Vivimos en una zona donde el agua corriente es dura, dura; es decir, contiene sales y carbonatos variados en alta concentración y deja unas marcas de cal que da gusto verlas. Yo he pensado en muchas ocasiones en la posibilidad de instalar un descalcificador o algún artilugio parecido, pero… nuestro pequeño piso, no nos engañemos, no está preparado para estas veleidades modernas. Apenas hemos podido embutir la lavadora y la secadora en un rincón del minilavadero y una encima de la otra, ¿cómo vamos a pensar en un sistema descalcificador con sus depósitos de sales y esas cosas que además tienen que estar a la vista para el mantenimiento?

Así que la jarra Brita me sorprendió agradablemente, fue uno de esos regalos útiles que se agradecen tanto. ¡A ver qué pasa!

Si tú ya tienes claro que quieres comprar una Jarra Brita para filtrar el agua, a continuación tienes una selección de las mejores ofertas para comprarla más barata:

Las mejores Jarras de Brita

Brita Marella

Pues si, hasta ahora el agua del grifo, que es la que solemos en casa, sabía a todo menos a agua, -incolora, inodora e insípida-, lo se, pero es que o bien olía a desagüe, o sabía a cloro, sin contar con el análisis microbiológico, que eso si que no tiene remedio, ni los residuos que se quedan en el filtro del grifo y los que pasan.

Así que, aunque ya había leído la opinión sobre esta jarra filtro, no me decidí a comprarla hasta leer en uno de los periódicos de tirada gratuita un artículo sobre la mala calidad del agua que bebemos últimamente en Valencia, y es que supongo que la sequía que padecemos también se tiene que notar en esto a pesar del trabajo de las depuradoras de agua que abastecen la ciudad.

Empecé por mirar precios, y no fue difícil de encontrar, en la ferretería que hay junto al ambulatorio donde trabajo, en una farmacia en la que entré de casualidad, y al final en un hiper, que aunque me gusta, no suelo ir demasiado a menos que vayamos a la playa.

El modelo que compré es el BRITA MARELLA cool, de 2,4 litros y con el nuevo filtro «Maxtra», que tiene un 20 % más de eficacia de reducción de la cal comparado con el cartucho «Brita Classic» según especifica en la caja de la jarra.

La jarra consta de 4 piezas, todas ellas desmontables incluido el filtro.

El recipiente está formado por 2 partes que se superponen, y en el superior es donde va encajado el filtro, cayendo el agua ya «limpia» a la parte inferior de la jarra. Estas dos partes se pueden lavar en el lavavajillas o con agua jabonosa templada sin jabones corrosivos.

La tapa, no apta para el lavavajillas, tiene 2 cubiertas movibles, una de ellas más amplia para rellenar la jarra con agua del grifo, y otra más pequeña para servir el agua ya filtrada.

En la tapa, incluye también un indicador electrónico que nos avisará del estado del cartucho/ filtro y la necesidad de ser cambiado por uno nuevo, que no es ni más ni menos que un control con 4 barritas (IIII) y que conforme vayan pasando los días irán disminuyedo en cantidad hasta borrarse. La duración aproximada es para un consumo de agua durante 4 semanas de una familia de 4 personas (a mi me durará algo más) .

Aunque el volumen de la jarra es de 2,4 L, la capacidad real de agua filtrada es de 1,4 litros. Poca si, eso pensé yo, pero cuando vi la rapidez con la que se filtraba, no hay problema con utilizar la jarra de siempre y trasvasar el agua o rellenarla de nuevo, en un momento tenemos agua limpia lista para beber.

Yo ya había utilizado un filtro de agua cuando mi hija Andrea era pequeña para biberones y comidas, pero aunque la base era la misma, este había que tenerlo enganchado directamente al grifo y filtrar la cantidad de agua que quisieramos a un ritmo muy lento, por lo que acababamos teniendo garrafas de agua filtrada con el consiguiente agobio por el espacio y el hecho de estar siempre pendiente de ellas.

Así que eso de que el filtro venga incorporado en la jarra lo considero una gran ventaja, además, el hecho de que el filtro sea un cartucho también es un adelanto a la hora de limpiar la jarra y cambiarlo.

