Si solemos comprar fiambre en casa, cortarlo puede que nos de pereza en más de una ocasión, especialmente si nuestra familia es numerosa y tenemos que realizar muchos cortes para satisfacer el hambre de todos. Para solucionar esto, existen los cortafiambres, unos aparatos que hasta hace unos años estaban reservados sólo al ámbito profesional como carnicerías o charcuterías pero que, poco a poco, cada vez son más frecuentes en nuestros hogares.

Para ayudarte a elegir, a continuación tienes una comparativa con los mejores cortafiambres domésticos, ya sea por su buena relación calidad precio o por ser una de las opciones más baratas para aquellos que sólo lo van a usar de forma ocasional.

Los mejores cortafiambres domésticos

Domo MS171, Plástico - Cortafiambres
RGV Lusso 195 GL - Cortadora de fiambres, plata, diámetro 19.5 cm
Ritter E16 Duo Plus - Máquina cortafiambres con motor ecológico, color plata metálica
ritter cortafiambres sono 1 - con motor ecológico
Modelo
Domo MS171
RGV Lusso 195 GL
Ritter E16 Duo Plus
Ritter sono 1
Nota
Precio
48,91 €
193,75 €
123,49 €
124,00 €
Potencia
120W
110W
65W
65W
Diámetro de la hoja
17 cm
19,5 cm
17 cm
17 cm
Amplitud de corte
0 -15 mm
0 - 15 mm
0 - 20 mm
0 - 20 mm
Domo MS171, Plástico - Cortafiambres
Modelo
Domo MS171
Nota
Opiniones
Precio
48,91 €
Potencia
120W
Diámetro de la hoja
17 cm
Amplitud de corte
0 -15 mm
RGV Lusso 195 GL - Cortadora de fiambres, plata, diámetro 19.5 cm
Modelo
RGV Lusso 195 GL
Nota
Opiniones
Precio
193,75 €
Potencia
110W
Diámetro de la hoja
19,5 cm
Amplitud de corte
0 - 15 mm
Ritter E16 Duo Plus - Máquina cortafiambres con motor ecológico, color plata metálica
Modelo
Ritter E16 Duo Plus
Nota
Opiniones
Precio
123,49 €
Potencia
65W
Diámetro de la hoja
17 cm
Amplitud de corte
0 - 20 mm
ritter cortafiambres sono 1 - con motor ecológico
Modelo
Ritter sono 1
Nota
Opiniones
Precio
124,00 €
Potencia
65W
Diámetro de la hoja
17 cm
Amplitud de corte
0 - 20 mm

Cortador de fiambres Domo

Cortafiambres Domo

Es el más barato así que no busques más. El motivo por el que cueste tan poco dinero es que su carcasa es completamente de plástico, lo cual abarata considerablemente los costes. La pega de esto es que es más frágil a golpes y se limpia ligeramente peor que los metálicos pero por lo demás, es igual.

El disco de corte tiene un diámetro de 17 centímetros y su motor ofrece una potencia de 120W, lo cual es bastante y está a la altura de modelos mucho más caros. La amplitud del corte es variable y podemos elegir múltiples anchuras entre 0 y 15 milímetros.

Rebajas
Domo
4 Opiniones

Cortafiambres RGV Lusso

Cortafiambres semiprofesional

Pasamos al otro extremo y nos encontramos con una cortadera de fiambres pensada para uso doméstico pero que hereda todas las características de uno semiprorfesional. Su carcasa de aluminio y su disco de 19,5 cm hará que no se resista ninguna rebanada gracias a su cuchilla endurecida y rectificada que la mantendrá afilada durante mucho más tiempo.

Su peso total es de 11 Kg por lo que no es muy ligero pero es la pega que tenemos que tener por un aparato de tan buena calidad y de los más silenciosos que hay en el mercado gracias a su motor de 110W de potencia ventilado.

RGV Lusso
63 Opiniones

Ritter E16 Duo Plus

Ritter E16 Duo Plus

Para terminar, os dejamos con uno de los modelos con mejor calidad precio ahora mismo, el Ritter E16 Duo Plus. Su disco de corte es dentado con 17 centímetros de diámetro aunque de regalo nos viene otro con el borde pulido también del mismo diámetro, perfecto para cortar jamón.

