AKG es una marca de origen austriaco, que a mediados de los años noventa fue adquirida por la norteamericana Harman/Kardon, fabricante especializado en aparatos de audio y electrónica de alta gama y calidad superior.

Comparativa de auriculares AKG

Para ayudarte a elegir, a continuación tienes una selección de los mejores cascos de esta marca y que más ventas acumulan, por lo que son una apuesta segura para elegir:

Los mejores auriculares AKG

AKG Y50

akg y50

Esto son unos sensacionales auriculares con diadema «AKG Y50», para dispositivos móviles (teléfono, tableta…) o para equipos de audio y televisión, siempre que tengan un conector de audio de 6,35 milímetros o en su defecto, uno estándar de 3,5 milímetros. Aunque aparentemente parecen ser muy aparatosos, son bastante ligeros, pesan prácticamente “ná” y menos: unos 190 gramos escasos.

Las carcasas de estos auriculares «AKG Y50», tienen forma circular, están fabricadas en su totalidad de un plástico de alta durabilidad, al igual que la diadema y son de color totalmente negro. Las cubiertas, tanto de los cascos como de la diadema están también realizadas en plástico y son de un color rojo intenso. En la parte posterior tienen serigrafiado el nombre de la marca: «AKG» en grandes letras blancas.

Los cascos son plegables y están recubiertos por unas almohadillas acolchadas muy cómodas, con una telilla muy suave y agradable. La textura es delicada y las esponjas internas hacen que el sonido sea aún más envolvente a la hora de subir más el volumen

Estos auriculares vienen perfectamente embalados dentro de una gran caja cuadrada de color rojo con los cantos en color negro. La parte frontal tiene una ventana de plástico transparente, dejando ver bien el contenido del interior. Dentro de la caja encontramos los siguientes elementos:

  • La unidad de estos auriculares con diadema «AKG Y50», que van embutidos en una especie de blíster de plástico negro, bien apretados dentro de la caja de cartón.
  • Un cable de audio de 1,2 metros para la interconexión de los auriculares, con un conector estándar de 3,5 milímetros.
  • Un adaptador de interconexión para conector de 6,35 milímetros a conector estándar de 3,5 milímetros.
  • Una bolsa de viaje de tela fina para el transporte de los auriculares y de todos sus accesorios de forma más cómoda y segura.
  • Un exiguo libreto de instrucciones de uso en cuatro o cinco idiomas y una breve guía de conexión rápida, así como el preceptivo documento de la garantía europea del fabricante por dos años.

El manejo de de estos auriculares «AKG Y50», es muy sencillo, sólo hay que conectarlos al dispositivo deseado mediante el cable de audio con los conectores estándar de 6,35 milímetros o 3,5 milímetros que trae de fábrica y ya los tengo listos para empezar a funcionar.

Estos cascos se utilizan de manera supra aural, o sea, que se colocan encima de las orejas. Paso la diadema por encima de mi cabeza, poso las almohadillas sobre mis apéndices auditivos y acomodo la susodicha diadema al contorno del diámetro del mi cráneo, para que no bailen y queden bien ajustados. Son realmente cómodos y no dan sensación de ser pesados. Están indicados como ‘Right’, Derecho y ‘Left’, Izquierdo, para identificar el lado correcto, pues si se colocan al revés, se pierde calidad de sonido y da la sensación de que se escuchan un poco más bajo.

Estos auriculares funcionan únicamente por cable, aunque hay versión Bluetooth de ellos, pero esto no es desventaja, al contrario, puesto que por vía «Bluetooth», por ejemplo, se pierde bastante calidad de sonido. Este cable, de 120 centímetros (1,2 metros), es desmontable y tiene un mando de control para responder y finalizar llamadas, reproducir y pausar canciones y para pasar de pista a la anterior o siguiente.