El sistema de filtración, según explica, consta de 4 pasos:

  1. Prefiltración intensiva: el agua pasa a través de un filtro de malla fina.
  2. Filtración de intercambio de iones: la resina de intercambio de iones reduce la cal, el aluminio y determinados metales pesados, como el cobre y el plomo.
  3. Filtrado de Carbono activado: el carbono activado reduce las sustancias que pudieran provocar el mal olor y el sabor como el cloro, algunos pesticidas e impurezas orgánicas.
  4. Filtración final intensiva: el filtro de malla fina especial retiene la mezcla de partículas.

Después de leer esto habrá que destripar el filtro una vez ‘caducado’ para comprobar su aspecto por dentro.

¿Quieres más?
Encuentra más ofertas en Jarra Brita y lee opiniones de otros usuarios
Ver más descuentos

Como veréis en la foto, la jarra es transparente (de plástico), por lo que en todo momento podemos ver la cantidad de agua que nos queda y el ritmo de filtración. Se puede meter en la puerta de la nevera, ya que su forma es oval.

Y creo que ya solo me queda comentaros su precio, que fue de 20 €, y cada pack de 3 filtros (en la ferreteria) cuesta 18 €, tendré que buscarlos en el hiper, pues cuando compré la jarra no quedaba ni uno, vamos, incluso había que comprobar que la caja que cojiamos llevaba su filtro dentro, pues mas de uno había desaparecido.

Mi valoración personal es que desde luego vale la pena comprar la jarra, que se nota muchísimo el sabor, hasta diría que sabe a agua mineral, si, de la embotellada, y además de la buena, de la que sabe a manantial.

Si soléis comprar agua desde luego notaréis el ahorro, y si no, pues agradeceréis el sabor, tanto al beber como al cocinar, y vuestras plantas también lo agradecerán.

Estoy contenta de haber hecho la compra.

Brita Aluna

La marca Brita tiene diferentes modelos. Entre ellos los Atlantis, Aluna, Marella y Space Server. Fundamentalmente se diferencian en la capacidad, lo que les permite realizar una oferta atractiva. No es necesario que te lleves el modelo que tengan, sino que puedes elegir una Jarra Purificadora en función de tus intereses. Por ejemplo, no es igual tener una jarrita para una familia numerosa que la utiliza para todo a tenerla para las infusiones de media tarde, o para tener agua fresquita dentro de la nevera. Las distintas necesidades obligan a distintos diseños y distintas adaptaciones.

En mi caso tengo una ALUNA, como os describiré a continuación.

Tiene una capacidad de tres litros, lo que hace a esta jarra muy interesante, porque te permite ir dosificando el consumo del agua. Quiero decir que conforme vas consumiendo agua purificada puedes ir rellenando el depósito para que no se te agote. Tenemos más que de sobra para las cinco compis del pisito.

La usamos casi para todo. Al principio sólo era para beber, pero luego decidimos purificar el agua de cocción y, por supuesto, para regar nuestras plantitas que agradecen un montón disponer de agua en buenas condiciones. Por las tardes nuestra jarra Brita es la reina de la mesa, pues las infusiones las hacemos con agua purificada. Y al atardecer, si ha lugar alguna fiestorra, hacemos los cubitos de hielo con agua de primera, que siempre conviene tomar calidad. Como veis, agua purificada para casi todo.

Le sacamos un gran rendimiento a nuestra jarra, pero tiene un inconveniente: que consume filtros de carbono continuamente.

De serie ya traía tres filtros. Por recomendación del manual de instrucciones los dos primeros filtrados que hicimos los tiramos, por no sé qué historias de preparar la jarra a un funcionamiento idóneo. El caso es que un filtro sirve para 50 usos de la jarra, por lo que nos dura casi dos meses. Teniendo en cuenta que vale 6 euros, 3 en el chino de la esquina, sale mucho más económico que comprar agua mineral.

También tiene una ventaja, es de un material plástico preparado para su limpieza en el lavavajillas. Por lo que no ofrece inconvenientes para una limpieza adecuada.

Mi Jarra tiene un diseño ovalado, de material plástico transparente por lo que siempre puedes saber el contenido de la Brita.

