Jean Paul Gaultier Le Male

Cada día que pasa uno se sorprende nuevamente, esto fue realmente lo que me ocurrió hace poco al poder oler la fragancia “Le Male” de Jean Paul Gaultier, no es que no la conociera, sino que nunca había prestado mucha atención sobre ella, sin embargo su olor me dejo un recuerdo que mi mente no podía olvidar.

Para quien no conozca quien es Jean Paul Gaultier, se trata de uno de los diseñadores parisinos por excelencia. Se trata de un diseñador al que le gustan los desafíos imposibles y se suele salir totalmente de los estándares de estilo y muchas veces también de la sensibilidad. Su concepto de la visión de la moda puede llegar a considerarse en cierto punto salvaje.

Según dice, el encuentra su “musa” en las calles y suburbios de Francia, por lo cual se le puede considerar un diseñador muy urbano. Sus trabajos preferidos en las rayas, algo que destaca en el diseño de “Le Male” y también en la propaganda que se le da a este. Se le llega a considerar como el estilo “marinero”. Su visión del mundo es algo surreal, lo que le lleva a conseguir grandes adeptos pero a su vez muchos detractores.

Toda esta visión de Jean Paul Gaultier se ve reflejada en esta colonia, que desde su creación en 1995, ha causado furor no solo en el sector del el hombre más elitista, sino que se ha ido adentrando en muchos de los que no eran adeptos a grandes fragancias. Con “Le Male” ha conseguido romper el clásico molde de la presentación de las fragancias, ya que esta fragancia se nos presenta en una lata, pero no en una lata cualquiera y estética, sino en una lata típica de tomate, pero sin ninguna pegatina, ni inscripción que resalte a la vista, sino que en la rugosidad de su envase gris se puede encontrar serigrafiado el nombre del perfume y el del diseñador.

Desde que fue lanzada al mercado, ha sido una de las fragancias masculinas más vendidas, y quizás hoy pueda verse como inconveniente el hecho de que la lleven muchos chicos… A mí, personalmente, eso no me importa, ¡huele genial!

Cómo es el frasco

No seáis mal pensados que no se necesita abrelatas para obtener la fragancia, sino que al destapar la lata, podemos encontrar la fragancia dentro del tronco sin extremidades de una especie de maniquí masculino vestido, como no iba a ser de otra manera, de marinero (símbolo de la moda de Jean Paul Gaultier).

Lo primero que llama la atención es el frasco, que viene a tener la forma de cuerpo masculino, muy original, al igual que la femenina. El material elegido ha sido el cristal ahumado, translúcido, de color azulado, con el sólo adorno de unas rayas que vienen a hacer como de camiseta marinera. Sólo hay que tener en cuenta que a Gaultier le apasiona esa estética marinera; hasta hace nada, de hecho, el anuncio era liderado por un muchacho fuertote con tatuajes muy femeninos y con la gorrita blanca típica marinera. A día de hoy, el anuncio ha cambiado para mejor y lo protagonizan unos apuestos jóvenes en un baño que, tras haberse duchado, se están arreglando y se echan «Le Male»

Me gusta mucho que lleve una anilla para bloquear el difusor y que no lleve tapón, aunque no sé si esto puede hacer que la colonia se evapore y vaya perdiendo un poco de su aroma según vaya pasando el tiempo

Podemos encontrar «Le Male» en frasco de vaporizador de 75ml o 125ml, o en frasco sin vaporizador de 75ml. Yo opté por el frasco con vaporizador de 75ml, pues el de 125ml me pareció algo exagerado. Todo frasco viene, salvo que adquiramos algún estuche promocional, en una lata bastante bonita con la marca del perfume grabada en relieve, que bien puede servir una vez se acabe, para guardar cosillas.

Como huele Jean Paul Gaultier Le Male

Le Male es un perfume masculino algo fuerte, no está indicado para los que quieren una fragancia fresquita, pues aunque la de J.P Gaultier no es excesivamente empalagosa, sí es de las que perdura y se quedan grabadas en el olfato.

El olor es tremendamente atractivo. Es sensual, masculino, excitante, produce una sensación de bienestar que a mí me encanta.

Su olor es el fruto de una armónica mezcla de la lavanda, de menta, de flor anaranjada, de vainilla, y de ámbar. Lo que hacen que el olor sea muy impregnante en un principio, pero que su perdurabilidad y notoriedad sea algo constante. Esta calidad que desprende esta colonia puede que la haga algo ocasional y que sea mejor usarla en esos momentos especiales, aunque también puede llegar a ser la “firma olorosa” del hombre.

Realmente es un olor que no deja indiferente a nadie, pero que suele dejar satisfechos a todos sus compradores, desde mi modesto punto de vista se trata de un caro perfume pero merecedor de cada céntimo gastado en él. No tiene un destinatario fijo, es decir, esta destinado tanto al sector juvenil como al adulto.

Jean Paul Gaultier Le Male, un regalo excepcional

Aun no he podido oler la de chica pero con que se parezca un poquito a la de hombre seguro que me encanta esta colonia.

Creo que es un regalo genial para cualquiera ya que tiene un aroma que agrada a la mayoría de la gente (o eso creo)

Su precio no es excesivo y el detalle es de agradecer, además si se la regaláis a vuestra pareja y os gusta a vosotros o además también está muy bien para regalar a amigos o familiares, seguro que quedan contentos.

El frasco me salió por 41.50€, ni excesivamente barato, ni excesivamente caro; si tenemos en cuenta cómo están los perfumes, llegaremos a la conclusión de que éste es una buena opción en lo que se refiere a popularidad-aroma-diseño del frasco-presentación-precio.

Es difícil que a un chico no le guste el aroma, así que os podéis atrever a regalarla siempre y cuando, claro está, os aseguréis antes de que no la tiene; porque como dije antes, es tan vendida y popular, que puede que ya haya llegado a sus manos…

Mi opinión de Le Male de Jean Paul Gaultier

Esta colonia creo que es una de las más famosas para hombre, y es que es muy fácil poder olerla al menos una vez al día en algún chico que se cruza a nuestro lado. En mi familia empezó utilizándola mi hermano y fueron varios frascos los que utilizó, luego mi novio también la utilizaba desde siempre y es la que sigue usando. Pero vamos, que mi ex, mi vecino, el chico del tren… Son muchos los que acaban haciendo de esta colonia la suya del día a día.

En mi opinión tiene un olor muy sensual, me encanta cuando mi chico se la echa, es que huele tan tan bien. Tiene una gran intensidad, dura muchísimo y es que aguanta todo el día sin variar para nada su olor con el paso de las horas, que es lo que se agradece. No me gustan nada esas colonias que van «transformándose» y acaban pareciéndose muy poco a la colonia que te echaste en un principio.

A mí me encanta como huele, y como dos personas de mi familia la utilizan, es una opción muy buena para hacer como regalo cuando se les acaba.

El único inconveniente es que casi todo chico la lleva o la ha llevado, es un olor ya muy común entre el género masculino, pero es que da lo mismo, a mí me parece una colonia para chico que huele genial y no me importa esa popularidad que tiene, que si la tiene es de hecho porque gusta tanto a ellos como a ellas.

Es la colonia para hombre más vendida en España y de las más vendidas en Europa, así que algo tendrá que tener.

Si dudas que colonia comprar a un hombre, seguro que casi al 100% aciertas regalándole Jean Paul Gaultier Le Male.

Ver más opiniones en Amazon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.