Cambiador bebé

Buscando y buscando opciones, para no dejarte la espalda a la hora de cambiar los pañales o la ropa al bebe, puedes encontrar variedad de muebles de colores , complejidad, utilidades y dimensiones distintas, pero la verdad , también carisimos si lo que quieres es algo sencillo, util, práctico y que después puedas utilizar para otra cosa.

Chicco Cuddle

Concretamente el modelo que he utilizado es el SPECIAL EDITION my little bear, cuya forma es como el de la foto, pero cambian los dibujitos por uno sencillo de un oso y los colores son blanco y gris claro, las patas y bolsillos también son en gris claro y la bañera y bandeja inferior en blanco semitransparente.

Lo puedes usar desde el nacimiento hasta el año, o según lo movido que sea el bebé.

En la bañera, conviene poner dentro una hamaquita hasta que el bebé pueda sentarse, para que sea más cómodo bañarlo. Yo le puse una de esas de tela como de toalla, de la marca OLMITOS, y encajaba perfectamente.

La recomiendo al cien por cien, sobre todo por el bien de vuestras espaldas y porque al niño le gusta y enseguida lo identifica como el lugar donde le cambias el pañal, lo vistes o lo bañas, con lo que logras que se concentre un poquito más en lo que estás haciendo. Puede convertirse en el lugar donde tienes algunos de los momentos más tiernos, más divertidos… aunque también los más olorosos, jeje.

Después de más de un año usándola sigue impecable. La única pega es que la goma de desagüe al bidé se puso un poco fea, pero esa ya no se usa. Ahora utilizamos las dos piezas por separado, la bañera dentro de la bañera del baño (para ahorrar agua), y el cambiador permanece donde estaba sobre el bidé. Puedes usarlos para un bebé de 18 meses y no se quedan pequeños. Espero haberte ayudado. Gracias por leerme y valorar mi opinión 😉

Lo mejorable

  • Los bolsillos son muy estrechitos, difíciles de acceder, son opacos y no se ve lo que hay dentro. Por tanto los veo poco prácticos y no los utilizo.
  • El colgador de toalla es un poco blando y se mueve al sacar y meter la toalla. Me da miedo que se doble o que se pueda romper.
  • Cuando la bañera está llena, la goma de desagüe se sujeta, con una pieza de plástico que tiene en el extremo, a un orificio que tiene la bañerita en la parte más alta. No encajan demasiado bien estas dos piezas, aunque no se sale, pero sería mejor que encajaran tipo clip o algo así.
  • Al vaciarla con la gomita de desagüe, siempre queda al final un poquito de agua, no se vacía por completo.

Lo que me gusta

  • Que lo puedes poner sobre el bidé incluso por la parte más estrecha (a lo largo), de modo que ocupa aún menos espacio y debajo puedes colocar una papelera con tapa, yo tengo la de pedal típica, de la marca TATAY.
  • Su altura. Algo más alto que otros del mercado. Ideal para los que sufren de dolor de espalda como yo.
  • Se pliega en un pispás, sin complicación alguna. Aunque la bañera es de plástico rígido, y eso no se dobla, la ventaja es que la base está diseñada para que el bebé puede estar sentadito cómodamente poniendo el culete un poquito más alto.
  • Es fácil de limpiar. Con cualquier producto con el que limpies el baño. Aclarándolo siempre muy bien, por supuesto. Yo directamente saco la bañera (vacía, claro está) y le doy un manguerazo con la ducha, la enjabono y la aclaro en la bañera grande.

Precio y dónde encontrarlo

  • El precio ronda los 100€.
  • Lo tienen en casi todas las tiendas especializadas de bebés. Yo lo compré en Bebépolis (Madrid). Le agradezco muchísimo al dependiente que me aconsejó este modelo, nos explicó sus ventajas de un modo muy convincente, y tenía toda la razón 🙂

Geuther Clarissa

Es el modelo Clarissa de la marca Geuther. Se trata de una mesa cambiadora con una superficie para el bebé y dos baldas adicionales. Las dimensiones son 56×74,5×90,5 (alto).

Las patas y los travesaños son de madera maciza barnizada, mientras que las tres baldas son de aglomerado chapado y canteado en pvc, con calidad.

Ocupa mucho menos espacio que otras mesas cambiadoras y el bebé cabe más que de sobra. Las dos baldas son muy espaciosas, tanto que no las llenareis.