La tapa tiene un segmento rotatorio para poder llenar la Brita sin necesidad de quitar la tapa. También tiene un contador de filtrados para que no tengas que estar calculando el momento adecuado para poner un recambio de filtro. Yo escogí este modelo porque el contador es digital que calcula el gasto del filtro porcentualmente por su uso, en otros modelos es un contador temporal que te da la señal de recambio al mes de su uso. Yo preferí, y creo que acerté, el primer sistema porque contar a un mes te puede hacer cambiar el filtro antes de tiempo o demasiado tarde, pues depende de tu ritmo de filtrados.

El filtro está protegido dentro de un cartucho. Uso el modelo classic, aunque el fabricante recomienda el modelo maxtra, porque es el que tienen en la tienda de electrodomésticos que está al lado de la entrada del tren, frente a Comisaría, que es donde suelo comprar los recambios. Valen casi igual y sus diferencias son muy escasas. Tiene una membrana muy fina que tamiza la suciedad de mayor tamaño, una capa resinosa para absorber los metales pesados y la cal, un sector de carbón activo para el cloro y una membrana final.

Nosotras usamos mucho la jarra Brita y estamos contentas con ella. El único inconveniente es tener que repartirnos el trabajo de rellenarla cuando la usamos, por riguroso turno, para que nunca nos falte un agua en perfectas condiciones.

El agua sabe bien y sobre todo se le nota que sale muy bien depurada, sin olores raros, ni presencias de metales. Por lo que nos ha costado hemos hecho una inversión extraordinaria. Estamos muy contentas con nuestra Brita.

Eso sí, tengo algo que advertiros: la calidad del agua depurada depende de la calidad inicial del agua. Os lo explico. La capa de carbón activo absorbe casi todo el cloro contenido en el agua, por lo que el principal ingrediente que el ayuntamiento utiliza para refinar el agua municipal se pierde en el proceso de depuración.

Si el agua de la que dispone vuestro municipio no es de calidad, yo os recomendaría que antes de compraros una jarra purificadora hicieseis alguna prueba de sabor. En el proceso de eliminación de sustancias ajenas al líquido elemento también se retiran las que la administración usa para refinarla. De ahí que dependiendo del agua de que dispongáis os pueda dar sabores extraños.

Porque estos filtros eliminan casi todo el cloro, pero reducen el nivel de PH contenido en el agua, acidificando el agua. Si vuestra agua es suave no pasa nada, pero si es dura se pueden quedar sabores fuertes poco agradables.

Concluyendo que es gerundio:

Nosotras estamos muy contentas y la usamos para casi todo.

Brita Elemaris XL

Nunca pensé que necesitaría una jarra purificadora de agua ya que vivo en Madrid y gracias a Dios tenemos unas de las mejores aguas de España. De hecho se dice que una de las primeras cosas que los madrileños echamos más de menos cuando estamos fuera es eso: nuestra agua de Madrid.

Cuando compre esta jarra lo hice porque primeramente me expusieron un reportaje donde se explicaban las ventajas de uso, que realmente me convencieron y me animaron a probarla.

La jarra aparentemente es como una jara convencional y consta principalmente de tres partes:

  • La jarra propiamente dicha donde quedará el agua y que tienen una capacidad de 3,5 litros en total de agua ya filtrada.
  • El embudo donde va alojado el filtro y por el cual se va purificando el agua que recogemos directamente del grifo
  • La tapa de la jarra. En a tapa podemos encontrar en orificio por donde entra el agua y donde sitúa además el marcador de vida del filtro.

Lo que mas gusta de la jarra es que posee una forma ovalada muy especial e ideal para meterla en el hueco de la puerta del frigorífico sin problema y así mantenerla fresca.

Además tiene un asa muy practica y con una forma muy fácil para agarrarla.

Antes de nada hay que tener en cuenta que sin los cartuchos convenientes el agua no se purifica. Los cartuchos de la jarra Brita que yo uso son los Classic aunque ahora tenéis disponibles también los cartuchos Maxtra que dicen que son mejores aunque no los he probado todavía.

Primeramente se quita el envoltorio del cartucho y se sumerge el cartucho en agua hasta que suelte unas burbujas. Después se coloca en el embudo de la parte intermedia de la jarra. Se llena la jarra dos veces tirando el agua y dejando valido a partir del tercer llenado.

