Monopoly Electrónico

En este opinión os quiero hablar de un juego que le gusta mucho a mi chico y por lo tanto, cuando hacemos alguna reunión con los amigos solemos animarnos y echar alguna partida y lo cierto que durante este verano hemos jugado bastante.

A mí chico le gusta bastante el juego del monopoly, así que aprovechando una oferta que encontramos decidimos hacernos con una versión nueva, que es la electrónica, que nos llamó muchísimo la atención y que es la que hemos estado utilizando durante este verano, cuando nos hemos juntado la cuadrilla de amigos y la verdad es que nos lo hemos pasado bastante bien y es que, si algo tiene el verano es que solemos reunirnos más a menudo con nuestros amigos y como el día es más largo y estamos de vacaciones, tenemos más tiempo y dedicamos los días con barbacoas, piscina, partidas a diferentes juegos…

En esta opinión os quiero hablar del juego del monopoly electrónico, aunque también hemos estado utilizando otros juegos, de los que ya os hablaré más adelante, y que han hecho que nuestro verano sea más entretenido y divertido.

¿Qué contiene la caja del Monopoly Electrónico?

Este juego viene presentado en una caja de cartón, con forma rectangular, perfectamente plastificado para que sepamos que es un juego que está perfectamente precintado y sin abrir. En la caja, podemos encontrar un dibujo del característico muñequito de monopoly igual que en la parte trasera de la misma.

Cuando abrimos la caja, encontramos todo perfectamente colocado y muy bien cuidado, lo que ya de primeras da una buena apariencia. Al abrir la caja, encontramos un plástico de color negro, que permite que todo esté en su sitio y lo mantengamos perfectamente colocado en todo momento.

En él, vamos a encontrar dos zonas perfectamente diferenciadas, ya que por una lado vamos a encontrar la unidad bancaria electrónica y en el otro lado, encontramos el tablero del mismo juego y debajo, perfectamente colocado los cuatro peones de plástico (coche, barco, avión, helicóptero) , 22 casas de plástico de color azul, dos dados de color negro y 49 cartas, de las cuales son 4 tarjetas bancarias, 22 títulos de propiedad (calles) y 23 cartas de evento.

La unidad bancaria necesita 3 pilas AAA de 1,5 V que no vienen incluidas dentro de la caja, pero son las pilas habituales que generalmente solemos tener en casa.

Más o menos todo lo que contiene la caja es similar a los tradicionales juegos de monopoly, pero siempre hay algún cambio y por ejemplo, en este caso no disponemos de los típicos billetes de papel, pero a cambio, tenemos la unidad bancaria electrónica, que será a través de la cual haremos los pagos.

Nuevo Monopoly, versión electrónica

tablero monopoly electronico

Este juego es una nueva versión rápida del tradicional juego Monopoly y es que hay algunas reglas que son diferentes y que os quiero explicar a continuación y que hacen que este juego sea completamente diferente al que estamos acostumbrados.

Las casas

No tenemos que esperar a tener todas las calles de un mismo color, sino que cada vez que compramos una calle y disponemos de esa propiedad, vamos a recibir de forma inmediata una casa en la misma (cuantas más casas, hasta un máximo de cinco, el alquiler que tendremos que pagar será mayor).

Cada vez que alguien caiga en una casilla de nuestra propiedad, no sólo tendrá que pagarnos el alquiler, sino que además nuestro alquiler va a subir un nivel. Por otro lado, si caemos en una casilla de nuestra propiedad, también va a subir el alquiler uno.

El tablero

Si miramos el tablero, podremos encontrar los nombres de las propiedades del juego clásico de monopoly (Serrano, Cea Bermudez…), pero no hay casillas de Suerte ni de Caja de Comunidad, pero en su lugar, vamos a encontrar casilla de Evento y Lugar. Por un lado, las casillas de evento implican una carta, que puede bajar o subir los niveles de alquiler, dar o quitar dinero, o incluso enviarnos a la cárcel.

También vamos a poder intercambiar propiedades entre los diferentes jugadores. Por otro lado, la casilla de lugar nos permite pagar y movernos a cualquier casilla de propiedad del tablero, que entonces podemos comprar (o aumentar el nivel de alquiler de la misma).

Dinero

Como ya os he comentado, en este juego no hay dinero, sino que la unidad electrónica lo hace todo por nosotros.

Las tarjetas bancarias permiten llevar la cuenta de nuestra riqueza (tanto el dinero como las propiedades que disponemos), las tarjetas de propiedad, permiten llevar la cuenta de las propiedades que tenemos y de los niveles de alquiler de cada una de ellas, las cartas de evento permiten llevar la cuenta de lo que está sucediendo y nos aseguraremos de que hemos pasado las cartas, ya que cada una de ellas emite un sonido.