El grosor de los cortes puede ir desde los 0 hasta los 20 milímetros mediante múltiples posiciones que seleccionaremos con la rueda de color negro que podéis ver en la imagen.

Como punto especial, este cortafiambres tiene un motor de 65W por lo que gastará muy poca electricidad. Su secreto es que han aprovechado mucho mejor la eficiencia energética y aunque consume un 20% menos que otros modelos similares, es hasta un 50% más potente para facilitar los cortes.

¿Para qué sirve un cortafiambres?

Cortador de verduras

Pues su propio nombre lo indica, ¿no? Con él podremos cortar jamón, chorizo, queso, lomo o cualquier otro embutido que se nos ponga por delante.

¿Sirve sólo para esto? No. Le podemos dar muchos más usos como cortar rodajas de pan finas o más gruesas, cortar cebolla, pepinos, o verduras que aguanten el contacto con el filo de la hoja sin deshacerse, etc.

En definitiva, todo lo que pueda cortarse en rodajas podrá ser cortado aquí.

Cómo elegir una cortadora de fiambres

Diseño y uso

A la hora de elegir una máquina para cortar fiambre, debes tener en cuenta una serie de aspectos para no equivocarte en la elección.

El primero de ellos es su diseño. Normalmente, todos los cortadores de fiambre domésticos tienen una bandeja sobre la que colocaremos el chorizo, salchichón o lo que quiera que queramos cortar en rodajas. El tamaño de esta bandeja debe ser lo suficientemente grande y su movimiento lo más fluido posible para que se produzcan los cortes de la manera más suave posible. Eso repercutirá directamente en nuestra seguridad.

Por eso es recomendable que después de cada uso, limpiemos bien y revisemos periódicamente que nada esté obstaculizando el deslizamiento de la bandeja.

Otro aspecto que no debes pasar por alto es que el disco de corte esté protegido mediante una carcasa de plástico con el fin de evitar accidentes en caso de que, por cualquier motivo, nuestra mano se precipite sobre la hoja de corte.

Potencia y calidad del disco de corte

La potencia del motor es algo fundamental en una máquina que corte el fiambre. A mayor potencia, el disco girará con más velocidad y su filo cortará con más facilidad lo que le pongamos por delante.

El diámetro del disco también influye en su durabilidad. Cuanto más pequeño sea el disco, más vueltas dará por minuto y mayor será su desgaste que otro disco cuyo diámetro sea mayor y tenga que dar menos vueltas para realizar el mismo corte.

Pero de nada nos servirá comprar un cortafiambres con mucha potencia si el disco de corte es de mala calidad o su filo se deteriora en cuestión de unos meses. Por eso es importante que apostemos por marcas de calidad en el sector de la cocina como Bosch, Siemens o Jata ya que además de ofrecer discos que corten bien, también será más fácil encontrar repuestos en el caso de que no podamos volverlos a afilar.

Si el uso que le vas a dar al cortafiambres es esporádico (navidades y ocasiones especiales), puedes apostar por modelos más baratos como los que se venden en Lidl, Alcampo o similar.

También verás que hay distintos tipos de discos de corte:

  • Lisos: son aquellos especialmente dedicados a cortar alimentos blandos o delicados. Al ser completamente lisos, suelen estar muy afilados y el corte que ofrecen es muy preciso.
  • Dentados: suele ser el más habitual para cortar queso, por ejemplo.

Selección del grosor de corte

Esto debe ser algo obligatorio en el modelo que compres. Hay determinados fiambres como el lomo ibérico o el jamón que se degustan mucho mejor si se comen en finas rodajas, por eso, es importante que te fijes en la amplitud del corte que podemos seleccionar en el cortafiambres.

Lo normal es que vayan desde varios milímetros hasta grosores de 2 centímetros o incluso hasta 3 centímetros. Como hay bastante diferencia entre cortar a 2 mm o a 2 cm, también es interesante que podamos regular la amplitud con diferentes niveles para dejar el grosor de la rodaja exactamente a nuestro gusto. Evita esos modelos en los que sólo ofrecen 2 o 3 amplitudes de corte ya que habrá mucha diferencia entre el corte más fino y el más grueso.

