Escurridor de lechuga

Ofertas en Escurridor de lechuga por Black Friday

En casa comemos muchísima lechuga, siempre, y la verdad es que el proceso de lavarlas y secarlas es un poco agotador, así que nos decidimos a comprar un escurridor de lechuga.

Quienes suelen comer bastante lechuga como nosotros, saben los problemas e incomodidades de tener que lavar las hojas y secarlas para que queden listas para comer. Podríamos perfectamente optar por comprar de las lechugas que vienen lavadas y en bolsitas, listas para comer, pero la verdad es que comemos tanta que sería una bancarrota segura! Por eso, los escurridores de lechuga son un genial invento, ya que metes la lechuga lavada en ellos, cierras la tapa y a girar, para que saquen todo el agua!

A continuación tienes una selección de los mejores centrifugadores de lechuga:

Cómo es un escurridor de lechuga

Aunque cada modelo cambiará un poco su diseño y dimensiones, lo cierto es que los escurridores de lechuga son iguales casi todos.

El escurridor de lechuga se compone de tres partes principales. La primera es la tapa, que tiene una especie de montículo (para agarrarlo cuando estés «escurriendo») y un agujero en el que tienes que insertar el girador, a presión. En la parte inferior, viene con una especie de colador o filtro que se engancha con el recipiente principal.

Luego, viene el colador, que es el que va dentro del escurridor. Es de material plástico ligero y delgado, con distintos espacios por los cuales va saliendo el agua cuando utilizas el escurridor, girándolo. Y por último, la tercera parte es el recipiente principal, de material plástico un poco más grueso, transparente, y que en la parte inferior tiene una especie de goma blanca que lo rodea, que hace que sea un escurridor antideslizante. Ese detalle lo he agradecido más de una vez, ya que cuando estás girando el escurridor, es bastante probable que se mueva y el antideslizante ahí hace su trabajo a la perfección.

Escurridor de lechuga Westmark

Si eres consumidor habitual de lechuga, y te peleas con la lechuga para escurrirla y no se caiga al fregadero mientras intentas de forma digna escurrirla…este escurridor es la solución.

El escurridor de lechuga está compuesto por tres partes, un cuenco, un recipiente con huecos y la tapa. El cuenco es casi transparente, mientras que el recipiente con huecos y la tapa son de color blanco-gris (aunque lo hay de varios colores).

El modelo tiene las siguientes dimensiones: de altura 20 centímetros y al ser redondo, el diámetro son 30 centímetros.

El funcionamiento de este utensilio de cocina es bien sencillo: colocamos la lechuga en el recipiente, lavamos la lechuga, retiramos el agua del cuenco y lo volvemos a colocar, tapamos el recipiente, damos a la palanca para dar vueltas y vueltas a la lechuga, hasta que veamos que ya no suelta mas agua.

Retiramos de nuevo el agua del cuenco, y ya podemos echar nuestra lechuga en la fuente que queramos, incluso en el cuenco del propio escurridor.

Este escurridor esta fabricado por dos materiales: el plástico de polipropileno y de caucho sintético. Para informaros el polipropileno es un polímero, que normalmente es utilizado para empaquetar alimentos, tejidos,…además ofrece gran resistencia contra ciertos solventes químicos.

En cuanto al caucho sintético también es un gran resistente a ciertos solventes orgánicos, aceites,..y ofrece menor oxidación y envejecimiento originado por el calor.

Pero a pesar de estos materiales es recomendable lavarlo a mano, ya que tampoco va a acarrear demasiada suciedad limpiar la lechuga.

En definitiva, es un utensilio bastante útil. Te ahorras tener que escurrirlo y a veces desperdiciar lechuga al caerse, o gastar más tiempo, cuando en el mismo recipiente lavas y escurres con un ligero movimiento durante unos segundos. El precio me parece bastante razonable para un producto así. Yo os lo recomiendo si sois consumidores de lechuga u hortalizas parecidas.

Ver más opiniones en Amazon

Escurridor de lechuga Ikea Tokig

escurridor de lechuga ikea

Ahora les quiero hablar de este escurridor de lechugas que hemos comprado en Ikea hace ya algunos meses. Muchas veces he comprado productos en Ikea que la verdad ni siquiera buscaba o necesitaba, pero este caso es distinto, ya que estaba buscando un escurridor de lechuga como éste.

La variedad de colores no es mucha, de hecho, solamente he visto este escurridor en color blanco y con plástico transparente, exactamente como el de la foto.

En cuanto al tamaño, pues está más que bien. Al menos nosotros solemos lavar lechuga para dos personas (pero como plato principal generalmente, por lo que es bastante cantidad) y alcanza perfectamente. Cuando hemos lavado más lechuga, pues recomiendo que lo hagan en dos partes, ya que si lo llenan en extremo, es probable que los resultados no sean los mejores y que la lechuga no termine por estar completamente seca.

