Quitapelusas

No hay invierno y últimamente verano que con el uso de ropa nueva me encuentre las temidas pelusas, especialmente en los jerseys pero también me ha pasado con algunas camisetas que me encantaban y del roce o por lo que sea les terminan saliendo como pelusillas que con la mano poco a poco se puede quitar pero que parece una tarea interminable y que tampoco queda del todo bien.

De momento lo que había utilizado es el típico rodillo que venden en muchas tiendas de ropa, en las tiendas de chinos, etc…que vas quitando el papelito hasta que se gasta y compras uno nuevo, pero eso más que las pelusas lo que quita es hilos, polvillo…sobretodo para abrigos negros y eso va guay pero lo que es eliminar pelusas o bolillas pues para eso no funciona.

Por eso, a continuación tienes una selección de los mejores quitapelusas eléctricos:

Los mejores quitapelusas

El mejor Philips GC026/00 -... Philips GC026/00 -... No hay valoraciones
Calidad Precio Solac H101 - Quitapelusas... Solac H101 - Quitapelusas... No hay valoraciones
Nuestra favorita Aerb Quitapelusas... Aerb Quitapelusas... No hay valoraciones
Cecotec Quitapelusas... Cecotec Quitapelusas... No hay valoraciones
Aerb Quitapelusas... Aerb Quitapelusas... No hay valoraciones
Beautural Quitapelusas... Beautural Quitapelusas... No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
10,99 €
15,99 €
12,99 €
9,90 €
10,99 €
19,99 €

Quitapelusas Philips, el más vendido

Viene presentado en una caja que poco más grande es que el propio quitapelusas que ya podéis ver una foto más arriba.

Si abrimos la caja nos encontrásemos con un envase de plástico donde va encajado el quitapelusas para que no se mueva, también nos encontraremos con un librito de instrucciones en varios idiomas y un cepillito para limpiarlo.

El aparato se puede desmontar en 6 piezas: el cuerpo del quitapelusas, la tapa del compartimento de la pila, la zona de la cuchilla, la tapa de las cuchillas, las cuchillas y el contenedor de la pelusa.

Es un aparato muy manejable ya que pesa muy poco, tiene una ergonomía muy cómoda ya que lo podemos manejar con una mano sin problema ninguno. El contenedor de la pelusa es transparente para que se pueda ver en todo momento el contenido.

Solo tiene un botón de funcionamiento que tienes que deslizar del 0 al 1 para ponerlo en funcionamiento.

Hay dos colores a elegir, por lo menos en su momento, en este caso en blanco y azul o negro, con la única diferencia que el botón de encendido es de color diferente para hacerlo destacar.

La zona de cuchillas está cubierta por una rejilla la cual hace que puedas quitar la pelusa sin tocar la prenda de ropa con las cuchillas y tiene un aspecto como de panal de abeja, la cual se puede quitar mediante rosca y poder quitar las cuchilla para limpiarlas.

También nos trae un cepillito de limpieza.

Como os he comentado yo de entrada compré uno, porque tenía ganas de un quitapelusas y nunca se me diera por buscar uno hasta que lo encontré. De entrada no es que me diera mucha confianza por ser a pilas, así que me compré uno para probarlo y ver que tal.

Primeramente me llamó la atención el color, porque preferí coger el azul que el blanco. Después me gustó que no fuera nada pesado porque realmente es muy ligero, se maneja con una mano con total agilidad.

Y después se quita la tapa de protección de la rejilla de las cuchillas, se pone encima de la prenda de ropa y se pone en funcionamiento, realmente es de lo más fácil de usar.

Después de llevar un tiempo quitando pelusillas y ver el resultado, fue cuando me di cuenta que era de lo más bueno y eficaz que había visto siendo a pilas.

Quita todas las pelusas, da igual que sean más grandes o más pequeñas, porque aunque a veces no las quita a la primera, pasa una segunda vez y lo conseguirá, al igual que los nudos, la verdad es que es súper eficaz.

Hay que tener en cuenta que hay que procurar hacerlo despacio, hay que pasar con calma y quitar la pelusa despacio, pero igualmente es bastante rápido según la zona y el tamaño de la tela que quieras arreglar.

Te recomiendan poner la tela en una zona lisa pero yo a veces me quitas las pelusas en una prenda de ropa que llevo puesta y las quita igual de bien, lo único es que hay que procurar que la prenda de ropa esté lisa, que no tenga arrugas, que hasta ahí el quitapelusas no llega, no quita pelusas en arrugas.

