Camelbak

Hace poco que me ha dado por el tema de la bicicleta, de modo que poco a poco me voy equipando para comenzar a hacer rutas cada vez más largas. Y una de las cosas que me recomendaron desde el principio fue esta mochila de hidratación, más conocida como Camelbak, que nos sirve para llevar una buena cantidad de agua.

Como toda mochila nos la colocamos en la espalda, y lleva un dispositivo (tubo de goma) conectado a la bolsa de agua, que llega hasta la parte delantera, a la altura de la boca, de modo que cuando tengamos que beber lo podemos hacer sin soltar las manos del manillar de la bicicleta, perfecto para aquellos que no estén muy sueltos con la bicicleta.

Si tú también quieres un Camelbak, a continuación tienes las mejores ofertas para comprarlas más baratas:

Las mejores Camelbak

Camelbak MULE

Cuando practicamos el ciclismo de montaña de forma seria, nos vemos obligados, tarde o temprano a tener que llevar un montón de cosas encima. De hecho, yo ahora mismo suelo llevar:

  • Llave para radios
  • Multiherramienta
  • Móvil
  • Mini-botiquin
  • Cámara
  • Desmontables
  • kit repara pinchazos
  • Llaves de casa
  • Documentación
  • Bomba
  • Patilla del cambio

Como veis, son muchos objetos y todos importantes. No puedes salir sin uno de ellos porque como os digo, tarde o temprano nos hará falta. Todo esto es muy bonito pero…¿dónde metemos todo este arsenal?

Hace ya unos cuantos años se pusieron de moda las mochilas Camelbak que son mochilas que ofrecen una bolsa para llevar agua para largas rutas (no siempre hay una fuente en medio de la sierra o el monte) y adicionalmente cuenta con bolsillos para poder llevar todos los objetos mencionados anteriormente.

La Camelbak Mule es la que mejor compromiso tiene con respecto a tamaño y capacidad, es decir, sin ser extremadamente grande, permite una capacidad tanto de agua como de objetos realmente asombrosa.

La Camelbak Mule viene con una bolsa para llevar agua que ofrece una capacidad de 3 litros. Más que suficiente para una ruta de entorno a 50-60 kilómetros.

Para llenar la bolsa disponemos de una gran entrada de agua que se abre y cierra girando el tapón y que además ofrece un sellado total por lo que no se escapará el agua.

Para beber el agua, disponemos de una boquilla que habrá que morder con delicadeza y aspirar como si estuvieramos bebiendo de la típica pajita de refresco.

Esta boquilla es antigoteo pero aún así trae una especie de grifo que podemos cerrar y entonces ya no entrará ni saldrá agua por mucho que lo intentemos.

camelbak mule

Una vez guardada la bolsa en el interior de la mochila, comprobaremos las virtudes de ésta. Si metemos agua fresquita, la mochila conservará la temperatura durante muchas horas y eso en verano con 38 grados se agradece.

La Camelbak Mule cuenta con varios compartimentos:

  • Compartimento principal: ocupa toda la superficie de la mochila (de arriba abajo) y está destinado pues a llevar bocadillos, bombas, o incluso ropa.
  • Compartimento secundario: está dividido por secciones y es ideal para guardar la cámara de aire, las herramientas y demás accesorios. Este compartimento posee una tira con un gancho para guardar las llaves.
  • Compartimento impermeable para llevar el móvil o el reproductor mp3. Tiene una cremallera totalmente estanca y es literalmente imposible que entre agua en él.

Aparte, la mochila posee una serie de tiras ajustables que al abrirlas, la mochila quedará más ensanchada aumentando de esta forma su capacidad. Si las cerramos, la mochila se aplanará y nos permitirá una movilidad fantástica cuando estemos por el monte.Para que os hagáis una idea, yo he llegado a llevar en la mochila, a parte de lo mencionado al principio de la opinión, 3 litros de agua, la cámara de fotos, una botella de un litro de Aquarius, 2 bocadillos con chorizo y una camiseta de manga larga de recambio. La mochila igual pesaba 8 kilos pero entró todo a la perfección.

