Las tronas de bebé son un invento genial para la hora de comer, yo no la usaba siempre, pero poco antes de que mi hijo cumpliera un año ya lo sentaba en su trona para que fuera haciendo sus pinitos para aprender a comer, se ponía perdido, pero no me importaba, aprendió a comer.

Para que tú también puedas disfrutar de las ventajas que aporta tener una trona, a continuación encontrarás algunos de los mejores modelos que puedes comprar para que tu hijo y tú estéis cómodos durante la hora de la comida o cualquier otro punto del día.

Chicco Polly - Trona 2 en 1 para niños de 6 meses a 3 años, 10 kg, color naranja
Safety 1st TIMBA, Trona de madera para niño, color Natural
Piku Astronautas - Trona para bebés con bandeja regulable
Jané 6236 T01 - Trona Star
Modelo
Chicco Polly
Safety 1st TIMBA
Piku Astronautas
Jané Trona Star
Precio
desde 123,26 €
53,70 €
69,00 €
158,00 €
Nota
Chicco Polly - Trona 2 en 1 para niños de 6 meses a 3 años, 10 kg, color naranja
Modelo
Chicco Polly
Precio
desde 123,26 €
Nota
Opiniones
Safety 1st TIMBA, Trona de madera para niño, color Natural
Modelo
Safety 1st TIMBA
Precio
53,70 €
Nota
Opiniones
Piku Astronautas - Trona para bebés con bandeja regulable
Modelo
Piku Astronautas
Precio
69,00 €
Nota
Opiniones
Jané 6236 T01 - Trona Star
Modelo
Jané Trona Star
Precio
158,00 €
Nota
Opiniones

Chicco Polly 2 en 1

Chicco Polly 2 en 1

Esta es la trona de mi sobrinita más pequeña. Hace tiempo que se la regalaron, pero ha empezado a usarla ahora porque entonces era demasiado pequeñita para utilizarla. Ahora tiene 6 meses y ya se aguanta perfectamente sentada en ella para comer sus papillas. Cuando se la regalaron era poco más que un recién nacido que solo tomaba biberones y por eso esta trona ha estado guardada hasta ahora. El comer a la mesa con el resto de la familia, aunque sea en una trona es todo un acontecimiento para unos padres, y mi hermano me lo ha relatado como si yo no hubiese tenido niños y no supiese lo que es, jejejeje. De todas formas, para darle el gustazo, y de paso ver a la niña, he cruzado a la acera de enfrente que es donde ellos viven, para disfrutar de la primera comidita de mi sobrina en la mesa con todos los demás. Bueno, no es exactamente así, porque mi cuñada comer lo que se dice comer lo ha hecho cuando todos habíamos terminado ya, porque la niña es de las que come muuuuuuuuy despacito y además con la novedad de la silla estaba más ocupada en explorarla toda que en atender a la cucharita que su madre se empeñaba en llevarle a la boca.

La trona está genial, hay que reconocer que cada vez perfeccionan más estas sillitas para comer los bebés. Para empezar es muy práctica de trasladar, porque en la parte de atrás tiene dos ruedas, con lo cual con solo levantarla un poco de la parte delantera se puede llevar de un lado a oro como si fuera una carretilla. Como no tiene ruedas en las patas de adelante es imposible que se deslice cuando el niño esté sentado en ella pues los pies delanteros se fijan perfectamente al suelo y son antideslizantes.

trona bebe Chicco Polly 2 en 1

La parte de la trona en la que se sienta a la niña es de plástico, pero tiene un recubrimiento acolchado que hace que se convierta en un pequeño silloncito que recoge muy bien su cuerpo. Este acolchado es doble y se puede retirar tanto para limpiarlo como, cuando el niño es mayor, para convertir la trona en una silla normal que se puede ajustar en siete alturas para acoplarla a cualquier mesa.