La jarra viene provista con un indicador electrónico de cambio de cartucho que avisa cuando se puede cambiar. Cada vez que se cambia el cartucho se pulsa el botón que indica que esté se encuentra al 100% y a medida que se van realizando llenados de la jarra este marcador ira cambiando su validez hasta que nos avise que tenemos que proceder a un nuevo cambio.

Con la jarra todo esto queda bastante amortiguado o desaparecido por completo. Me he acostumbrado a llevarme la jarra a zonas de vacaciones donde me pasaba el verano comprando agua mineral y aunque no llega a ser un agua completamente buena es bastante bebible y sin sabores ni olores extraños.

En casa se usa para prácticamente todo ya que desde el café, las infusiones, cocinar, hervir alimentos e incluso regar las plantas es ya habitual su uso. En casa tenemos una gran colección de orquídeas que gracias a que se riegan con esta agua no están siendo afectadas por la cal del agua ni los minerales no adecuados.

Incluso podéis usar el agua para mantener por mucho más tiempo las flores que os regalan o las que cortáis en el campo.

Además todos los electrodomésticos en los que uséis esta agua prolongaran su vida considerablemente ya que se verán privados de la cal y la suciedad del agua que tanto les afectan como a las cafeteras, la plancha y todos los que usen agua en su interior.

Hasta los colores de los alimentos cambian y podéis comprobar que las verduras quedan con un color verde más sano y las legumbres tienen mejor sabor.

Yo os recomiendo su uso ya que se notan sus efectos y beberéis agua mucho más sana y purificada que la del grifo. Una de las cosas que van en desventaja es que los filtros de la jarra son caros y cada uno te viene a costar 5 euros de media. Eso sí duran aproximadamente un mes y dependen de la dureza del agua en la zona en la que vivís y de la cantidad de agua que gastéis ya purificada.

Aún así es más barato que comprar agua embotellada ¡¡

Brita Fjord Cool

Mi relación con Brita empezó hace tiempo cuando compré el contenedor grande (yo me arriesgué a meterme del tirón con lo más grande de la gama, porque andar con tonterías de jarritas me parecía un poco absurdo). Como quedé tan contenta con los resultados, y sobre todo con lo de no cargar con las garrafas ni botellas de agua por esos cinco pisos sin ascensor, al final, he terminado por convencer a mi madre para que se comprase una jarra.

La verdad es que íbamos buscando el contenedor, pero en El Corte Inglés no lo tenían (tenían uno, pero estaba roto así que lo dejaron de exposición, y yo no tengo ganas de volver para que me lo trajeran bajo pedido), así que al final nos llevamos esta jarra, con dos cartuchos Maxtra de regalo, más el cartucho que traen siempre.

Digamos que la jarra tiene tres partes, más el cartucho. Lo que es la jarra en sí, transparente mate, la parte donde se echa el agua para filtrar y el soporte para el cartucho y la tapadera.

Pues bien, es una jarra Brita, transparente, se ve la zona del depósito donde hay que echar el agua, y donde también está el cartucho que filtra el agua, y el mango y la tapa son blancos. Hay otras con mangos de colores, pero la verdad es que solo en dos jarras varía la capacidad (en las denominadas nombrequesea XL), y puestos a pensar en la cal del agua, mejor blanca y no se nota no? Además la jarra no es del todo de plástico transparente brillante, sino más bien mate, lo que impide que esa antiestética cal, deje rastros demasiado visibles.

Obviamente en la parte interior, se supone que no saldrán las famosas manchitas blancas, más que nada porque el agua que entre, en principio siempre estará filtrada.

Tiene una capacidad de filtrado de 1,5 litros, con lo que la capacidad total de la jarra es de 2,6 litros, con lo que si la llenamos del todo, tenemos al final, cuando se termine de vaciar la jarra, 2,6 litros de agua filtrada. No es complicado ya que la tapadera de la jarra encaja perfectamente y no corremos el riesgo de que el agua no filtrada se mezcle con la filtrada. Yo, que soy muy burra jajaja (es verdad jo), pues lo probé moviéndola de todas formas posibles para ver si se mezclaba y no, no lo hace.

brita fjord

Como siempre, te ponen que la capacidad de filtrado del cartucho desaparece en un mes, de ahí que te venga con un «aparatito» llamado memo al que tienes que pulsar cada vez que cambies el cartucho Maxtra (ya que la jarra solo es compatible con este tipo de cartuchos), y a las 4 semanas, el memo empieza a parpadear como un campeón.