El contenedorcillo que lleva no es muy grande pero te da para una gran cantidad de pelusas y es muy fácil de quitar y vaciar, por lo que eso es lo de menos.

Algo que me gustó mucho en él, es que cuando el contenedor de pelusas empieza a llegarse, notas que va más lento porque le empieza a quedar alguna pelusilla debajo de las cuchillas, por lo que es un indicativo de que debes vaciarlo para poder seguir y con la misma fuerza que al principio y con la misma eficacia. Si veis que aún no tira bien, retirar la parte de la rejilla y las cuchillas por si se quedó alguna bolita de pelusa, ese debería ser el único problema.

Algo que también he notado y que me gustado mucho, es que da igual que la pila quede dentro, que no se consume y dura mucho, porque yo hace añitos que lo tengo, no os puedo asegurar cuantos, pero más de 5 seguro, y es la 3 vez que le pongo una pila nueva, hace poco más de un mes que cambié la última, por lo que dura mucho y yo uso mucho el quitapelusas. Y tengo que decir que siempre he puesto pilas de las económicas, nada de marca, incluso alguna de los chicos, asique en ese aspecto es más que ventajoso.

Por lo que yo SIN DUDA LO TENGO QUE RECOMENDAR, ya que no es suficiente de que sea ligero y muy manejable, sino que quita la pelusa estupendamente bien, y aún por encima dura mucho la pila.

Pero si esto no llegara, es que su precio es más que bueno, tanto que yo al final me compré uno más para tenerlo de repuesto por si se me estropeaba este, y después de más de 5 años me funciona como la primera vez, asique tengo el otro nuevo del todo y en su caja.

Ver más opiniones en Amazon

Quitapelusas Jata

Hace años que descubrí estos maravillosos aparatitos y desde entonces no puedo vivir sin ellos. El primero que tuve, que duró un montón de años era de la marca ufesa, y terminó por dejar de funcionar debidamente por el tiempo de uso que se le dio. Así que cuando llegó la hora de cambiarlo, empecé a buscar y comparar, para ver cuál me podría ir mejor.

Así que al final, me decidí por este de Jata, que vi que tenía un precio muy adecuado y Jata es una marca en la que confío, ya que tengo otros aparatos de esta misma marca que me están saliendo buenos.

Viene en una cajita con un par de accesorios y las instrucciones (aunque poco hay que saber). El aparato está compuesto por la pieza principal, y unas cuantas piezas que se pueden sacar para limpiar, o intercambiar. Son las siguientes:

El depósito. La pieza azul que se ve en la parte delantera inferior. A ese depósito azul semitransparente es a donde van a parar las pelusas de nuestras prendas. Se puede ver en todo momento cómo está de lleno, por lo que es muy cómodo. Así sabremos en el momento justo en el que hay que vaciarlo. Para no forzar el aparato es muy importante que lo vaciemos regularmente, sin dejar que se llene hasta arriba de pelusas ya que si se llena demasiado, no podrá trabajar bien.

Este depósito es facilísimo de quitar. Tan solo tenemos que presionar y tirar hacia abajo un poquito de él. Es muy limpio, porque aquí está contenido todo el resíduo, y podemos tirarlo fácilmente sin llenarlo todo de pelusas. El otro que tenía (que ya no se fabrica) tenía un depósito similar, pero me tocaba desmontarlo todo para quitarle las pelusas que se habían quedado en la parte superior. Con este bajan bien, y no hay más que quitar esta pieza, vaciarla, y volverla a poner.

Medidor. En la foto veis que hay una pieza redonda de color azul. Eso sirve para regular la altura a la que queremos que actúe el quitapelusas. Puede ser muy útil si queremos quitarle pelusas a una prenda que de por sí es «peluda» y no queremos dejarla «pelada». Así tan solo quita una capa superior, dejando intacto el resto. Sin embargo, yo suelo usar siempre el aparato con la pieza más baja, para cortar al raso, ya que lo suelo usar con jerseys y algún abrigo.

También trae un pequeño cepillo de cerdas rígidas para poder limpiar las cuchillas, y dejarlas bien limpias de restos de pelusas que se hayan podido quedar enganchadas.