Toda la trona es ajustable en varias posiciones, para poder ir ajustándola según el niño vaya creciendo. No solo se puede ajustar en altura, sino que se puede regular su inclinación, para poder tener a los niños más pequeños un oco recostados. También el reposapiés se puede ir bajando a medida que las piernecitas de los niños van creciendo. La bandeja porta alimentos tambien se puede dar más o menos para adelante para alejarla o acercarla al niño. Tiene otra bandejita aparte que va sujeta a una de las patas que es muy útil para poner otros reciientes fuera del alcance del niño, como el vaso de la leche o el postre, ó incluso para cuando la comida está demasiado caliente para ponerla cerca suya.

Por supuesto cumple todas las medidas de seguridad que exige la ley y además de ser totalmente estable y estar construida con materiales no tóxicos, cuenta con un cinturón adaptable para mantener al niño bien sujeto y que no pueda caerse de la silla por mucho que se mueva. La trona se pliega completamente sobre si misma para que puedas guardarla ocupando el mínimo espacio posible. De hecho mi cuñada la guarda justo detrás de la puerta de la cocina, donde no estorba para nada.

trona Chicco Polly 2 en 1

La sillita nueva de mi sobrina es exactamente igual a la de la foto que va con esta opinión en cuanto a su forma, pero su estampado es mucho más bonito. El esqueleto de la silla es básicamente blanco y azul y en el acolchado tiene un simpático dibujo de un pajarraco que queda cubierto por el acolchado en el que aparece otro pájaro , un elefante, un león…todo en alegres colores. La bandeja superior es toda ella en azul y está dividida en tres partes para poner el plato en el centro y el resto del servicio a los lados. Esta bandeja tiene un dispositivo de seguridad que impide que el niño pueda levantarla o bajarla por si solo, ya que para hacerlo hay que presionar una palanquita que está oculta debajo de la bandeja por la parte de adelante, fuera del alcance y de la vista del niño.

Como es lógico mi sobrinita no se ha sentado de muy buena gana en un principio, pero en cuanto le hemos llenado la bandeja con sus juguetes y muñecos preferidos se ha calmado al instante. Luego se ha quedado mirando como todos nos hemos sentado a la mesa a comer y ha querido salir de allí, pero en cuanto mi cuñada ha llegado con su plato se ha dado cuenta de que a ella también le iban a dar de comer y se ha calmado. Ha tardado más de lo habitual en comer pues estaba pendiente de todo lo que los demás hacíamos, pero finalmente se ha tranquilizado y no ha vuelto a protestar. Estoy segura de que se va a acostumbrar muy fácilmente a que ya es grandecita para poder comer en su nueva trona.

Es una lástima lo rápido que los niños se hacen mayores. Todo esto me ha hecho recordar cuando los míos empezaron a comer en sus tronas y me he quedado pensando en que el tiempo ha pasado demasiado rápido. Cuando son bebés estamos deseando que empiecen a comer solos, que hablen, que anden…que vayan al colegio, que empiecen a tener amiguitos…que empiecen a salir solos…Y cuando te das cuenta llegan a casa un buen día diciendo que tienen novia…Ay !!!! No me hagáis caso, me he puesto un poco nostálgica porque veo que mis hijos se me escapan, pero es ley de vida, así tiene que ser, no van a estar comiendo en trona toda su vida, verdad?….;)

Rebajas
Chicco Polly 2 en 1
166 Opiniones

Jané Trona Activa Evo

Trona Jané Activa Evo

sta trona es de la marca Jané que se dedica a la fabricación de sillitas, sillas de coche, cochecitos y utensilios para los bebés. Para mí es una buena marca aunque creo que podría mejorar los diseños de sus productos. Es decir, me parece que tiene productos buenos, a buen precio pero que su diseño no me llama mucho la atención.

De todos modos, todo lo que he tenido de esta marca me ha dado buen resultado y no tengo queja alguna. Para mí Jané es una marca de toda la vida relacionada con el bienestar del niño y sinónimo de buena relación calidad-precio. Me parece que tiene unos productos muy bien pensados y siempre estudiando las necesidades reales de los niños.