Al principio puede resultar un poco raro este juego y adaptarse a los cambios que hay, pero es cierto que pronto nos hacemos con él y es cierto que resulta un juego mucho más rápido, porque el clásico monopoly puedes tirarte horas y horas jugando y no acabar nunca, en cambio con este juego es mucho más rápido y la misma unidad electrónica determina cuando termina el juego porque alguno de los jugadores se ha quedado sin dinero y sin propiedades.

Cómo se juega al Monopoly Electrónico

Empezar el juego es muy sencillo y en este caso, todo es parecido al juego clásico, ya que únicamente vamos a tener que:

  1. Colocar el tablero, en un lugar con espacio y perfectamente para que todos los jugadores estemos cómodos jugando con él y tengan acceso al mismo.
  2. Colocar las tarjetas de evento boca abajo sobre el tablero y siempre previamente embarajadas, para que todas ellas se mantengan perfectamente mezcladas y cada partida sea diferente.
  3. Separar las tarjetas del título de propiedad por grupos de color y dejar todas las casas junto a las tarjetas de propiedad.
  4. Entregar a cada jugador su peón y su tarjeta bancaria correspondiente. En este caso, es un juego que únicamente acepta entre 2 y 4 jugadores, que también lo reduce bastante, ya que el clásico permitía hasta 8. Los peones son formas de transporte (coche, barco, avión y helicoptero), todos ellos de plástico, con un tamaño reducido y cada uno de ellos de un color diferente: el coche es rojo, el barco azul, avión blanco y el helicoptero de color verde. En el juego vienen cuatro tarjetas bancarias (como las de verdad ya que están bastante curradas) y cada una de ellos pertenece a uno de los peones, ya que podemos encontrar el dibujo de uno de ellos en cada tarjeta.
  5. Colocarnos en la casilla de salida. e ingresar en cada tarjeta 1500 a cada uno de los jugadores. Para empezar la partida, tendremos que pasar cada una de las tarjetas por la unidad bancaria, para contabilizar a cada uno de los jugadores y empezar así la partida.

Una vez se empieza la partida es un juego clásico, que únicamente consiste en ir tirando los dados e ir a la casilla correspondiente y seguir las instrucciones de cada una de ellas. Si al tirar los dados, sacamos dobles hacemos el movimiento y volvemos a tirar, de tal forma que si sacamos tres veces dobles, tendremos que acudir a la cárcel.

Casillas del tablero

  1. Propiedades o casas. Cuando caigamos en una propiedad que no tenga dueño, lo que podemos hacer será comprarla o subastarla. Para comprarla, únicamente pasaremos la tarjeta de la propiedad por el lector y después pasaremos nuestra tarjeta bancaria para hacer el pago. Si por el contrario, no tenemos suficiente dinero y lo que vamos a hacer es subastarla, tendremos que pasarla por el lector y haremos una subasta, que irá de 20 en 20 y en la que cada jugador tendrá que ir pulsando el botón hasta que gane alguien la subasta, después únicamente tendrá que pagar la propiedad. Por otro lado, si la casilla tiene dueño, tendremos que pagarle el alquiler, de tal forma que el jugador que tenga la tarjeta, tendrá que pasarla por el lector y después se pasará la tarjeta bancaria del que ha caído y tiene que pagar el alquiler.
  2. Casilla de evento. Si caemos en una casilla de evento (la reconoceremos porque tiene el símbolo del millón, tendremos que coger una carga del montón y leerlo en voz alta. En función de lo que nos toque, tendremos que realizarlo. Por ejemplo, puede ser que tengamos que pagar por cada propiedad, que recibamos o nos quiten dinero, cambiar alguna propiedad con otro jugador… Son muchas las opciones que nos ofrece y solamente vamos a tener que seguir las instrucciones de la tarjeta.
  3. Casilla de lugar, que tendrá el símbolo de ubicación. Cuando caigamos en esta casilla podremos pagar 100 millones y movernos a cualquier propiedad del tablero, de tal forma que podremos comprarla (o subastarla) si no tiene dueño o si ya la tenemos, vamos a poder aumentar el nivel de alquiler. Por el contrario, si no queremos hacer nada, podemos hacerlo, es una casilla que no nos obliga a nada, pero tenemos la otra opción que nos puede beneficiar, a pesar de tener que pagar para hacerlo.
  4. Casilla de salida. Cuando caigamos o pasemos por esta casilla únicamente tendremos que cobrar 200 millones de la banca. Para ello, daremos una vez al botón y pasaremos nuestra tarjeta y dispondremos de más dinero.
  5. Casilla de parking gratuito. Si caemos en esta casilla nos podemos relajar, ya que no pasa nada en ella.
  6. Casilla de solo visitas. No nos tenemos que preocupar tampoco, ya que simplemente tendremos que colocar nuestro peón en esta sección.
  7. Casilla de la cárcel. Cuando caigamos en esta casilla, tendremos que pagar 100 millones para salir de ella, haciéndolo directamente mediante la unidad electrónica (pulsando el botón hasta que aparezcan unas rejas y pasando nuestra tarjeta bancaria) o simplemente tendremos que sacar dobles en el siguiente turno y si lo conseguimos, seremos libre, pero sino, tendremos tres turnos para hacerlo. Pasados estos turnos, si no lo conseguimos, tendremos que pagar.