Limpieza

Puede que lo que más te eche para atrás a la hora de comprar un cortafiambres sea tener que limpiarlo después de cada uso. Afortunadamente, los fabricantes están teniendo en cuenta esto cada vez más y son bastantes lo modelos que se desmontan prácticamente en su totalidad para poderlo lavar a mano o incluso en el lavavajillas.

No te asustes, en muchos casos y salvo que el fiambre a cortar tenga mucha grasa, puede que al pasar un trapo húmedo quede prácticamente limpio. En cualquier caso, apuesta por marcas de calidad o elige modelos de nuestra comparativa para que luego al limpiarlos no tengas ningún problema.

Cómo utilizar un cortafiambres

Usar un cortafiambres es muy fácil. Aunque llevas años viendo a tu carnicero usarlo con una velocidad pasmosa y te parezca complicado, es muy sencillo de utilizar, prometido. Lo que sí es importante que tengas claro que es completamente seguro su uso y que no te va a pasar nada si sigues las instrucciones de uso del fabricante y los consejos que encontrarás a continuación.

Lo primero que debemos hacer es colocar la barra de chorizo, de lomo o del embutido que quieras en la bandeja deslizante.

A continuación, manipulamos el mecanismo o manivela que nos permite seleccionar la amplitud del corte. Dependiendo de nuestros gustos y el tipo de alimento, podrán ser rodajas más anchas o más finas por lo que conviene dedicarle tiempo a este paso para escoger la medida correcta. Por favor, no cortes el lomo como si se tratase de un chuletón de vaca, tienen que ser rodajas finas 🙂

Una vez que tenemos el fiambre en su sitio y el selector del grosor en la posición deseada, procedemos a encender el cortafiambre. El disco de corte empezará a girar y en apenas un segundo habrá alcanzado la velocidad máxima de giro.

Cuando lo haya hecho, empezamos a mover la bandeja de corte con una de nuestras manos y con la otra ejercemos una ligera presión por el extremo opuesto del fiambre (el que no entra en contacto con el disco de corte). En algunos modelos no será necesario ejercer esta presión ya que cuentan con un mecanismo que la aplica automáticamente.

Haciendo movimientos suaves hacia adelante y hacia atrás, poco a poco irán saliendo todas las lonchas por el otro lado. Cuando ya tengamos la cantidad deseada cortada, apagamos el electrodoméstico y lo desenchufamos. Sólo ahí ya podremos recoger los alimentos y proceder a su desmontaje para su posterior limpieza.

Si sigues estas pautas y evitas distracciones, el cortafiambres es un electrodoméstico completamente seguro ya que, además, los fabricantes incluyen sus propios mecanismos de protección para evitar accidentes pero aún así conviene estar con todos los sentidos mientras lo estemos utilizando.

Tipos de cortafiambres

En el mercado existen múltiples tipos de cortadoras de fiambre, estos son los más comunes:

  • Profesionales: son aquellos destinados a gente que trabaja en el sector y lo utiliza continuamente. Son grandes, pesados, suelen funcionar por cadena, son completamente metálicos y su precio es más elevado.
  • Domésticos: están pensados para su uso en casa. Son más pequeños, baratos y los hay tanto de metal como de plástico. Lógicamente los de metal son más duraderos pero también son más caros que los de plástico. En este caso suelen funcionar por correa, lo que les hace más silenciosos.
  • Semiprofesional: son los cortadores que están a medio camino entre un uso profesional y uno doméstico, conservando las dimensiones de estos últimos pero ofreciendo unos acabados, potencia y materiales a la altura de un profesional.
  • Plegables: hay algunos que permiten desmontarse en dos partes, dejando por un lado el disco de corte y el resto del cuerpo por otro. Así ocupan menos espacio en la cocina.
  • De manivela: son aquellos que no son eléctricos por lo que el giro del disco se produce al girar la manivela. No os recomendamos un cortafiambres de este tipo ya que terminaréis usando el cuchillo de toda la vida. Antiguamente eran manuales pero han quedado prácticamente en desuso en favor de los eléctricos.
  • Eléctrico: en este caso es un motor que se alimenta de electricidad el que se encarga de hacer girar el disco. Es mucho más cómodo y cortaremos en menos tiempo.