Feliway

Ofertas en Feliway por Black Friday

Voy a hablaros de un producto que tuve que descubrir hace poco por pura necesidad. Se llama Feliway y sirve para controlar los problemas de comportamiento, marcaje y estrés en los gatos.

La primera vez que oí hablar de él fue cuando llevamos hace unos meses a nuestra gata al veterinario, aunque ya había oído hablar de unos aparatos que conectados a la red eléctrica expande unas feromonas que hacen que el gato se calme…

Está indicado para la prevención y control de conductas relacionadas con estados de estrés, así como el tema de marcaje através de la orina,… y sobresaltos del tipo: cambio de domicilio, visitas fuera de casa, viajes, etc. Si quieres saber todo sobre Feliway, cómo funciona y si realmente es efectivo, aquí te lo cuento todo aunque antes de empezar, a continuación te dejo con unas ofertas para que puedas conseguirlo hoy más barato:

Qué es Feliway

Feliway es un producto compuesto por feromona facial felina sintética, de modo que imita las feromonas faciales naturales del gato creando un estado de tranquilidad y bienestar para el mismo.
Se comercializa de dos modos, en forma de difusor (el que nosotros compramos), y en forma de spray. En el caso de Feliway Difusor, éste se utiliza para que el gato recupere el equilibrio inicial que ha perdido.

Por tanto, Feliway Difusor está compuesto por feromonas faciales sintéticas que imitan las feromonas naturales del animal, ayudando a prevenir y controlar la reacción del gato ante situaciones de estrés. Hay que tener en cuenta que las feromonas son específicas de cada especie, de forma que las feromonas felinas no tienen efecto sobre los humanos o sobre otras mascotas (perros, pájaros, etc.), que podamos tener en casa.

Contenido de la caja y cómo se usa Feliway

El contenido de la caja consta de un vial de 48 ml de producto y un difusor eléctrico (foto adjunta). Su modo de uso es la mar de fácil: enroscamos el vial con el difusor hasta que queden bien fijados y a continuación lo ponemos en un enchufe eléctrico manteniéndolo encendido durante un mes (tiempo de tratamiento en el que empezaremos a notar los resultados en el gato), evitando cambiarlo de lugar.

Aunque su montaje es fácil, sí hay que tener en cuenta ciertas pautas importantes para el buen uso del producto, como son:

  • No cubrirlo o situarlo debajo de muebles. La explicación para esto es que los vapores oleosos que son los que transportan las feromonas, pueden elevarse con las columnas de aire caliente, de forma que si la subida del aire está bloqueada (una estantería, una mesa…), esas sustancia oleosas pueden concentrarse y dejar una señal visible, además de dificultar la circulación y distribución de las feromonas en la estancia donde lo hayamos puesto.
  • No podemos utilizar el mismo difusor eléctrico durante más de 6 viales seguidos.
  • El difusor no debe tocarse con las manos mojadas una vez enchufado o con objetos metálicos, esto es porque el difusor alcanza en su superficie interna temperaturas altas para favorecer la evaporación de los principios activos.

También respecto a su utilización, además de mantener enchufado el difusor durante un mes sin apagarlo, como ya he comentado, lo suyo es ponerlo en la habitación más utilizada por el gato, aunque lo ventaja de este producto es que la zona de cobertura que abarca va desde los 50 hasta los 70 metros cuadrados, y esto es positivo en caso de que el gato presente reacciones de estrés como el marcaje con arañazos o marcaje con orina en varias estancias y no sólo en una.

Creo que tanto su utilización es muy fácil y no requiere mayor vigilancia, además como no provoca ningún tipo de olor, en nuestro caso no hay riesgo de que la perra se acerque a olerlo o chuparlo, en el peor de los casos.

Los gatos también tienen estrés

Parece que tener un gato como mascota es algo fácil, y no digo yo que no, sin embargo, hemos de saber que los gatos son animales que se estresan con mucha facilidad (más que los perros), y por eso tenemos que ser responsables de crearles un hábitat lo más feliz posible para que repercuta tanto en su salud física como mental.

Seguro que os habéis dado cuenta aquellos que tenéis gatos o conocéis a alguien que lo tenga, que los gatos frotan su cabeza contra los muebles, las esquinas de las paredes, o la parte baja de las cortinas, los sofás, etc. Y esto es algo que hacen para dejar dichas superficies impregnadas de una sustancia llamada feromona facial. Este gesto de frotarse lo realiza el gato cuando se siente seguro en su entorno, y las feromonas que quedan impregnadas envían un mensaje de bienestar, tranquilidad y ausencia de estés.

