricación industrial. Lo que hacemos con mi novia, para no tomar tanto, es pedirnos una cerveza distinta cada uno y compartirlas. Luego pedimos otras dos, y así hasta probarlas todas. A veces, si nos quedamos con ganas de más, repetimos alguna.

La única contra que le puedo encontrar es que las reservas sólo se aceptan hasta las 9 de la noche – en Argentina se acostumbra a comer tarde -, algo por otro lado bastante lógico si tenemos en cuenta que el lugar se llena todos los días. No tendría sentido para ellos tener varias mesas desocupadas durante horas, mientras se acumula la gente que espera un lugar.