Hablando del sonido, que es lo que más importa en este tipo de aparatos: He de reconocer que estos auriculares «AKG Y50»me han sorprendido gratamente, una vez colocados no se oye ningún siseo, nada de nada. Ofrece un sonido tremendamente claro y nítido, realmente sensacional, con unos AGUDOS bien definidos, con unos GRAVES potentes e impactantes y unos MEDIOS con mucha profundidad, también depende de los estilos musicales que estemos escuchando y a un volumen elevado, no se siente ni un acople.

Resumiendo:

  • Calidad del audio: Sobresaliente. Los productos «AKG» se someten a rigurosas pruebas de calidad, lo que garantiza un sonido fidedigno y con una fiabilidad muy alta. Pero lo más destacable de los auriculares es la CALIDAD y CLARIDAD del sonido que reproducen.
  • Facilidad de instalación: Más sencillo que el mecanismo de un botijo. Conectar los cascos a la fuente de audio deseada… ¡y dale ritmo!…
  • Diseño: ¿Bonitos, feos?… a mí me parecen muy chulos estos cascos, me gusta el diseño de todo el conjunto. Se comercializan tan sólo en dos colores, negro, y rojo, los míos son el modelo rojo, pero eso es cuestión del gusto de cada cual. Juzguen ustedes mismos.
  • Relación calidad precio: Bajo mi punto de vista (muy humilde), considero que estos auriculares «AKG Y50» tienen un precio muy acorde a la calidad que ofrecen para unos cascos de estas características.

Sin duda un auricular AKG realmente recomendable. Proclamo. Auriculares supra aurales con calidad de sonido «AKG», estilo elegante, ajuste perfecto y cable desmontable con mando de control. La adquisición y el funcionamiento de estos auriculares «AKG Y50», me han dejado más que satisfecho.

AKG K271 MKII

akg k271

Tengo un Home-studio y necesitaba unos cascos para poder martirizar y poder ver los planos de cada instrumento, así que me decidí por estos auriculares AKG K 271 MK2.

Los AKG K 271 MKII son básicamente iguales que sus predecesores, pero el diseño cambia un poco. Las características técnicas (que os indico más adelante) son realmente buenas, con ello me refiero también a la curva de respuesta en las diferentes frecuencias del sonido, la impedancia y la cancelación del ruido.

¿Quieres más?
Encuentra más ofertas en Auriculares AKG y lee opiniones de otros usuarios
Ver más descuentos

Cuando me llegaron lo que más me sorprendió es que llevaba dos cables, 1 bastante largo, normal… y por otra parte otro algo más corto pero tipo muelle, el cual para espacios reducidos te da mucha maniobra. Me pareció un detalle muy bueno, además trae 1 recambio de las orejeras que son de una piel suave, o símil piel de muy buena calidad. Además trae el adaptador dorado de Mini-jack a Jack de forma enroscada, en definitiva unos detalles que ya te van indicando que el precio que has pagado lo has invertido en un producto que no han escatimado en detalles muy interesantes.

Por otro lado son muy muy cómodos se adaptan perfectamente a la cabeza y aunque son cerrados y te aíslan de la sala, son muy cómodos y no te cansas de tenerlos horas en las orejas, es realmente como si no llevaras nada.

En cuanto al sonido, suenan muy bien, permiten poder visualizar los planos de cada uno de los instrumentos, ya que son nítidos y distribuyen bien el espacio sonoro, tienen bastante nitidez y permiten escuchar bien los instrumentos.

Eso si, no los recomendaría para alguien que haga música electrónica o simplemente para escuchar música, ya que no tienen bajos, escuchas la fuente original, pero no la cantidad de bajo que le estas añadiendo, así que no intentes en la mezcla que suenen unos bajos potentes porque te cargarás la mezcla, pero si escuchas perfectamente lo que está haciendo el bajo y su plano en la mezcla.

En mis mezclas poniendo el volumen justo para que se escuche el bajo, luego en otros altavoces de referencia la mezcla es muy buena.