Un último accesorio es la tapa, que nos sirve para proteger la zona de las cuchillas de cualquier cosa que se le pudiera meter, y también sirve como medida de protección. Es una tapita que se coloca y se saca fácilmente y cubre totalmente la zona de las cuchillas que a su vez está cubierta por la pieza metálita con agujeros, a través de los cuales pasan las pelusas. Si tuviéramos que quitar esta segunda pieza para limpiar las cuchillas, tan sólo hay que desenroscarla y las tendremos a la vista. Está todo accesible para que podamos acceder a cualquier pieza del aparato y limpiarla.

Lo que no trae son las pilas. Lleva pilas gruesas, de tamaño R14, no las típicas AA que llevan otros productos similares. Este hecho me pareció en un principio una desventaja, porque a la hora de comprarlo sabía que iba a pilas pero no me fijé en cuáles usaba (di por hecho que llevaba las típicas). Digo que en principio me echó para atrás porque si llevara las normales, podría usar las recargables, y de este modo no hay manera. Pero con el uso vi que finalmente no resultó ser tan desventajoso porque las pilas duran una eternidad, así que no supone un gasto elevado.

El funcionamiento de la máquina no puede ser más sencillo, y no plantea ningún tipo de problema. Tan sólo hay un botón deslizante. Si lo deslizamos hacia arriba la máquina se enciende, y hacia abajo se apaga. No hay más que hacer que esto.

Por otra parte, las pilas van en la parte inferior del aparato. No hay problemas para ponerlas, y una vez puestas la tapita que las cubre se queda bien fija y no se mueve. Leí opiniones de otro aparato similar aunque de otra marca distinta, en las que la gente se quejaba de que la tapa que contiene las pilas se caía al mínimo roce. Pues en este no. se quedan bien fijadas y no hay ningún problema con ellas porque no se van a mover de su sitio.

Una vez que lo tenemos funcionando, lo que tenemos que hacer es simplemente pasar el aparato por encima del tejido al que le queramos quitar las pelusas. Está pensado para jerseys y prendas del estilo, por lo que a otras telas más finas, como camisetas, no se les pueden quitar las pelusas sin al menos correr riesgo de que se rompan. Y ahora lo explico: los jerseys al tener un grosor considerable (aunque sean finos) es complicado que los enganchemos. Lo único que tenemos que hacer para evitarlo es ponerlos sobre una superficie lisa, y ir pasando el aparato por encima de ellos. Lo usé tanto con jerseys gruesos, con algún abrigo, como con jerseys finitos de lana o incluso algodón. No hubo ningún problema nunca con ninguno de ellos.

quitapelusas jata

Las camisetas es otra historia, porque son tan finitas y sobre todo, se arrugan tan fácilmente, que las cuchillas fácilmente se pueden llevar un trozo por delante. Lo probé una vez (sabiendo que me arriesgaba a que esto pasara) con una camiseta a la que le habían salido unas bolas muy feas. Sabiendo que no me la iba a poner más así, decidí probar con el quitapelusas, y todo iba bien hasta que en un momento se enganchó. Fue un visto y no visto pero la camiseta terminó con un pequeño orificio. No le voy a echar la culpa al aparato porque no está pensado para ello, sino que lo está para jerseys, chaquetas, abrigos y demás. Prendas algo más gruesas, aunque insisto que siendo jerseys o chaquetas finas tampoco hay problemas.

En cuanto al ruido hace un poquito de ruido pero es algo normal. Lo razonable para una aparatito de estas dimensiones. No resulta nada molesto ni aunque lo estemos usando un buen rato, porque simplemente escuchamos un motor funcionando a un nivel de sonido nada atronador.

Por último, la limpieza, ya fui adelantando cómo se vacía el depósito del aparato, y por lo general no tendremos que hacer nada más, pero si quisiéramos limpiar la parte de las cuchillas, desenroscamos la pieza plateada, y con ayuda del cepillo podemos limpiar bien esta pieza. Esto viene muy bien por si se quedara algo enganchado, aunque no suele ser lo habitual. Yo simplemente vacío el depósito, sin más, y vuelvo a colocarlo. Tan fácil como eso.

Seguramente mi quitapelusas anterior en su mejor momento quitaba las pelusas tan bien como esta, pero me quedé sorprendida de lo rápido que trabaja. Ahora con la anterior tenía que pasarme un buen rato pasándola por el mismo sitio para conseguir quitar las pelusas de la prenda, pero con esta es un visto y no visto. Con una pasada ya se nota que elimina un montón de pelusas y pelotitas. Así que en cuestión de segundos o minutos habremos eliminado la totalidad de ellas.