Pues bien, como ya tuve esa experiencia y esa duda y me puse en contacto en su día con los comerciales de Brita, a través de su página web (www.brita.net/es), para consultar este tema, me dijeron que no pasaba nada, que lo usara hasta que completara el cupo de litros de agua para los que está diseñado, y no el tiempo. Que eso era orientativo. Y como el cupo del cartucho lo miden en 30 días o 150 litros, me quedo con los litros, ya que pasados esos 30 días, aquello sigue funcionando igual de bien.

Para más detalles os diré que entra muy bien (a medida) en las puertas de los frigoríficos, tiene el asa ergonómica, se puede lavar en lavavajillas (excepto la tapa, donde va el sistema de memoria ese con pilas y tal y te lo puedes cargar, vamos, que te lo cargas fijo), y la base es antideslizante. Y se agradece, la verdad, porque, por ejemplo, mi contenedor (optimax cool), tiene unas «patitas», más que patas son salientes para hacer de base, y cuando la voy a llenar se me resbala… esta no se resbala. La verdad es que en las pruebas le he hecho alguna que otra perrería a la jarra jaja, mi madre alucinaba. ¿Y todo eso lo tengo que hacer cada vez que la llene, nena? Jaja.

Lo que dicen sobre las cualidades del cartucho Maxtra es lo siguiente, en el fondo, es el cartucho lo que filtra y lo que cuenta. Aparte de reducir la cal en una medida muuuuy interesante hace lo siguiente:

Reducen otras substancias como el cloro, que afectan al olor y el sabor del agua del grifo, reducen el aluminio y ciertos metales pesados (como el cobre y el plomo), además de determinados pesticidas. También reducen las impurezas orgánicas. El resultado es un agua más limpia y clara para preparar unas bebidas calientes y frías con un sabor estupendo, unos platos deliciosos y menos cal acumulada en sus electrodomésticos.

Y para más información esto es lo que me dijeron en un correo cuando pedí información:

Los cartuchos de Brita contienen una combinación de resina de intercambio de iones y carbón activado. El carbón absorbe el cloro, los pesticidas y los contaminantes orgánicos, mejora el sabor y elimina los olores y la decoloración. También contiene un inhibidor que evita el crecimiento de bacterias. La resina de intercambio de iones elimina la dureza temporal que causa la cal; y también reduce significativamente los niveles de metales como el aluminio, el cobre y el plomo. Como valor indicativo los cartuchos MAXTRA reducen alrededor de un 75% aunque dependiendo de la zona pueden variar.

Así a bote pronto está más que bien, y después del dineral que yo llevaba ahorrado, me parecía más que bien que mi madre también se aprovechara de lo mismo. Ella que bebe agua de marca, más notará la diferencia económica, ya que con su ascensor, el gasto de subir las escaleras, el dolor de espalda y eso… pues se lo ahorraba ya de antes.

Esta jarrita, la fjord cool, para mi madre (que vive sola) está muy bien, y como ella tampoco bebe el agua excesivamente fría, va rellenándola conforme se va vaciando, y así tiene el agua a la temperatura exacta en el frigo.

De precio… pues 30 euros, vale casi igual en todas partes. En Eroski o Carrefour salía por 29,90 euros, pero hay que ir, y yo ya estaba en el corte inglés, así que nos dejamos de tonterías. El contenedor que tengo sale más económico (35 euros aprox.) pero es muuuy difícil encontrarlo, y la verdad, es que mi madre está contentísima con esa jarra que llena, mete en el frigorífico y la pone en la mesa con total comodidad, seguridad y muy tranquila de no tener que pensar en si se le acaba el agua o no.