Las ruedas son muy útiles para desplazarlo, por si tienes que limpiar o llevártelo a otra habitación: rueda muy, muy bien. Además las cuatro ruedas tienen freno, que accionándolo queda totalmente inmóvil.

Lo mejor de este cambiador para mí, a diferencia de otros de su clase (me refiero a mesas cambiadoras ligeras y que ocupen poco) es que soporta hasta 15 kg, es decir, que podreis utilizarlo hasta que el bebé tenga dos años o más.

Viene desmontado, pero su montaje es sencillo, como el de cualquier mueble tipo Ikea. Trae bastantes tornillos con una longitud y grosor adecuado para darle robustez una vez montado. Sólo necesitareis una llave allen que viene incluida y un destornillador plano.

Como consejo para su correcto montaje, os recomiendo que una vez montado lo sacudais para comprobar la estabilidad y reapreteis los tornillos. Dejad la llave allen a mano los primeros días porque es conveniente apretar los tornillos un poco (menos de media vuelta) algún día hasta que las piezas se adaptan al montaje.

Otro punto a su favor es que se puede desmontar tan fácilmente como se monta, para cuando ya no lo necesiteis (¡guardad entonces las instrucciones!).

Cambiador plegable Plasimyr

A la hora de elegir un cambiador, como para todo lo relacionado con los bebé, en el mercado encontramos infinidad de opciones, dentro de una gama de precios igual de amplia.

Existen muchos muebles cambiadores muy bonitos, de excelente calidad, pero en mi caso opté por una solución más práctica… simplemente porque en casa no tengo sitio para un mueble más.

En uno de mis muchas visitas a Amazon, vi este cambiador casi portátil. Al principio no me gustaba mucho, está claro que llaman más la atención los que son de mueble, pero al final compramos este por la razón que acabo de comentar.

El cambiador mide 50×80 cm, es de plástico acolchado (y por lo tanto muy fácil de limpiar) y tiene los lados realzados para la seguridad del bebé.

La base es rígida, para tener la máxima estabilidad durante el cambio del pañal aunque se apoye en una superficie blanda.

Llevamos un par de meses con este cambiador y de momento estamos muy satisfechos.
Cumple perfectamente con su función, para nuestra niña es lo suficientemente cómodo y para nosotros también: nos ha permitido cambiar perfectamente a la niña en sitios diferentes de la casa, según las necesidades del momento.

Hasta nos ha venido bien poderlo mover de un lugar a otro para encontrar el «mejor» sitio para el cambio del pañal; es algo que se tiene que hacer tantas veces en un día, que es fundamental encontrar el sitio adecuado por temperatura y luz, y donde el bebé se sienta tranquilo y relativamente a gusto. A nuestra niña al final le encanta que se la cambie frente a una ventana, se entretiene mirando la calle… si no le importa a ella estar en el escaparate… jejeje

Recomiendo este tipo de cambiador, aparte de por su precio, para aquellos que no tengan mucho sitio en casa, como yo, ya que para usarlo sólo se necesita una superficie plana cualquiera (una mesa, el sofá, la cama…), y que simplemente no necesiten un mueble de más.

No recomiendo este tipo de cambiador para aquellos que necesiten un mueble con cajones para guardar la infinidad de cosas que va a necesitar un bebé (ropa, pañales, etc); en este caso, un cambiador de mueble es la solución ideal.

Bañera Cambiador Brevi

Es curioso, pero cuando uno entra en una tienda de niños a comprar algo, descubre todo un mundo… en cuestión de cambiadores yo entré sin tener ni idea de lo que quería y salí de la tienda practicamente hecha una experta, pero vamos al tema.

El cambiador Brevi es bañera y cambiador a la vez y adeás dispone de una práctica bandeja en la parte de abajo que permite tener las toallitas, pañales, etc a mano.

Las ventajas:

  • La bandeja es de mucha utilidad.
  • A diferencia de otros modelos en los que es necesario desmontarlos para guardarlos, lo cual puede ser un follón sino dispones de mucho sitio, este se pliega quitando la bañera, ocupando muy poco.
  • lleva tambien una bolsita lateral para guardar cosas.
  • tiene la altura suficiente para bañar y cambiar al bebe sin tener que agacharte y que te duela la espalda.