Y con este equipaje pude aguantar sin repostar la friolera de 98 kilómetros de plena montaña.

La mochila ofrece unas terminaciones fantásticas, cualquier detalle, costura, material está realizado fantásticamente bien.
En la parte de contacto con la espalda encontramos una zona acolchada 100% transpirable que además posee como unos “túneles de viento” para ofrecer una buena refrigeración.

También nos encontramos con detalles como el mencionado bolsillo impermeable para el móvil o el gancho para las llaves.
El guiado del tubo de la bolsa del agua es magnífico para que nosotros lleguemos perfectamente a la boquilla y no nos moleste para nada.

Por último, también encontramos numerosos detalles reflectantes para cuando circulamos en horas de baja visibilidad.

Consejos para su cuidado:

  • La bolsa del agua, a pesar de llevar tecnologías en contra de la aparición de algas y todo eso, si no las cuidamos, acaban estropeándose así que os voy a dar unos consejos de cuidado:
  • Cuando lleguéis a casa, vaciadla y no la dejéis con agua en su interior.
  • Cuando lleguéis a casa, podéis guardarla en el congelador y así evitaremos la aparición de cualquier bichejo, además, al día siguiente que la utilicéis, el agua cogerá fresquito enseguida.
  • Si queréis limpiarla a conciencia, utilidad lejía similar a la que se utiliza en los alimentos.
  • Llenad la mochila solamente con agua. Los azúcares y bebidas isotónicas dejan residuos que aparte de que estropean la bolsa, la dejan con un saber rancio. Si aún así queréis utilizar alguna bebida de este tipo, limpiadla bien al llegar a casa.

La Camelbak Mule cuesta entre 85 euros y 90 euros en la mayoría de sitios. Es precio oficial de la marca por lo que es difícil encontrarla más barata (en Internet hay algunas tiendas pero como luego hay que pagar portes pues el precio se iguala).

También destacar que la hay en varios colores pero yo escogí la negra y gris porque aparte de que era la que más me gustaba, con el barro y el polvo las de colores claros acaban poniéndose feas.

Es una mochila recomendable al 100% pero no sólo para ciclistas, también para montañeros o los que simplemente queréis hacer una escapadita el fin de semana.

Ver más opiniones en Amazon

Camelbak Lobo

Desde hace unos 3 o 4 años que se empezó a poner de moda estas mochilas de hidratación, al menos fue cuando empecé a verlas con bastante frecuencia. Al principio las veía como algo demasiado exagerado, porque la gente que los llevaba me parecían que se iban a la guerra o a una especie de acampada. En ningún momento se me pasaba por la cabeza tener uno, si os digo la verdad, ya que además no son muy económicas precisamente.

Pero mi hermano se lo compró, quizás cayendo en la moda del momento. Pero claro, él generalmente sale con menos frecuencia en bicicleta, por lo que el verano que se la compró la usó un par de veces. Como suele pasar en este tipo de situaciones, pues la terminó regalando, y yo fuí el afortunado de recibirla.

Al principio era un poco reacio a esta mochila, por eso, siempre lo he visto algo excesivo, pero las veces que lo he usado estos años, tengo que reconocer que es muy práctica. Está totalmente diseñada para aprovechar al máximo su capacidad, para ser totalmente cómoda y práctica. La mochila está dividida en tres compartimentos principales,uno en la parte superior y otro en la parte inferior de la mochila. Parece mentira, pero resultan bastante espaciosos, por lo que podemos llevar desde algunas herramientas por si nos encontramos con algún pinchazo, como algunos bocadillos si vamos a pasar todo el día fuera, etc

Además dispone de un comparttimento especial para llevar la botella de agua o de la bebida que deseemos. A ese compartimento está conectado un tubo del que podemos beber sin necesidad de soltar el manillar de la bicicleta. Ciertamente que es muy práctico, sobretodo en verano, cuando mi pareja y yo solemos hacer más sescapadas en bicicleta y es cuando es más necesario hidratarnos continuamente para no sufrir una insolación.