A diferencia de otros escurridores de lechuga que he probado antes, éste tiene algunos problemas que son menores, pero que igualmente los comento.En primer lugar, que a veces cuando la lechuga tiene mucha agua y giras la rueda con fuerza, el «girador» se sale y te quedas con él en la mano. Es fácil volver a ponerlo, ya que es a presión, pero no termino por entender por qué no lo han hecho fijo sino que a presión, ya que es fácil que se salga.

Segundo; si es que eres como nosotros que cortamos la lechuga antes de escurrirla, pues puede ser que más de algún pedacito «sobrepase los límites» del colador blanco interior, ya que muchas veces se nos ha ido la lechuga por esos pequeños espacios. Pero bueno, en ese caso basta con cortar la lechuga un poco más grande y se soluciona de inmediato.En tercer lugar, que la tapa es un poco incómoda para lavarla. La tapa blanca, por su parte inferior, también tiene una especie de filtro o colador, que no se puede sacar y donde a veces quedan pedazos de lechuga incrustados. En ese caso, hay que levantar ese filtro o colador -con cuidado para no romperlo- y poder lavarlo adecuadamente. A mí me hubiera gustado más que fuera removible, sin duda haría la limpieza más fácil.

El precio de este escurridor es bastante bueno, cuesta 4,99 euros. Al menos nosotros lo utilizamos con muchísima frecuencia hace ya unos seis o siete meses y la verdad es que sigue en perfecto estado y los resultados son geniales, por lo que creo que la relación precio-calidad es buenísima.

Absolutamente recomendado. A nosotros nos sirve muchísimo, lo utilizamos casi todos los días y la verdad es que los resultados son perfectos. Es fácil utilizarlo, el precio es más que adecuado y aunque tenga algunos detalles que personalmente cambiaría, he quedado contentísima con este escurridor y sus resultados.

Cómo se utiliza una centrifuga de verduras

El uso es bastante sencillo. Lavas las lechugas o las verduras y las pones en el colador de plástico, dentro del recipiente. Luego lo cierras con la tapa (hay que cuidar que quede bien encajado, ya que si no está bien cerrado el girador no funciona en absoluto) y luego te pones a girar con la manilla que tiene en la parte superior.

Al menos en nuestro caso, solemos cortar la lechuga en los pedacitos de inmediato, luego la lavamos y luego la escurrimos. De esta manera la lechuga sale muchísimo más seca. Igual, nosotros somos de los que no les gusta en absoluto el agua en la lechuga, por lo que la podemos escurrir dos o tres veces, hasta que queda perfecta (y sigue saliendo agua!)

Para lavarlo, es fácil desmontar el colador principal del recipiente, por lo que el lavado es relativamente sencillo. Y digo relativamente, porque a veces en la tapa del escurridor, viene una especie de filtro, en el cual a veces quedan pequeñas partes de lechuga a las cuales es imposible acceder si no es levantando la tapa y tratando de llegar a esos lugares, para que quede absolutamente limpio.

¿Merece la pena comprar un escurridor de lechuga? Opinión

En casa somos mucho de comer ensalada en cada comida, válgame la redundancia!! Así que mientras voy preparando lo que haya para comer, ya corto la lechuga y la meto con agua dentro del escurridor, con la parte de abajo, para que vaya “arremojándose”.

Cuando ya lo tengo todo preparado, vacío la cubeta y le doy cuatro vueltas. En la primera ya saca casi toda el agua y en la segunda, queda totalmente escurrido, sin una gota de más.

La ensalada, a la hora de aliñarla, como no está nada aguada admite bien el aliño, si no se escurre bien el aceite se desliza y no queda bien, sino más bien, encharcada.

A parte, me parece que es más ligera, al no tener que digerir toda esa agua sobrante, las digestiones lo agradecen.

También se pueden escurrir otras cosas, claro está, a parte de la lechuga, pero no suelo hacerlo, ya que así no ensucio el cacharro. Lo lavo con agua y jabón pocas veces, ya que no se ensucia si solamente repasas la lechuga.

Por otra parte, se puede poner en el lavavajillas y listos, no dá mucho trabajo, pero como que soy muy vagarosa… un repasón en el agua limpia antes de lavar los vasos y los platos y listo!

He visto varios comentarios, tanto aquí como en otras páginas diciendo que les parece un aparato un poco “aparatoso”. Pues bien, según como se mire. Yo vivo en un apartamento mini, con una cocina-zulo extra pequeña, por lo que no me es posible tener muchos cachivaches en ella. Pero si lo miramos bien, este escurre-lechuga es multifuncional. Yo por ejemplo, el bol lo utilizo tanto para escurrir la lechuga como para hacer la ensalada en él, o alguna masa de pizza, o cualquier cosa para la que necesite un bol normal. La rejilla por otro lado, independientemente de usarla para centrifugar, también la podemos usar para escurrir pasta (que sea grande) o para lavar en ella tomates, verdura o cualquier cosa, usándola como una simple rejilla. La tapa es lo único a lo que no se le puede dar otro uso que el original.

Por tanto lo recomiendo 100%. Ahora bien, si lo tuyo no son las verduras, y eres un carnívoro en toda regla no te lo compres porque lo vas a tener de adorno.

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@guiasdecompra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.