Es de lo más práctico, sobre todo con jerseys de lana, que aunque pocas, suelen salirle algunas pelusas en forma de pelota en las zonas de más roce (bajo los brazos, por ejemplo). Esas sí que las elimina de una pasada. Si las pelusas que se crean no son tan compactas y son más en forma de pelusa propiamente dicha, sí que hay que insistir un poquito más, pero aún así, es coser y cantar. Una tarea fácil que se termina en cuestión de minutos y con la que conseguimos que las prendas que antes tenían mal aspecto por esas antiestéticas pelusas, vuelvan a lucir casi como el primer día.

Funciona a la perfección, y se puede convertir en nuestro mejor aliado para mejorar y mucho, el aspecto de nuestras prendas. Porque es una pena que unas feas pelotitas hagan que una prenda nueva se vea mal. Con una pequeña inversión, y muy poquito esfuerzo, solucionamos el tema.

Nunca tuve ningún problema de roturas y demás, pero hay que tener un mínimo de cuidado. Que pase algo así no es fácil, pero debemos de poner un mínimo de nuestra parte, como por ejemplo teniendo cuidado si hay algún hilo o punto suelto, no pasarle el quitapelusas por encima porque podríamos engancharlo más, o evitar pasarlo por encima de la prenda arrugada, ya que así se podría terminar introduciendo por los agujeritos del cacharro y llevándose más de la cuenta por delante. Aunque, insisto, es muy difícil. Ya viene preparado para que podamos usarlo sin preocuparnos demasiado. Yo lo usé con un montón de prendas y nunca me pasó nada (salvando lo de la camiseta que fue totalmente mi culpa, ya que para eso no se debe usar).

En cuanto al precio, podemos hacernos con él por menos de 10 euros. Un precio muy adecuado para un aparatito de este estilo, y para una marca como Jata.

Ver más opiniones en Amazon

Quitapelusas Solac

Cuesta unos 15 euros y lo compré en Amazon, es pequeño del tamaño de la mano más o menos, asi que es muy manejable y fácil de utilizar, no requiere de cables y funciona con dos pilas. Eso si, hay que tener cuidado ya que funciona mediante una cuchilla redonda de acero inoxidable, pero tiene un sistema de seguridad para evitar malos ratos.

Es tan simple como colocar la prenda bien lisa e ir pasando el quitapelusas como si fuese una plancha y se va quedando lisito y como nuevo. Yo lo he probado en jerseys gordos, sobretodo en los laterales que es donde más roce sacan y en camisetas finas, que ahí es donde mejor se notan los resultados.

Una vez se termina de pasar, se apaga y se le quita el recipiente en el que se quedan las pelusas, sorprende muchísimo la cantidad de pelusilla y parte sucia que es capaz de quitar este aparatito con lo simple que parece!!

Pero alucinante en serio y eso que este es pequeño y de los más sencillos, pero llega de sobra para una prenda entera aunque tenga muchas pelotillas, va de maravilla y es una inversión para que la ropa dure aunque sea un poco más sobretodo si se trata de algo favorito.

Ver más opiniones en Amazon

Cómo se usa un quitapelusas

como se usa un quitapelusas

El funcionamiento es más que sencillo.

  1. Primeramente tenemos que quitar la tapa de la pila, que es bastante grande, es como un contenedor, ya que cubre por completo la forma de la pila, simplemente tenemos que tirar hacia atrás y sale con facilidad.
  2. Comprobamos que el contenedor de la pelusa esté en su sitio, al igual que la cuchilla y el protector de la misma que está bien enroscado.
  3. Para ponerlo en funcionamiento simplemente tenemos que deslizar el botón de encendido hacia adelante y oiremos un ligero zumbido de las cuchillas que empiezan a girar. Extendemos sobre una superficie lisa y limpia la prenda de vestir a la que le queremos quitar la pelusa.
  4. Encendemos el quitapelusas y guiamos el cabezal de las cuchillas sobre la prenda haciendo movimientos circulares y sin ejercer presión sobre la prenda de ropa ya que no hace falta.
  5. De esta forma se eliminan las pelusas e incluso los pequeños nudos, los cuales van a parar al contenedor de las pelusas.