Pero como os he dicho, los gatos se estresan con mucha facilidad, de modo que cuando se producen cambios en el entorno del animal (visitas al veterinario, vuelta a casa tras hospitalizaciones, cambio de domicilio, cambios de mobiliario, llegada de visitas o nuevos inquilinos-otros animales o niños-, etc.), el gato puede encontrarse asustado o inquieto, y estos sentimientos son los que pueden desencadenar una reacción de estrés.

para que sirve feliway

Podemos encontrarnos entonces distintas reacciones al estrés expresadas como:

  • Marcaje con orina
  • Marcaje con arañazos verticales
  • Pérdida de apetito
  • Disminución de las ganas de jugar
  • Disminución de las interacciones con los propietarios

Para distintas situaciones potencialmente estresantes, como:

  • Casa en la que cohabita con más de un gato
  • Cambios de domicilio
  • Estancias en residencias
  • Tras una hospitalización
  • Adopción
  • Cambios en el mobiliario
  • Períodos en segunda residencia
  • Llegada a la casa de nuevos inquilinos o animales

Como veis, todo un mundo del que yo conocía una pequeña base, pero del que nunca imaginé que pudiera haber tantas reacciones frente a situaciones potencialmente estresantes.

En mi caso, debo decir que mis gatas han pasado por un cambio de domicilio, una adopción, un cambio en sus propietarios, cambios en el mobiliario y períodos en segunda residencia, y sin embargo, aunque sí ha habido momentos en que ellas han estado asustadas y apáticas (ojalá todo hubiera sido más fácil para las pobres), nunca se habían lastimado a sí mismas, como en la situación en la que nos veíamos ahora con Sara, nuestra gata estresada, y de ahí nuestra preocupación.

Mi experiencia con Feliway

como funciona feliway

Que me gustan los animales es algo que sabéis aquellos que me leéis con mayor frecuencia, a veces casi más que las personas, y en concreto, es el gato un animal que me atrae y me fascina a partes iguales. Por ello, tenía muy claro que cuando me independizara quería adoptar dos (uno sólo me parecía “muy poco”), y así lo hice, me fui de casa y adopté una parejita de dos hembras de cuatro y cinco años por aquel entonces.

Ambas gatas se adaptaron muy bien a su nueva vida: nueva casa, nuevos olores, nuevos dueños, nueva ciudad… En fin, no hubo problemas demasiado grandes. Sin embargo, esa especie de rutina cambió un poco cuando hace casi seis meses di un paso más y acogí una perrita, una podenquita que en principio estaba de paso en casa, y que finalmente nos hemos quedado. La perra va a cumplir los dos años, pero a su raza (los podencos son perros nerviosos que necesitan mucha actividad, como largos paseos, correr, jugar, etc.), y su corta edad se unen para que ella sea un torbellino y siempre quiera jugar con nosotros y con las gatas. Estas, que ya son mayores, y siempre han sido muy suyas, tienen una relación cordial con la perra, pero quedando muy claro que las que dominan son ellas.

Por eso, al no haber mayores problemas de relación entre las gatas y la perra, decidimos quedarnos esta última, y sin embargo hemos ido observando que los problemas estaban camuflados para una de las gatas, puesto que ha empezado a manifestarlos mostrándonos su estrés, es decir, arrancándose su propio pelo y comiéndoselo, problema que se agrava si tenemos en cuenta que la gata es de pelo largo y al comérselo, pueden crearse bolas de pelo en su estómago que den lugar a problemas más graves.

Resumiendo todo esto nos encontramos con que una de las gatas, Sara, presenta problemas de estrés (así diagnosticados por el veterinario) que se reflejan en que se lesiona a sí misma arrancándose su propio pelo y creándose calvas, unido todo esto, a que la ingestión de éste, provoca bolas de pelo en el estómago del gato que pueden tener consecuencias muy graves.

Ante tan la perspectiva, el veterinario nos dio tres soluciones:

  1. Ponerle a la gata un collar isabelino (el típico collar que se les pone a los
    animales cuando se les realiza una intervención quirúrgica o presentan una herida que puedan lamerse, por ejemplo, para restringirles el movimiento).
  2. Darle pastillas antidepresivas.
  3. Seguir una serie de pautas sencillas como pueden ser: poner una bandeja de arena para cada gato, intentar tener un ambiente más relajado en casa (hablarles suavecito, no mimar a unos más que otros, etc.), y utilizar un difusor eléctrico como Feliway que imita las feromonas faciales de los gatos.