Ahora lleva ya dos o tres días dándome la vara para que le compre cartuchos!!!! Pobrecilla, jaja es que ahora no se da cuenta de cuánto duran! Le he hecho una especie de cuadrante para que vaya tachando las veces que ha de llenar la jarra para cambiar el cartucho y le da la sensación de ir demasiado deprisa. Si bien es cierto que al principio pasa (yo no cocinaba con el agua de Brita, porque los cartuchos a 6 euros me parecían… caros, y creía que iba a fundírmelos), y ahora en casa todos bebemos de la Brita, (con el todos me refiero a mis hamsters, el periquito y por supuesto mi gata Runa), cocino con ella, y la uso hasta para cocer los huevos!! De aquí a nada veo a mi madre haciendo lo mismo.

El tema cartucho es más fácil de encontrar, suele haber el pack de tres en cualquier tienda, a un precio relativamente barato. Bajo mi punto de vista lo mejor es aprovechar la oferta del pack de 6 que siempre suele salir más económico, solo que hasta ahora solo lo he visto en ECI, y en internet. La última (y única) vez que he comprado dicho pack, lo hice en Areapc, aprovechando un pedido y me salió bien de precio, además estaba de oferta, pero que echando cuentas, sale económico.

Y poco más me queda por decir, en la web os podéis registrar, registrar productos, os envían tiras reactivas de pH para calcular el de vuestra agua tanto antes como después de haberla filtrado… y te lo explican todo con detalle. Lo digo por si tenéis dudas y si os quedan más ganas de leer sobre las Britas, pasaos por mi otra opinión sobre el tema jaja.

¿Para qué sirve una Jarra Brita?

jarra brita

Brita nos promete reducir la dureza -la cal-, el sabor a cloro y las impurezas en general del agua que pase por ella mediante el filtrado «en cuatro pasos» proporcionado por los cartuchos «Maxtra», que son los compatibles con nuestro modelo de jarra, que es un pelín diferente del que aparece en la cabecera de este producto.

Os remito a la página web de Brita para obtener más información y sus promesas publicitarias, aunque principalmente se trata de eso: reducir la cal y el sabor a cloro. Que no es poco.

El agua filtrada con la jarra se usa, principalmente, para beber. Naturalmente, puede también usarse para cocinar, aunque en este caso suele ser necesario rellenar la jarra un par de veces para obtener toda el agua necesaria para, pongamos, poner a cocer unos tallarines. Desgraciadamente y por motivos obvios, lavadoras, lavavajillas y demás electrodomésticos acuosos del hogar no se podrán ver beneficiados por este método de purificación del agua, cosa que sí es posible instalando descalcificadores de esos fijos a la entrada de la instalación.

Cómo se usa la Jarra Brita

funcionamiento jarra brita

La jarra se llena de agua por una abertura practicada en la tapa de la jarra, en la parte superior de la misma. Inmediatamente cae en un depósito que ocupa la mitad inferior de la jarra. El filtro en sí es una cosa del tamaño aproximado de un puño que encaja a media altura de la jarra, que para que os hagáis una idea queda dividida en esos dos depósitos. Poco a poco, por efecto de la gravedad el agua se va filtrando y va cayendo desde la parte superior hacia el depósito inferior, donde queda ya lista para servir.

El filtrado no es instantáneo, hay que esperar unos minutos a que caiga toda el agua que acabamos de verter en la jarra. Un par de ellos, más o menos, para todo un depósito. Esto no supone mayor inconveniente salvo en caso de necesitar una cantidad de agua mayor que la propia capacidad de la jarra -por ejemplo, para cocinar-, en cuyo caso tendremos que esperar un poquito entre llenado y llenado.

Conviene esperar a que se haya filtrado toda o casi toda el agua antes de empezar a servirla; si no, corremos el riesgo de que la que queda todavía por filtrar en la parte superior rebose por los bordes de la tapa superior de la jarra.

El filtro y el mantenimiento de la jarra

Cuando se estrena filtro (y lógicamente la primera vez que usamos la jarra) es preciso dejar pasar el equivalente a dos jarras de agua por él antes de poder beberla; nos dicen que es para limpiarlo y prepararlo bien para su uso cotidiano, y evitar que notemos un sabor extraño sin necesidad.