Las desventajas:

  • La única que le encuentro es que no lleva ruedas, con lo que si necesitas moverlo, hay que levantarlo, si bien, apenas pesa.

Cambiador Ikea Gulliver

Cuando estaba embarazada y empecé a preparar la habitación del bebé me encontré con un dilema: mis padres me habían regalado los muebles de mi dormitorio de soltera y la habitación del bebé ya estaba llena de muebles.

Encima, como se trata de uno de estos pisos modernos de ahora, la habitación es bastante pequeña.

Si quería aprovechar lo que tenía y no gastarme demasiado dinero, tenía que buscar una solución. Al final compré únicamente una cuna y quité la cama (las dos cosas juntas no me cabían en la habitación).

Estuve buscando precios por internet de cambiadores de pared, de esos que hay en las grandes superficies y en las gasolineras, pero éstos son profesionales y cuestan alrededor de 350 euros, mucho más de lo que yo me podía permitir.

Entonces, en una visita a Ikea vi este cambiador, que aunque no es demasiado sólido, me podía servir al principio para los primeros meses y que era muy asequible.

Ahora mismo lo estoy usando y me va muy bien. No sé exactamente cuánto tiempo lo voy a poder usar, porque mi bebé ya pesa 6 kilos.

Cambiador Ikea Sniglar

Yo lo tengo hace un año aproximadamente, pues lo compré un poco antes de nacer la niña y me está siendo muy útil; venía tipo kit, pero muy fácil de montar, de precio muy bien unos 24€ creo recordar y lo que no traía era colchón, pero compramos un cambiador inflable que había, tipo flotador que también es practiquísimo, nos costó unos 5€ y está como el primer día ni siquiera hemos tenido que volver a inflarlo, le pusimos su fundita y ya está y si hay algún escape, pues se le pasa un trpito húmedo y listo.

Ahora voy a aclarar lo del título, lo de si ya no sirve más fue lo que pensamos, algo baratito por si ya no tenemos más o por si no hay sitio para guardarlo mientras, pero la verdad que ahora estamos pensando que cuando deje de servirnos (porque aún está a pleno rendimiento, salvando mi espalda día a día) podemos reciclarlo en una repisa poniendole alguna balada intermedia para colocar juguetes y demás, hemos pensado incluso en pintarlo de algún color chillón, en fin bricomanía.

Bañera cambiador Plastimyr

No tengo espacio en la habitacion del peque asi que pensamos en muebles practicos y que ocupasen poco espacio por eso compramos este tres en uno.

La verdad es que me va genial el cambiador mi niño tiene 16 meses y es una gozada cambiarlo a esta altura porque si no acabas con la espalda muerta.

La parte de arriba es el cambiador y está a una altura muy cómoda porque lo cierto es que cambiar al bebé en la cama da muchos dolores de espalda… Además en el lateral tiene una especie de cesta para poner los jabones, las cremas, etc .

Levantando esta parte de arriba, está una bañera para cuando el bebé es muy pequeño, la verdad es que es muy cómodo y de muy fácil uso. Y lo mejor de todo es que cuando el niño crece, el mueble no deja de tener uso, sino que puedes quitarle esta mini-bañera y utilizarlo como un armario más.

Creo que es muy práctico y para la gente que tenga bebés o que los vaya a tener me parece un mueble fundamental yo desde luego cuando los tenga va a ser lo primero que me compre

Los cajones son un alivio, van genial, tengo guardada en ellos casi toda su ropita y siempre la tengo a mano.

Ahora os cuento la pega que tiene, para mi es la bañera cuando el bebe tiene hasta 3 meses mas o menos que casi no se mueve va genial pero cuando comienza a moverse es una gran desventaja tener la bañera sobre la comoda ya que el primer cajon se llena todo de agua y la comoda por fuera tambien asi que se me mojaba todo y el primer cajon se me empezaba a bufar de la humedad. Pero como no hay mal que 100 años dure encontramos la solucion.

Ahora que mi bebe es mas grandecito metemos la bañera dentro de la nuestra de mayores y lo bañamos alli. Matamos dos pajaros de un tiro, no nos moja la comodo y el peque puede salpicar todo lo que quiera, que el agua queda dentro de nuestra bañera.

Y ahora el primer cajon que es el hueco que ocupa la bañera, lo usamos para poner sus pañales y las toallitas mojadas para su aseo, asi que lo tenemos todo mas amano.

Categorías Bebé

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.