Como podéis imaginar, optamos por esta última opción, ya que utilizar un collar isabelino de forma permanente nos parece casi un absurdo y sí, se evitaría que la gata se arrancara el pelo, pero conociéndola no disminuiría su estrés. La opción de darle antidepresivos suena muy chic, pero sinceramente, no estoy a favor de medicar a un animal si puedo utilizar otros métodos menos agresivos, así que lo más fácil era probar a poner una bandeja nueva, no mimar más a unas que a otras, hablarle bajito y probar Feliway, un producto cuyo lema es: “El secreto de los gatos felices”.

No he querido opinar antes sobre el producto porque se aconseja que lo utilicemos como mínimo durante un mes para empezar a ver resultados. Han pasado ya varias semanas y puedo hablaros un poco con conocimiento de causa.

En primer lugar comentaros que nosotros tenemos una habitación donde tenemos las dos bandejas de arena (por cierto, esto también ha influido en la mejora de Sara con su estrés), su comida y sus juguetes, por tanto, esta era la habitación más adecuada para poner el difusor, si bien es cierto que el problema de arrancarse el pelo es algo que hace por toda la casa, pero bueno, al final es en esta habitación donde ella pasa más tiempo, de forma que ha sido una ventaja disponer de una estancia que ellas utilicen casi exclusivamente.

Por otra parte, en cuanto al olor que desprende Feliway debo decir que, excepto las primeras dos horas, más o menos, que lo colocamos, no huele absolutamente a nada, de forma que eso no sea un punto en su contra si sois un poco especiales para los olores o tenéis niños u otras mascotas. Lo que he querido decir es que las dos primeras horas sí que notamos un olor como a malta (esto es más común para los propietarios de gatos con pelo largo sobre todo), que es un producto que se les da a los gatos de pelo largo para evitar que al lavarse y tragarse pelo, se les formen bolas de pelo en el estómago. Aún así, el olor de la malta no es desagradable, es más bien dulce, pero como os digo, fueron solo los primeros momentos, luego no ha habido ningún tipo de olores provenientes del aparato.

Tras más de un mes hemos notado varias cosas en Sara, no voy a decir que no se siga arrancando el pelo, pero ya no lo hace con la misma frecuencia de antes, tampoco se arranca muchos mechones y, por tanto, no se los traga para posteriormente vomitarlos. Sí he notado mejoría en cuanto a que veo mejor relación entre ella y la perra (más indiferencia, pero al fin y al cabo, el ir cada una a lo suyo hace que no haya momentos de tensión, aunque nunca se han llevado mal, que quede claro), por tanto, creo que sí se nota un ambiente más relajado y tranquilo para ella y nuestra otra gata.

El tema de arrancarse el pelo ha mejorado bastante, pero cierto es que el propio prospecto de Feliway nos indica que hay que en algunos casos, la respuesta puede tardar más de un mes en aparecer, por lo que aún daremos un poco más de tiempo para ver si el problema se erradica del todo.

Por tanto, en cuanto a la experiencia con el producto, ésta ha sido buena porque es fácil de utilizar, no emana ningún tipo de olor, y por eso, ni nosotros ni la perra hemos notado nada extraño en el ambiente.

En cuanto a los resultados después de un mes y varios días, diré que el estrés de Sara ha mejorado, ya no se arranca el pelo con tanta frecuencia (se lava con mucha energía, pero no se lo arranca, lo cual es un gran paso), las calvas que tenían han desaparecido al crecer pelo nuevo, y en general, noto que está más tranquila en su relación con la perra.

Dónde comprar Feliway más barato

Nosotros lo adquirimos en el propio centro veterinario, y por lo que he podido leer a través de internet y por el propio prospecto, sólo lo encontraremos en dichos sitios, lo cual no deja de tener sentido puesto que el hecho de que sea un producto natural, no es razón para abusar de él.

Su precio no es demasiado barato, a nosotros nos costó 33,75 euros (aunque he visto que algunos centros lo venden por hasta 39 euros), a tener en cuenta que el vial tiene una viabilidad de cuatro semanas, de modo que si compramos el pack con un recambio, el precio ya no es tan desorbitado.

¿Merece la pena Feliway?

Visto todo lo anterior, me parece que es un producto que debemos tenerlo en mente como una buena opción en el caso de que tengamos un gato con estrés y le demos la suficiente importancia al problema. Es posible que el producto no haga milagros y el gato se quede igual, de modo que ya el veterinario indicará otras pautas, pero en principio es un método nada agresivo para el animal y para los que convivimos con él, fácil de utilizar y con una duración prolongada.

En mi caso como he notado mejoría en Sara, os lo debo recomendar, espero que dentro de unas pocas semanas más el estrés haya desaparecido por completo de la pequeñaja.

Ver más opiniones en Amazon

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Ignacio Cuesta
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: contacto@guiasdecompra.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.