Cómo limpiar un quitapelusas

Aunque este proceso de limpieza puede variar de un quitapelusas a otro, en la mayoría el proceso a seguir es el siguiente.

Antes de nada y por lógica apagarlo deslizando el botón de encendido hacia atrás, a la posición 0.

Es recipiente o contenedor para las pelusas hay que aflojarlo un poco moviendo de lado a lado delicadamente y tirar un poquito hacia atrás y vaciarlo. Ante todo hay que procurar no llegarlo demasiado, cuando esté poco más de la mitad hay que procurar vaciarlo.

Y el cabezal de las cuchillas, hay que girarlos como os dije anteriormente ya que es de rosca. Soplamos para quitar lo más gordo y después podemos utilizar el cepillo para acabar de limpiar las pelusas, teniendo mucho cuidado de no ejercer mucha presión sobre las cuchillas que una vez destapadas son algo delicadas, como podremos comprobar a primera vista, por lo que hay que tener cuidado y hacerlo con el cepillo, que es más fácil y más rápido.

Incluso podremos retirar las cuchillas levantándolas, ya que están puestas sobre una pieza plástica que se puede retirar, de manera que aún es más fácil su mantenimiento.

Después se coloca todo en su sitio, se vuelve a enroscar el protector con rejilla en panal de abeja y podemos ponerlo de nuevo en funcionamiento, o cubrirlo con la tapa de protección.

¿Tu quitapelusas ya no funciona? Prueba esto

quitapelusas electrico

Cuando el ruido que hace el aparatito vaya disminuyendo como si le faltaran las pilas, es que su depósito, donde va a parar las bolitas y demás que va eliminando de la prenda, está totalmente lleno y acaba llegando esa pelusilla a las cuchillas del aparatito y hay que desenroscar la cuchilla y limpiar y despejar la zona por la que giran las cuchillas, que en total son cuatro y hay que tener cuidado de meter ahí mucho los dedos, que para eso está el cepillito que lleva incluído.

Una vez despejada la zona de las cuchillas el quitapelusas volverá a ir de maravilla y trabajando rápido y con su ruido habitual y normal.

Algo curioso cuando quise vaciar el depósito donde se alojan las bolitas, es que hay mucha pelusita del color de la prenda tratada en ese cajetín o depósito. Yo pensaba encontrar tan solo las bolitas del jersey sin más. y resulta que coge mucha pelusita también. El vaciado del aparato es muy sencillo, ya que con tan sólo darle la vuelta la pelusita sale del cajetín y cae sola directamente del depósito sin insistir mucho.

¿Merece la pena comprar un quitapelusas?

El mejor Philips GC026/00 -... Philips GC026/00 -... No hay valoraciones
Calidad Precio Solac H101 - Quitapelusas... Solac H101 - Quitapelusas... No hay valoraciones
Nuestra favorita Aerb Quitapelusas... Aerb Quitapelusas... No hay valoraciones
Cecotec Quitapelusas... Cecotec Quitapelusas... No hay valoraciones
Aerb Quitapelusas... Aerb Quitapelusas... No hay valoraciones
Beautural Quitapelusas... Beautural Quitapelusas... No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
No hay valoraciones
10,99 €
15,99 €
12,99 €
9,90 €
10,99 €
19,99 €

Puedes tener un jersey de lana muy estropeado que con el quita-pelusas lo vas a dejar como el primer día que lo estrenaste, no solo quita las bolas que son tan desagradables de ver y que se forman en la ropa de lana, se puede usar en otras telas que levantan pelusas y el resultado va a ser el mismo, osea será buenísimo, va a parecer que esa ropa la llevamos de estreno.

Como he dicho, me ha sorprendido bastante porque deja las prendas muy bien, se nota perfectamente el antes y el después, como decía al principio no creía mucho en estos aparatitos y me ha sorprendido gratamente, ojalá lo hubiera pedido mucho antes.

Me decidí a comprar el quita-pelusas porque estaba harta de ver como una blusa que me gustaba mucho no me la podía poner porque me parecía vieja pero todo eso cambia al utilizar este invento.

Yo hace años que lo tengo y cada vez que lo uso no deja de sorprenderme, las rozaduras en la tela desaparecen.

Para quien no lo haya usado nunca esto es difícil de creer, pero la verdad es que limpia el tejido de esas molestas pelusas.

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@guiasdecompra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.