Es una mochila que aparentemente parece pesada, pero engaña, ya que es bastante ligera. Vacía no llega a pesar ni medio kilo. Pero además, dispone de una sujeción a la altura de la cintura, que permite que la mochila se ajuste mejor a nuestra espalda. Esto hace que sea mucho más cómoda llevar la mochila, además que el peso de su contenido queda mejor repartido en nuestra espalda.

Como comentaba al inicio, no es una mochila precisamente muy económica. La marca Camelbak ofrece una gran variedad de modelos y de colores, pero mi hermano me regaló este Camelbak Lobo, de color negro. Su precio depende del lugar donde lo queramos comprar, pero varía entre los 70 y 80 euros. Sin duda os la recomiendo ya que es muy práctica, de buena calidad y de muy buenas prestaciones.

Ver más opiniones en Amazon

Camelbak Classic

Este modelo, Classic, cuenta con 2 litros de capacidad. En este caso, el líquido puede reponerse y vaciarse de forma fácil sin necesidad de extraer el depósito.

El tejido de la mochila es fuerte, y cuenta con elementos reflectantes que aumentan la visibilidad en condiciones de poca luz, de modo que evitemos los típicos y lamentables accidentes que suelen sufrir los amantes de las dos ruedas, sobre todo cuando el tiempo no es del todo favorable o es de noche.

Cuenta con varios compartimentos cerrados por cremallera para llevar todo tipo de herramientas y comida energética para que en caso de necesidad siempre la tengamos a mano.

En cuanto al depósito es de plástico trasparente y muy resistente, con materiales que no alteran el sabor ni las propiedades del líquido introducido. La marca indica que los depósitos Camelbak son 100% BPA-Free, es decir, no contienen Bisfenol A en la composición de sus plásticos. Para beber el líquido, cuenta con un tubito de plástico a modo de pajita muy larga que va integrada en el depósito del interior de la mochila y termina en una boquilla, que se abre cuando la mordemos y succionamos el líquido. De este modo siempre tenemos a mano bebida para reponernos.

Su peso es de 190 gramos, muy ligero para que no suponga una carga el llevarlo a la espalda durante rutas en bicicleta o a pie, y sus dimensiones son de 38 cm. x 19 cm. x 10 cm.

En cuanto a su precio, yo ya lo tengo desde hace unos cuatro años, y en su día fue de 30 euros más o menos.

Ver más opiniones en Amazon

Camelbak Hydrobak

Con el paso del tiempo me he empecé a equipar como es debido, y una de las cosas que me compré fue esta mochila «camelbak», que es lo más cómodo para ir hidratándonos durante la ruta sin tener que soltar nuestro manillar.

Se trata de una mochila con un depósito que viene preparado para llevar un litro y medio de agua o del líquido que deseemos, pero que además viene perfectamente diseñada para llevar todo el material necesario cuando salgamos en ruta. Y para nuestra mayor seguridad va con elementos que aumentan la visibilidad (tema muy importante cuando vamos en carretera).

El depósito de agua es fácil de llenar y de vaciar (en caso que nos sobre algo de líquido cuando acabemos nuestra ruta).

Características técnicas:

  • Capacidad hidratación: 1.5 L
  • Peso: 160 gr.
  • Dimensiones: 33 x 18 x 9 cm.
  • Longitud torso: 33 cm.

Cuando me compré esta mochila la había en diferentes colores, y la que elegí fue la negra, ya que al llevar esos elementos reflectantes creo que aumenta la visibilidad de los mismos.

Desde mi punto de vista creo que es una buena opción, además su precio, sobre los 40 euros, está acorde a muchas de las que nos podemos encontrar en el mercado.

Ver más opiniones en Amazon

Camelbak Rogue

Esta mochila pertenece a la marca Camelbak. De la que existen varios modelos. La que tengo, casi recién comprada, es el modelo Rogue. Tiene un diseño muy bonito. La mía es de color rojo, con las letras de la marca, Camelbak en blanco.