Estas son las únicas casillas que encontramos en este tablero y como veis son muy intuitivas, muy similares al juego clásico y no nos va a llevar demasiado problema, lo único adaptarnos un poco a la unidad bancaria que lo hace todo por nosotros.

¿Qué pasa si nos quedamos sin dinero?

juego del monopoly sin dinero

La unidad bancaria calcula automáticamente si tenemos el dinero suficiente para pagar una deuda cuando la tocamos con nuestra tarjeta bancaria. De esta manera, vamos a pagar con el dinero que tengamos, pero si no es suficiente vamos a tener que pagar con las diferentes propiedades que tengamos.

El valor de cada propiedad será el mismo que hayamos pagado cuando la hemos comprado la primera vez. Cuando en la unidad bancaria aparezca que nuestra tarjeta bancaria está con un signo de menos delante, tendremos deudas y tendremos que pagarlas pasando diferentes propiedades que tengamos. Al hacerlo, si le debemos a otro jugador, tendremos que darle cada propiedad directamente a él (previamente pasándola por el lector bancario) o si por el contrario, se lo debemos a la banca, pasaremos las tarjetas y las propiedades estarán disponibles para volverlas a comprar.

Si después de vender propiedades nos sobra dinero, directamente nos aparecerá en nuestra tarjeta bancaria y podremos consultarlo fácilmente pasándola, pero si no tenemos suficiente dinero o propiedades para pagar un alquiler o una deuda, estaremos en bancarrota y el juego termina. Esto lo calcula directamente la unidad electrónica y nos informará de ello.

¿Quién gana el juego?

Como el clásico juego de Monopoly, el ganador de este juego es aquel más rico (con dinero o propiedades cuando otro caiga en bancarrota. La unidad automáticamente calcula las posiciones finales de los jugadores, usando su dinero total y valor de propiedades (al precio de compra). Entonces, la misma banca revelará el ganador y lo celebrará, con un sonido de victoria.

¿Qué pasa si hay un empate? Si hay un empate después del cálculo inicial de riqueza total, el jugador que tenga la propiedad de mayor valor (precio de compra) del tablero es el ganador (por ejemplo, un jugador que tenga una casilla azul oscuro ganaría a un jugador con una casilla verde).

Precio del Monopoly Electrónico

El precio de este jugador tengo que reconocer que no es de los más baratos que podemos encontrar en el mercado, pero lo cierto es que Monopoly tampoco es un juego precisamente asequible. Siempre hemos jugado al clásico, que tenemos un par de ellos en casa pero aprovechando que había una oferta decidimos cambiar y probar esta versión más moderna y electrónica. Monopoly electrónico he visto que tiene unos precios diferentes en función de donde lo compremos por lo que siempre está bien que comparemos un poquito antes de comprarlo. En mi caso, me costó 35 euros (34,99 para ser exactos) y tuvimos la oferta de que estaban los juegos con un 40% de descuento que nos daban en un cheque para comprar alguna otra cosa, que siempre está bien teniendo en cuenta que tenemos las navidades a la vuelta de la esquina.

En definitiva, de los 35 euros me dieron un cheque con 14 euros (que aprovecharé para comprar alguna cosa a mi sobrina) por lo que nos salió genial y ha sido la ocasión perfecta para animarnos a comprarlo, ya que llevábamos bastante tiempo queriéndolo hacer, pero por su precio y como tenemos la versión clásica, nunca acabábamos por hacerlo.