Dentro de los productos que fabrica tiene las tronas y esta de la que trata la opinión creo que es muy buena opción si estáis pensando en adquirir una, tanto nueva como de segunda mano.

Hay un montón de productos de segunda mano de Jané que están en muy buen estado, es una marca muy resistente y al final la vida útil de estos productos es corta porque los niños crecen y se dejan de necesitar.

La trona que tengo en casa ha pasado ya por dos niños, la usó mi hija que ahora ha cumplido 5 años y mi hijo que tiene dos. Ahora la usan mucho menos y como mi hermana va a ser mama en octubre se la estoy preparando para que se la lleve.

La trona es de plástico muy resistente. Cuando me la regalaron venía desmontada en la caja pero es muy fácil de montar. Se compone de dos patas que se le atornillan con tornillos también de plástico y se van montando las diferentes piezas. Siguiendo los dibujos de montaje no hay problema.

La silla de la trona también es íntegramente de plástico, la silla se ancla a la parte inferior con unas pestañas y queda totalmente sujeta parte inferior con superior. Es una trona muy estable.

Para recubrir la silla viene una funda. Poner y quitar la funda es fácil, ya lo he hecho multitud veces para lavarla. La funda y la silla se unen con unas correas que sirven para sujetar al niño. Las correas se pasan por los bracitos del niño y se cierran con otra corea con anclaje que sale de la silla para que el niño quede bien sujeto.

La funda en la parte trasera tiene un bosillito que se cierra con belcro, en este bolsillo he guardado hasta ahora los baberos de los niños. Viene muy bien porque puedes tener a mano cosas que usas a menudo cuando los niños están en la trona. Incluso, si el bolsillo fuese un poco mas grande no vendría nada mal.

La funda viene en colores acorde con el plástico de la trona, mi trona es naranja y azul pero las hay en muchos colores. Luego, en el cabecero de la funda vienen estampados un gatito y un conejo sonrientes que dan alegría a la silla. La parte que queda en los pies de la funda viene recubierta con un plástico para que cuando los niños den en esa zona con los zapatitos la funda no se resienta. A decir verdad, la funda esta impecable después de todos estos años y todo el uso que le he dado que ha sido mucho.

Algo que me gusta mucho de esta trona es que tiene regulador de posiciones por si se duerme el bebé. En la parte trasera de la silla hay una rueda que girándola puedes reclinar la silla y dejarla recostada para que el niños duerma mas cómodo.

bandeja de trona jane

A la silla y mediante un riel se le puede poner una bandeja. La bandeja tiene debajo unas pestañas que permiten ponerla mas cerca o lejos del niño, incluso quitar la bandeja si así lo deseamos. Mi bandeja es de color naranja y los bordes están levantados para que los líquidos o sustancias que se puedan caer en ella queden en la bandeja y no caigan al suelo.

La uso desde que mi primera hija cumplió los 5 mesecitos aproximadamente, cuando la niña empezó a sujetar la cabeza la ponía reclinada hacia atrás y luego cuando la niña empezó a controlar el cuerpecito ya la ponía reclinada hacia delante para que viese mejor y luego si se dormía tumbaba la silla de la trona hacia atrás.

La trona me ha resultado muy cómoda, el acolchado es mullidito, el asiente es amplio y los niños han estado en todo momento cómodos.

Esta trona la he tenido en la cocina y ponía a los niños cuando estaba cocinando o andaba para atrás y para delante haciendo cosas, los niños estaban entretenidos y seguros mientras me veían moverme y si estaban un ratito en ella casi siempre se quedaban dormidos.

También la he usado para darles de comer, he apoyado la comida en la bandeja de la silla y les he dado la comida. Otras veces les ponía trocitos de galleta en la bandeja o fruta y ellos solos se lo han ido comiendo. Cuando no tenían hambre, la bandeja me ha servido para ponerles algún juguete que casi siempre utilizaban para tirarlo al suelo por lo que tuve una temporada un lacito con juguetes colgando de los reposabrazos para que cuando tirasen el juguete con tirar del lazo pudiesen cogerlo ellos mismos.