Es una mochila muy práctica y especialmente útiles cuando se practica deporte de modo habitual. En el caso del ciclismo, se lleva a la espalda mientras dura el recorrido y debido a que sumamente ligera apenas se nota en ocasiones que se lleva adherida. Tiene un peso de menos de 200 gramos, algo que se agradece mucho cuando hay que poner en juego todas las fuerzas y un extra de peso puede hacerlas flaquear.

En contraposición a su poco peso, sus prestaciones o funciones son muchas. En principio, ocupa su espacio principal en su función primordial que es de cargar dos litros de agua, o cualquier bebida que se quiera llevar durante el recorrido. Para dicha función dispone de una bolsa, a modo de depósito, dentro apropiada para ello ( que se puede extraer cuando se precise llenar y por supuesto lavar). El depósito tiene un tubo plastificado que facilita que se pueda beber directamente con el tubo cuando sea necesario. Pero también sirve para transportar algunas pequeñas cosas que sean precisas en caso de necesidad. Como es el caso de accesorios personales, como el móvil….El cierre de que disponen los espacios para guardar cosas es seguro con cremallera. Pero se pueden llevar variedad de cosas, ya que si se va en bici, siempre puede fallar algo y por eso nunca está de más tener a mano ya sean unos parches… la mochila cuenta con la suficiente capacidad para guardar todo esto. Tiene bolsillos traseros e igualmente destacan en ella unos cordones cruzados, en la parte inferior, que sirven para colocar cosas extras que no podamos guardar en la mochila.

Sus medidas son de 38 cm. x 19 cm. x 10 cm. Lo que la hacen una mochila nada aparatosa pero de gran utilidad. Además de que su diseño

Preparada como está para los que hacen deporte, no le faltan las zonas reflectantes para que no falte luz, si existe niebla o es de noche, por ejemplo. Se lava fácilmente gracias a su tejido aunque con su color rojo intenso es muy difícil que se manche.

Ver más opiniones en Amazon

¿Qué es Camelbak?

camelbak

Camelbak, significa literalmente Joroba de camello, ya que es archiconocido que los camellos en sus jorobas (en este caso con la mochila seríamos dromedarios) almacenan agua para sobrevivir en el desierto ante la escasez de ella. La verdad es que me pareció siempre muy curioso y original. sin duda no podrían haber escogido mejor nombre.

El caso de los «camelbak» es curioso. En realidad podríamos llamarlas mochilas «minimalistas» o minimochilas o mochilas de hidratación. Pero se ha generalizado el llamarle «camelbaks», ya que la marca pionera y líder del sector es precisamente ésta: Camelbak.

Se trata de mochilas muy ligeras y compactas, que además de hacer la función de guardar elementos que pueden necesitarse: en caso del ciclismo, por ejemplo, alguna cámara de repuesto parches… también realiza la función de albergar líquido para beber, ya sea agua o algún preparado con sales minerales para reponerse del esfuerzo. Este líquido está contenido en una bolsa que va en el interior de la mochila, de modo que aunque se integra perfectamente en la mochila, sea extraíble para su llenado y para su limpieza (me refiero a la limpieza de la bolsa, peor también a la limpieza de la mochila en sí, que puede lavarse sin problemas en la lavadora).

¿Merece la pena comprar un Camelbak?

La verdad es que desde que la tenemos hacemos mas viajes en bicicleta y sin tener que decir: dónde comemos? dónde llevamos las llaves que pesan y molestan? Ahora con la mochila nos llevamos un bocadillito y en el bolsillo pequeño metemos las llaves y sabemos que vamos a hacer bici cómodamente, además de poder beber un poco de líquido que también nos viene bien, no estar cogiendo el bote del lugar y poniendo mala postura para ello, así que solo coger el tubo del hombro y tirar y beber.

Así que si recomiendo estas clases de mochilas , tengo que decir que si las recomiendo a todo el mundo , es una artículo que permite montar en bici mas cómodo.

Categorías Ciclismo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.