Ventajas del Monopoly Electrónico

monopoly electronico

  1. El tablero es bastante grande, con unas casillas amplias que hacen que el movimiento de los peones sea muy fácil y cómodo, de tal forma que se vea fácilmente desde el ángulo de cualquier jugador.
  2. Tiene una unidad bancaria electrónica que nos ayuda a hacer todos los pagos, a comprar las propiedades, a hacer las subastas… y nos van a ayudar a llevar las cuentas de todos los jugadores.
  3. Es un juego muy sencillo e intuitivo, que no va a suponer ningún tipo de problema y es que es muy similar al clásico, y por lo tanto, fácilmente nos vamos a adaptar a los cambios que esta versión contiene.
  4. Al ser un juego tan fácil, está recomendado para niños a partir de 8 años, así que puede ser una opción para hacer algún regalo o un detalle para algún familiar o amigo.
  5. Es un juego mucho más rápido que el clásico, ya que con el otro podemos tirarnos horas y no terminarlo y en cambio, con este juego es más rápido y las partidas siempre se terminan antes. Esto hace que no se convierta en un juego monótono y aburrido y realmente lo hace más entretenido.
  6. Este juego me parece divertido, porque los alquileres aumentan de forma rápida y es un juego que puede cambiar fácilmente, de tal forma que uno puede tener más dinero que el resto y en medio minuto, cambiar por completo, tener que pagar un alquiler y quedarse casi a números rojos.
  7. Es un juego completamente imprevisible, ya que las tarjetas de evento son muy variadas y pueden hacer que el juego dé muchas vueltas, lo que hace que sea un juego divertido en el que haya risas y también algún que otro mosqueo, porque podemos tener la oportunidad de robar a otros jugadores, cambiar propiedades, dejar de pagarles el alquiler…
  8. Al ser un juego que no tiene los billetes clásicos en papel, me parece que es mucho más cómodo, porque a veces el estar contando el dinero se hacía eterno y es cierto que con el uso estos billetes cogían una apariencia bastante fea, en cambio en esta versión tenemos las típicas tarjetas de crédito que lo hacen mucho más cómodo.
  9. No es un juego excesivamente asequible, pero es cierto que si encontramos alguna oferta es una buena opción, para hacer partidas más rápidas y entretenidas, ya que cuesta 35 euros.

Aspectos negativos

El único aspecto negativo que le encuentro a este juego de monopoly electrónico, es que únicamente admite de 2 a 4 jugadores, lo que puede quedar bastante limitado, sobre todo cuando nos juntábamos todos los amigos, ya que siempre había algunos que se tenían que quedar sin jugar y es un poco rollo, porque el clásico acepta hasta 8 jugadores y hace que sea una mejor opción.

Opinión del Monopoly Electrónico

Teníamos muchas ganas de comprar este juego, ya que desde la primera vez que vimos esta versión electrónica nos llamó la atención, pero lo cierto que por el precio y porque tenemos el clásico nunca lo había hecho, pero encontramos una oferta que hizo que nos animásemos y es que era la ocasión perfecta para hacerlo. Desde el momento en que lo compramos, tengo que reconocer que hemos jugado un montón, en reuniones con los amigos y la familia, después de comer o de cenar siempre hemos estado echando una partida y la verdad es que te aseguras unas risas y pasar un rato entretenido, aunque es cierto que si eres de mal perder, puede que haya también algún enfado, porque es un juego que da muchas vueltas y en un momento puedes estar ganando y al minuto siguiente perderlo todo.

Es un juego muy fácil e intuitivo, es cierto que tiene algunas características diferentes del clásico, ya que no tenemos que comprar casas ni existe la posibilidad de hacer hoteles, pero lo cierto es que en esta, cada vez que caemos en una propiedad el nivel de alquiler sube y nos tendrán que ir pagando, hasta un máximo de cinco.

La casilla de Evento está genial, porque hace que podamos robar a cualquier jugador, que subamos el alquiler de cualquiera de nuestras propiedades y de bajar el de los contrincantes, darles o quitarles dinero… y hace que sea un juego imprevisible y que da un montón de vueltas, que realmente es lo que lo hace más divertido. También las casillas de lugar hace que podamos comprar propiedades fácilmente, ampliando nuestro nivel.

Además, me gusta mucho que es un juego mucho más rápido que el clásico monopoly, ya que con el otro recuerdo estar horas y horas jugando y no terminar nunca, y con este las partidas son mucho más amenas y más rápidas, lo que hace que sea una mejor opción para cuando nos juntamos con más gente.

Lo único que no me termina de convencer, es que únicamente admite 4 jugadores, lo que me parece un número reducido, teniendo en cuenta que le clásico admite más número y por lo tanto, reduce bastante las posibilidades y cuando nos juntamos con los amigos, siempre hay alguno que se tiene que quedar sin jugar.

En definitiva, me parece un juego muy divertido y entretenido, una opción a tener en cuenta cuando hacemos reuniones familiares, ya que es muy similar al clásico, pero siempre olvidándonos de los típicos billetes de papel, que al final acaban estropeándose y si jugamos en la calle, siempre terminaban volándose y era un poco incordio. Os lo recomiendo si es un juego que os gusta y queréis darle una oportunidad, ya que me parece que está bastante bien y que es un juego divertido tanto para pequeños como para mayores.

Ver más opiniones en Amazon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.