La trona dejé de usarla cuando los niños empezaron a andar mas o menos. Esto es a los 12 – 13 meses y lo que hice fue separar la base de la silla y convertirla en mesa y silla.

Ahora haciendo memoria una cosa que siempre he echado de menos en esta trona es que no tuviese ruedas para poder transportarla de un lado a otro sin arrastrarla. Pero tengo que deciros que en estabilidad no he visto trona igual, mis hijos se han balanceado en ella y no se ha caído ni una sola vez cosa que no puedo decir de la otra trona que tengo en casa.

Cuando mis hijos empezaron a tener mas independencia, mas o menos a los 12 – 13 meses ya no querían estar en la trona y la desmonté para convertirla en una mesa y una silla de su tamaño.

La transformación de trona a mesa-silla es muy simple. La silla tiene un anclaje en la parte delantera que pulsando y tirando de la silla hacia arriba ya la tenemos independiente de la parte inferior que hasta ahora nos ha servido de soporte.

La parte inferior con girar y dejar la superficie que hace función de mesa hacia arriba es suficiente. Es de lo mas fácil. No sé si me he explicado muy bien pero con la trona delante es muy intuitivo.

La mesa es para niños de hasta 4 – 5 años, mi hija de 5 años cuando se sienta en ella todavía esta cómoda pero se le empieza a quedar pequeña.

Ahora que los niños se levantan y se sientan cuando quieren de la mesa-silla antes trona, no usan las correas de seguridad y alguna vez se los han atado para jugar a conducir haciendo que estaban en el asiento de un coche e imaginándose que tenían un volante.

Hasta ahora esta mesa con silla la han usado básicamente para jugar, pintar, enredar con plastilina o manualidades que pudiesen manchar porque la mesa se limpia muy bien.

Para comer poco la han usado, desde que dejaron la trona les he enseñado a comer en la mesa de la cocina con los adultos y nunca comen en esta mesa mas pequeñita.

Si no fuese a nacer mi sobrina seguramente hubiese dejado esta trona convertida en mesa por mas tiempo en mi cocina, por lo menos hasta que mi hijo hubiese cumplido los 5 años pero para mí ya no es imprescindible y creo que a mi hermana puede venirle mucho mejor.

Recomiendo esta trona sin ninguna duda, como os he comentado a mí en un principio por estética no me hizo mucha gracia pero luego viendo su resultado y prestaciones me ha convencido totalmente. Como os he dicho, después de usarla durante años yo misma la he regalado, recomendado a mis amigas y ahora mi hermana la seguirá usando.

Cuando yo la compré lo hice en el Corte Inglés, además recuerdo que elegí este comercio porque dando la dirección llevaban el regalo a casa y así evitaba transportarla. El precio no lo recuerdo muy bien pero creo que supera algo los 100 euros. Aún así calidad-precio me parece estupenda.

En definitiva, las razones principales por la que la recomiendo es por su resultado, estabilidad y por el regulador de la silla que permite tumbar al niño bien cuando es demasiado pequeño para sujetarse o porque se ha quedado dormido. Sin embargo, he de decir que por estética hay tronas que me gustan muchísimo más.

Stokke Tripp Trapp

Stokke Tripp Trapp

Los pisos en este nuestro país se hacen cada vez más pequeños, basta con ver las propuestas del gobierno con apartamentos para jóvenes de 35 m2, y curiosamente el crecimiento de utensilios para bebes es inversamente proporcional al espacio que suele disponer una pareja en su pequeño hogar. Por eso los diseñadores se devanan los sesos para conseguir sacar al mercado productos modernos y que sean modificables y aprovechables en el tiempo. Claro que luego cobran bien esos esfuerzos mentales, pero vale la pena. Así podremos ver cunas que se convierten en sofás o en camas grandes, o tronas que se acaban convirtiendo en mesitas o en una silla de adulto. Este último es el caso del la trona de Stokke.

