Misfit Shine es otro de los monitores de actividad que está causando furor entre los usuarios. Aunque no ofrece ninguna funcionalidad extra con respecto a su competencia más directa, sí que tiene algunas características diferenciadoras que lo hacen destacar en determinados aspectos.

Así es como la Misfit Shine ha conseguido hacerse con un hueco importante en el mercado, ofreciendo características típicas de los monitores de actividad pero con un diseño elegante que agradará a muchos.

Misfit Shine, primeras impresiones

Misfit Shine

Lo primero que percibimos al sacar el Misfit Shine de su caja es lo realmente pequeño y ligero que es. La unidad principal no es más que una especie de “pastilla” de aluminio pulido cuyo peso es anecdótico, dotándole de una apariencia minimalista. Esto hace que el Misfit Shine pase totalmente desapercibido a no ser que lo hayas visto con anterioridad.

La tapa inferior del Misfit Shine se extrae con una herramienta especial que utilizaremos para hacer palanca, así tendremos acceso al hueco de la pila CR2032 (no recargable) que nos proporcionará unos cuatro meses de autonomía. Sin duda, la duración de la batería está por encima de la media habitual en este tipo de productos aunque lejos del año que promete la Garmin Vivofit.

Misfit Shine

Una vez colocada la pila en el interior del Misfit Shine, toca elegir dónde lo llevaremos. De serie tenemos una pulsera para poder llevarlo en la muñeca o un colgante equipado con un potente imán para poder adherirlo en casi cualquier sitio (zapatillas, cinturón, cuello de la camisa, bolsos, pantalón, etc).

Con el trabajo del diseño y autonomía aprobadas con buena nota, pasamos al apartado de funcionalidad que es lo que realmente nos interesa del Misfit Shine, por eso, pasamos a descargar su aplicación oficial (disponible en iOS y Android) que nos permitirá visualizar todos los datos registrados por el dispositivo.

Misfit Shine, la precisión como pilar fundamental

Misfit Shine

Si algo me ha gustado de la Misfit Shine es su precisión a la hora de cuantificar nuestra actividad diaria. De todos los cuantificadores que he probado hasta la fecha, este es uno de los que ofrece mayor exactitud a la hora de registrar nuestros pasos. Siempre hay algunas diferencias con la realidad, especialmente cuando estamos en casa, pero en la calle o practicando deporte su precisión ronda casi el 100%.

Otro punto a favor del Misfit Shine es que se lleva bastante bien con otros deportes que no están relacionados con correr o pasear. Por ejemplo, podemos practicar ciclismo o natación sin obtener registros desorbitados y sin sentido. Por supuesto, hablar de natación significa que podemos sumergir el Misfit Shine hasta 50 metros sin temer a que entre agua en su interior.

Misfit Shine

Como buen monitor de actividad, el Misfit Shine también registra el sueño y la actividad mientras dormimos. En este aspecto, también me ha sorprendido gratamente la exactitud de las diferentes fases del sueño y que la detección del momento en el que nos vamos a dormir sea automática, no es necesario activar ningún modo nocturno como sí ocurre en otras pulseras de actividad.

Del registro de tiempos, pasos, actividad y sueño obtendremos otra serie de datos que podremos visualizar a través de la aplicación oficial del producto.

Misfit Shine, la aplicación

Misfit Shine

La unidad de este cuantificador carece de pantalla, en su lugar hay un sistema de LEDs distribuidos por el contorno de la esfera que nos irán mostrando, de forma orientativa, el progreso en nuestra actividad diaria y la hora del día. Si realmente queremos conocer datos exactos, debemos recurrir a la aplicación disponible para iOS o Android.

Cuando abramos la app, pasaremos a la sincronización de Misfit Shine mediante Bluetooth. En el anuncio del iPhone 5s colocan la unidad sobre la pantalla del terminal ya que una animación nos invita a ello pero realmente no hace falta. Con que haya una distancia relativamente corta entre el iPhone y el Misfit Shine es suficiente para que la sincronización se inicie.

La aplicación está divida en tres apartados y cada uno de ellos se divide en dos mitades. Hay una sección específica para la actividad diurna, otra para el registro del sueño y, por último, el seguimiento de nuestro peso. Cada apartado cuenta con un gráfico circular en el que aparecen los diferentes datos y si nos fijamos en la parte inferior, aparecerá otro gráfico evolutivo en el que podemos ver, de forma más intuitiva, esos datos registrados.

Misfit Shine

Por ejemplo, en la actividad diaria podemos ver el número de pasos que hemos dado, calorías quemadas y distancia recorrida. Un sistema de puntos nos intentará animar a completar el mínimo diario para poder cumplir el mínimo de actividad que se requiere para llevar una vida saludable. El gráfico inferior muestra cómo se ha ido repartiendo toda esa actividad a lo largo del día, pudiendo visualizar las horas en las que ha habido mayor o menor nivel de actividad.

En cuanto al registro del sueño, podemos ver el total de tiempo que hemos estado dormido, la cantidad de horas de sueño reparador que hemos disfrutado y un gráfico evolutivo en el que podemos ver cómo se ha repartido la calidad de nuestro sueño a lo largo de toda la noche.

El último apartado es el del registro del peso y como os podréis imaginar, éste depende de nosotros ya que habrá que introducir los datos de forma manual.

Los puntos más críticos de Shine

Misfit Shine

Hasta ahora hemos visto que Misfit Shine es un producto redondo en todos los aspecto, sin embargo, hay algunas cosas que podrían mejorarse y quizás una segunda generación del producto lo consiga.

Prescindir de una pantalla para mostrar información no es una mala decisión, sin embargo, el sistema de LEDs que incorpora este monitor de actividad no se ve en cuanto salimos a la calle. Su intensidad lumínica es demasiado pobre y eso imposibilita la lectura de la hora o del progreso de la actividad.

Este es un detalle que mancha el resto de aspectos en los que Shine destaca. Al final, siempre que estemos en la calle dependeremos del iPhone para visualizar la hora o los datos registrados, a no ser que buscamos zonas de sombra para la visualización correcta de la información mostrada por el cuantificador.

Precio y disponiblidad de Misfit Shine

Misfit Shine

Misfit Shine ya está disponible con una gran cantidad de accesorios y varios colores (negro, dorado, azul y plateado). El precio de partida de este cuantificador es de 95 euros dependiendo del color elegido.

Comprar – Misfit Shine