En resumen:

La banda autoajustable hace que estos cascos sean realmente cómodos, además se evitan presiones en las orejas.

  • El peso ligero de estos cascos permite llevarlos durante horas sin que los músculos del cuello sifran ni se fatiguen (comprobado por mí mismo)
  • El recubrimiento de los cascos los hace muy agradables al tacto y suaves al oido.
  • El mero hecho de que sea tan desmontable nos garantiza muchos años de utilización de los cascos.
  • La longitud de los cables es perfecta porque nos podemos mover con total libertad en la habitación en la que estemos y evitamos pegar tirones del mismo.
  • EL SONIDO es realmente agradable y profesional, se nota que no potencia ni graves ni agudos, aunque los agudos suenan como la seda…esto es una gran ventaja a la hora de grabar en el estudio, y si queremos potenciar los graves siempre existe la opción de hacerlo mediante un ecualizador.
  • EL CONTENIDO del paquete es realmente atractivo en mi opinión. Dos cables desmontables y dos recubrimientos diferentes, además de la calidad de los cascos…por el precio no se puede pedir mucho más.
  • LA CALIDAD de construcción es inmejorable, pesan poco, pero se siente muy robustos, además no son de los típicos hechos en china (que pueden o no salirte buenos), estan hechos en Austria.

Pronto te darás cuenta si te haces con unos cascos AKG 271 MK II que lo que los diferencia de otros cascos, es la profundidad de sonido y matices que proporciona.

En definitiva unos buenos cascos para mezclar y grabar en tu home-studio, no los veo a nivel profesional pero sí a nivel amateur y que de buenos resultados.

AKG K52

AKG K52

Los oídos son para toda la vida y debemos cuidarlos. Una de las cosas actuales, aunque ya lleven un tiempo a nuestro alrededor, son los auriculares. Los hay malos, regulares y mejores. También los hay caros, regulares (valga la repetición) y baratos. Los hay de calidad buena y de menor calidad o calidad decreciente, etc,…

Pero, lo dicho, debemos buscar calidad en nuestros auriculares, pero calidad con poco peso y, si es posible, que no sean muy caros.

Para todo esto, tenemos unos auriculares AKG K52, que suena a algo galáctico, del universo, de números que no nos dicen mucho, pero que ahora se llevan, sobre todo, cuando en el mercado tenemos tal multitud de nuevas cosas tecnológicas.

Lo anuncian por 42 y pico Euros, pero, la verdad que a mi me costaron mucho menos, perdón, bastante menos. Tendréis que mirar en varios sitios, porque la diferencia es grande, estoy hablando de 29 Euros.

Son medianos, ni grandotes, ni pequeñazos. Como no pesan mucho, se llevan bien encima de la cabeza, estamos hablando de 200 gramillos, una quinta parte de un kilo de azúcar, apenas nada. Los podemos regular para ajustarlos a nuestra cabeza, igual da que sea grande o pequeña, jeje, es una broma.

La calidad no es una maravilla, pero tiene la suficiente como para oir las cosas bien.

Las orejeras son de cuero sintético, que no molestan y abarcan todo el conducto auditivo. Diréis que demasiado grandes, pero que se adaptan bien y, como no pesan, son una delicia.

Llevan o incorporan un adaptador para que lo puedas colocar tanto en el equipo de música, como en el ordenador y son de color oscuro, para que no se note mucho el polvo.

Son, por supuesto, para poder escuchar en estéreo y llevan un cable larguito, de 3 metros, para que puedas bailar mientras escuchas tus canciones preferidas.

Bueno, a lo del principio, cuidado con los auriculares, deben tener una cierta calidad y el K52 la tiene. Otra cosa es el volumen, no se debe subir muy alto, perjudica a la larga a nuestra audición.

En resumen, unos auriculares que no son muy caros , pero que cumplen bien por alto el examen de calidad, para poder escuchar bien la música que deseemos.