Nosotros la conocimos porque mi hermano la había comprado para mi sobrino y porque la habíamos visto en varios catálogos de bebés. Cuando mi hermano se enteró de que nacía su sobrina nos dijo si la queríamos de regalo y le dijimos que sí, y es que es un regalazo porque la silla cuesta entorno a los 160 euros, solo tuvimos que escoger entre los muchos colores que tiene esta trona, que van desde haya o cerezo hasta rojo intenso, pasando por suaves tonos verdes o azules. Elegimos la azul porque nos va (según Sandra) más con la decoración de la casa, aunque personalmente me parece mucho más elegante la que es en haya.

Una vez comprada (o regalada) la trona viene totalmente desmontada en una caja trapezoidal muy estrechita que posee un asa para que el transporte de la misma sea muy cómodo. Es muy fácil de montar, viene con unas instrucciones muy sencillas y acompañada de una llave tipo Allen (de esas que son octogonales) para poder apretar los tornillos. Al sacar las piezas de la caja uno ya ve fácilmente una de las características más importantes de esta trona, la gran cantidad de rieles que permiten que la trona-silla vaya modificándose y evolucionando al mismo tiempo que va creciendo el bebé.

trona Stokke Tripp Trapp

La silla posee un asiento amplio que se puede ir subiendo y bajando cambiando el riel en el que se encaja sobre el que se puede sentar sin problemas un adulto (yo peso 72 kilos y me he sentado muchas veces en él), luego posee otro más pequeño que es en el que va el bebé. Además tiene una barra de sujeción circular que se pone por delante del bebé en la misma madera, y que va sujeta al asiento del bebé con una tira de cuero.

Uno de los fallos de la trona es que no viene con asiento acolchado sino que es madera directamente. Claro que por 25 euros uno puede comprar las que la misma casa de Stokke tiene para tal fin.

Para poder ir modificando la posición de los asientos de la trona no hay más que aflojar un poco los tornillos de uno de los laterales, sacar el asiento, volver a ponerlo en otra posición y apretar de nuevo el tornillo, cosa que se hace en un par de minutos.

Otro aspecto que considero muy destacable de esta trona es que todas las esquinas están perfectamente redondeadas, y la superficie es suave al tacto. Esto es algo fundamental en una silla para niños, asi no tenemos que andarnos preocupando de que la peque se pueda llegar a hacer daño con aristas o astillas. Vamos que da mucha tranquilidad.

Nosotros estamos encantados con la trona, la altura a la que queda la peque es la misma que una mesa normal de adultos y, la niña se siente como una reina porque está a nuestra mismo nivel visual, y muy bien sujeta porque que nos da mucha tranquilidad.

Una cosita que quiero añadir antes de acabar es que no es fácil de conseguir, me refiero a que no se puede comprar en cualquier tienda, sólo en aquellas que tienen un acuerdo con la case Stokke, por ejemplo en el Corte Inglés no la puedes comprar.

Resumiendo, es una trona algo cara, pero nos queda el consuelo de que cuando no se use como trona, seguiremos usándola como silla.

Rebajas
Trona Stokke Tripp Trapp
5 Opiniones

Cam Trona Campione

trona campione

A primera vista parece bastante » TOCHO » pero por otra parte eso mismo te da la sensación de robustez y estabilidad absoluta.

En esta trona además de poder regular el respaldo y el reposa pies ( simultáneamente ) en 4 posiciones diferentes, también puedes regularla en altura y nada menos que en 6 posiciones.

Su asiento es muy acolchado y esta recubierto en PVC lo que tiene la ventaja de limpiarlo fácilmente pero la desventaja de que en verano les da algo de calor, aunque yo tengo un par de camisetas de algodón viejas a las que les hice unos cortes para las correas y que pongo a modo de funda.

Para la seguridad del niño viene un cinturón de 4 puntos y un separa-piernas rígido, el cual se puede quitar si quieres.

Tiene 2 bandejas, ambas se extraen totalmente para limpiarlas con mayor comodidad.