La jarrita Brita requiere de cierto mantenimiento: el filtro se va gastando con el uso y es necesario sustituirlo cuando ya no da más de sí. Esta sustitución es bastante sencilla, los filtros encajan muy bien en la jarra. Para sustituirlo, en primer lugar se retira el filtro anterior (cosa muy sencilla gracias a una anilla de plástico que sirve únicamente para tirar de él hacia arriba en el momento de cambiarlo). Después, abrimos el nuevo, lo sumergimos en agua para empaparlo y eliminar el aire de su interior y finalmente lo colocamos a presión en su emplazamiento definitivo. Solo queda dejar pasar esos dos primeros filtrados y ya lo tenemos.

Para controlar el estado del filtro, el modelo de jarra que nosotros tenemos incorpora una especie de medidor que indica cuánto falta para cambiarlo. En principio se nos dice que este medidor monitoriza la calidad del filtro a medida que éste se va gastando pero, en realidad, no es más que un contador, un reloj que va marcando el paso de las semanas, y a la cuarta desde que se inicializó ya aconseja el cambio del filtro. No tiene para nada en cuenta el uso que se le dé a la jarra, parece más bien orientado a facilitar un beneficio económico constante a los señores de Brita a base de que compremos filtros. Nosotros hemos cambiado el filtro solo una vez en estos tres meses y cuando todavía no notábamos claramente un deterioro en la calidad del filtrado.

Estos dichosos filtros cuestan alrededor de 6€, así que son un lujo de eso que uno puede permitirse sin demasiado problema, y más aún si no hace demasiado caso del indicador de la jarra y espera a cambiarlo cuando realmente sea necesario. Usando la jarra a diario, a este ritmo nosotros nos acabaremos gastando unos 20 ó 30€ al año, no más.

¿Se nota en el sabor del agua el uso de la jarra Brita? Opiniones

El agua filtrada por esta jarra sabe mejor que bebida directamente de mi grifo, de eso no tengo duda ninguna, y mi pareja tampoco. Desde que la tenemos, no hemos vuelto a beber agua corriente ni a comprarla envasada. Bien, todos sabemos que no existe el agua ideal, incolora, inodora e insípida, pero la que sale de la jarra ya filtrada se acerca a eso mucho más que el agua corriente de mi zona.

El café también lo hacemos con el agua que sale de la jarrita, y ciertamente también se nota una leve mejoría, aunque en este caso es algo más subjetiva y sutil. Además, los conductos de la cafeterita exprés que tenemos lo agradecen con toda seguridad.

Las ollas que ponemos al fuego a hervir suelen estar llenas de agua también filtrada por la Brita, o sea, cocinamos con agua filtrada siempre que tenemos ocasión. En general, puede decirse que lo que más se nota es que el sabor del agua al beberla mejora sensiblemente, y eso le lleva a uno a filtrarla siempre que puede para cualquier uso relacionado con el consumo humano.

Por otro lado, incluso los modelos más grandes acaban resultando pequeños. Eso se debe al gran tamaño del filtro y a que divide la jarra en dos partes, los dos depósitos de los que hablaba antes. Así, como mucho tenemos algo más de un litro de agua filtrada al mismo tiempo. Algo más de un litro que necesitan toda una jarra que, si la observáis, os daréis cuenta de que puede ponerse en la puerta de la nevera pero a costa de que ocupe más de la mitad de ésta. El tamaño y la aparatosidad de la jarra es uno de los mayores inconvenientes que yo le veo a esta jarrita.

Ventajas de la Jarra Brita

  • Mejora el sabor del agua
  • Reduce su dureza (su contenido de cal)
  • Su mantenimiento no resulta caro
  • Los filtros se cambian con facilidad

Desventajas

  • La jarra tiene una capacidad más bien limitada
  • El proceso de filtrado es un poco lento
  • Aunque el mantenimiento es sencillo y no caro, lo necesita

Conclusión

Recomiendo la compra de este producto. Nosotros lo utilizamos intensivamente y realmente mejora la calidad del agua que bebemos. Si es posible, lo mejor es instalar un sistema completo de descalcificación en el hogar; pero, a falta de eso, la jarra Brita es una alternativa económica y muy eficaz. He oído y leído algunos casos en los que hablas de agua filtrada que tiene un sabor raro, pero en nuestro caso eso no es asi y nos gusta mucho como queda.