  • La pequeña se puede levantar en vertical, lo que permite que cuando el niño sea más mayorcito y no necesite estar sujeto le pueda servir a modo de silla normal.
  • La grande que queda sobre la pequeña, se puede poner o quitar fácilmente accionando una palanca que esta debajo de la misma.

Por supuesto viene con su cestilla inferior porta-objetos con sistema de velcro, vamos que para quitarla y lavarla perfecto.

Además tiene 4 ruedas, las dos traseras con freno y las delanteras son como unas esferas que se pueden desmontar rápidamente para su limpieza.

Para guardarla se pliega muy fácil y queda en posición vertical, aunque yo solo la he plegado para hacer la prueba porque no he parado de usarla.

Vamos que mi niño ha hecho de todo en esta trona, comer, jugar, dormir ( bueno esto solo un par de veces, porque la verdad es que solo duerme en su cama, ni en la silla de paseo se duerme el jodio ), ver los dibujos de la tele, todo mientras yo hacia las tareas de la casa tranquila teniéndolo siempre a la vista y con la seguridad de que no había ningún peligro.

Jané Baby Emotion

Trona jané baby emotion

Esta trona EMOTION la podemos encontrar en varios colores. La del niño de mi amiga es en rojo, pero la hay en tonos azules, en tonos verdes, en tonos rosas, naranjas, pistacho. Todos los tonos son muy alegres y queda una silla muy moderna, vistosa e innovadora.

Es ideal para lugares con poco espacio porque la trona se pliega y queda casi como los típicos tendales, así que se puede guardar incluso detrás de la puerta de la cocina. Además de plegarse y ocupar poco, también es muy sencilla de plegar.

El respaldo tiene tres posiciones, para más incorporado o más tumbado, es útil porque muchos niños se quedan dormidos incluso mientras comen, y muchas veces al moverlos se despiertan, así que si tienes la posibilidad de echarlo un poquito hacia atrás el niño puede dormir directamente en la trona. Por cierto que tiene un acolchado muy cómodo y tiene incluso un cojín para la comodidad de los más pequeños en la zona de su cabecita. Esta funda es lavable, muy fácilmente, mismo con un paño humedecido queda perfecta. Sin duda la apariencia es de que es muy cómoda, el niño no me contestó cuando le pregunté. Los cintos-arneses que trae son muy seguros y el cierre es difícil que lo abran ellos solos. El arnés completo se puede usar de dos formas, o completo o sólo la parte de la cintura. Mi amiga lo usa entero por ahora, porque el niño aún es pequeño, tiene poco más de 6 meses.

Tiene unas buenas medidas abierta 56x64x102, la última, lógicamente es el alto. Si le vas a dar de comer de pie no resulta nada cómoda, pero para darle de comer sentado sí, además queda casi a la altura de las mesas de medidas estandar, lo cual a los niños a la larga les encanta, ya que eso de comer con los papás es lo más de lo más.

Sobre el peso no sabría deciros exactamente, pero sí es muy ligera, además tiene ruedas que hace que sea muy manejable y puedas moverla de un lado a otro de la casa sin tener ni que sacar al niño. Por seguridad, mientras la silla está parada, se deben frenar todas las ruedas, ya que dispone de frenos independientes para cada una.

En cuanto a altura también tiene posiciones diferentes, 5 ó 6 posiciones diferentes, que se agradecen para tener al niño más accesible y para adaptar mejor la silla.

Otra cosa que también se puede mover es la bandeja que tiene 3 posiciones también, más cerca o más lejos. Tirando hacia fuera se saca la bandeja para que resulte más fácil limpiarla o mismo para sacar mejor al niño. En la bandeja además tiene un hueco para poner el vaso del bebé, aunque en el caso que conozco siempre está lleno de pan.

Personalmente me gustó mucho la trona aunque yo tenía la que se convierte en mesa y silla porque el niño tiene una habitación muy grande y ahora se la tengo puesta así, y le sacamos mucho partido.

La veo ideal para casas con poco espacio por eso de que se pliega totalmente y no ocupa espacio.